La Huertica

MERCADO LOCAL ON LINE DE PRODUCTOS DIRECTOS DEL CAMPO MURCIANO 

Cómo almacenar los alimentos con estos calores.

 

El almacenamiento inadecuado de algunas frutas y verduras frescas enteras puede causar deterioro que notaréis tanto en su sabor como en su perfil nutricional. Ahora que aumenta el calor estamos más expuestos a ese riesgo. Limpia muy bien tus vegetales, saca los de sus bolsas o redes para que puedan respirar bien antes de almacenarlos. No compres de más si no lo vas a consumir en breve tiempo y si quieres puedes seguir alguno de nuestros consejos para mantenerlos "readys" más tiempo.

Cómo almacenar vegetales 

Alcachofas. Colocar en un recipiente hermético sellado, con ligera humedad.

Aguacates. Colocar en una bolsa de papel a temperatura ambiente. Para acelerar su maduración colocar una manzana en la bolsa con ellos.

Brócoli. Colocar en un recipiente abierto en la nevera o envolver en una toalla húmeda antes de colocarlos en el refrigerador.

Repollo. Dejarlo fuera en un lugar fresco está muy bien hasta una semana, si no en el cajón de las verduras del refrigerador. Retira las hojas exteriores si empiezan a marchitarse. El repollo podría comenzar a perder su humedad después de una semana, por lo que, es mejor utilizarlo tan pronto como sea posible.

Zanahorias. Cortar las tapas para mantenerlas frescos por más tiempo. Coloca las en un recipiente cerrado, con mucha humedad, ya sea envueltas en una toalla húmeda o mojar con agua fría cada dos días si están almacenados tanto tiempo.

Coliflor. Va a durar un buen tiempo en un recipiente cerrado en la nevera, pero dicen que la coliflor tiene el mejor sabor el día en que se compró.

Pepino. Envuelto en una toalla húmeda en la nevera. Si estás pensando en comerlos en un día o dos después de la compra, deben dejarse en una habitación fresca.

Judías verdes. Les gusta la humedad, pero no tanta. Un paño húmedo cubierto sobre un recipiente abierto o cerrado sin apretar está bien.

Puerros. Dejar en un recipiente abierto en el cajón de las verduras en el refrigerador envuelto en un paño húmedo o afuera en una taza de agua (sólo la parte inferior del tallo debe introducirse en el agua).

Dura 1 – 2 semanas en el refrigerador.

Calabacín. Está bien dejarla un par de días afuera en un lugar fresco aún después de cortado. Envolver en un trapo y refrigerar para más tiempo de almacenamiento. 

Calabaza.  Conservar en un lugar fresco, oscuro y bien ventilado. 

Cebollines. Retire cualquier banda o lazo y coloca en el cajón de las verduras del refrigerador. 

Apio. Dura mejor cuando simplemente se coloca en una taza o recipiente con agua poco profunda y se deja afuera. Si deseas guardarlo en la nevera, como yo, se envuelve en trapo húmedo. Se mantendrá fresco durante semanas.

Habas. Colócalas en un paño húmedo.

Ajetes. En un recipiente hermético en el refrigerador o dejar afuera por un día o dos está bien, mejor consumirlo antes de secarse.

La hierba fresca como el perejil o el cilantro. En un recipiente cerrado en el refrigerador y debe mantenerse hasta una semana. Un poco más podría promover al moho.

Chirivías. En un recipiente abierto en el cajón de las verduras, o bien, como una zanahoria, envuelto en un paño húmedo en la nevera.

Remolacha. Cortar la parte superior para mantener firme la remolacha (asegúrate de mantener las hojas). Dejando la parte superior en hortalizas de raíz, extrae la humedad de la raíz, lo que les quita sabor y firmeza. Las remolachas se deben lavar bien y mantener dentro de un recipiente abierto con una toalla húmeda en la parte superior.

Rábanos. Quitar las hojas (y almacenar por separado) para que no saquen el exceso de humedad de las raíces y colocar los en un recipiente abierto en el refrigerador con un paño húmedo colocado en la parte superior.

Guisante. Refrigera en un recipiente abierto.

Brotes o germinados. Mantenerlos fríos. Colocarlos en el refrigerador tan pronto como sea posible y deben durar de 10 – 14 días.

Setas/champiñones/hongos. Mantén en el refrigerador en su envoltorio original. Si está usando algún tipo, intenta abrir una esquina de la envoltura de plástico y sólo toma lo que necesitas. Luego, cubre con una toalla de papel y cubre con papel plástico. Guárdalos en la parte de atrás en el refrigerador. 

Cómo almacenar fruta 

Cítricos. Conservar en un lugar fresco y con buena circulación de aire, nunca en un recipiente hermético.

Uvas. Asegúrate de seleccionar grupos que estén libres de moho si vas a guardarlas en la nevera. Otro error que cometen las personas cuando las uvas se almacenan es lavarlas antes de almacenarlos. Si bien esto puede limpiarlas y eliminar la suciedad en ellas, el agua tendrá un efecto negativo en las pieles de la uva; haciéndolas más blandas y promoviendo el crecimiento de bacterias en el proceso.

Peras. Se mantendrán durante un par de semanas en un lugar frío, pero están bien en una bolsa de papel. Para acelerar la maduración poner una manzana con ellas.

Ciruelas. Mantén las a temperatura ambiente hasta que maduren. Una vez que están maduras, guárdalas en el refrigerador hasta por 5 días más.

Granadas. Guardar hasta un mes almacenadas en un lugar frío.

Manzanas. Almacena en un lugar fresco por hasta dos semanas. Para un almacenamiento más prolongado en una caja de cartón en el refrigerador.

Dátiles. Dátiles secos quedan bien almacenados fuera,  ya sea en bolsa de papel o tela, siempre que sea porosa para mantener la humedad lejos de la piel de los dátiles.

Nectarinas. (Similares a los albaricoques) está bien almacenar en el refrigerador si están maduras, pero lo mejor es sacar uno o dos días antes de que planee comerlos para que se ablanden a temperatura ambiente.

Plátanos. Mantén los fuera o en una canasta con agujeros o aberturas para permitir que el aire circule. Con el calor mejor en la nevera.

Sandía. Mantén la sandía sin cortar afuera a temperatura ambiente durante un máximo de 7 – 10 días. Una vez cortada la sandía se puede mantener en el refrigerador hasta dos días.

Pues solo me queda despedirme hasta septiembre. Feliz verano y salud para todos.

Las Cerezas de Murcia.

Proviene originalmente de alguna zona comprendida entre Grecia y el Mar Negro. Su cultivo fue extendido por los romanos a toda Europa y hasta hoy que se cultivan cerezas por todo el mundo.

El cerezo es un árbol de las muchas especies de Cerasus. Aparte del fruto de los cerezos, la cereza,  el distintivo más reconocible es su bella floración. Las flores no aguantan temperaturas inferiores a los -3ºC. La hermosa estampa de los cerezos en flor ha hecho que sea un árbol muy apreciado para la decoración de jardines aprovechando su esplendorosa floración. Los campos en floración son una pasada… Para poder disfrutar de buenas cerezas es importante tener en cuenta el proceso de polinización. Puede alcanzar alturas de hasta 25 metros. Tiene un porte derecho y firme con tendencia a tener la copa estrecha. Su corteza es grisácea con tonos rojizos y con una peculiar disposición en forma de placas divididas por fisuras. Es un árbol de hoja caduca al que le gustan la mayoría de los tipos de suelos excepto con los que sean muy húmedos. Sus hojas, por lo general, se vuelven rojas en otoño. Crece con rapidez, puede llegar a crecer un metro por año, y da cerezas a partir del segundo año llegando a ser, en ocasiones, de producción abundante ese mismo año. No precisan de grandes dosis de agua pero prefiere no tener que pasar por sequías prolongadas. Su porte y dureza de la madera le hace soportar el viento y las nevadas sin grandes problemas. Tiene tendencia a enraizar de forma profunda y ocupando grandes espacios del subsuelo. Pueden llegar, con facilidad, a ser centenarios pero a estas edades tienden a estar muy castigados por las enfermedades. Prefiere estar el máximo de tiempo a plena exposición solar. A partir de mediados de mayo se pueden empezar a recolectar, pero este año se han retrasado más de un mes..

Las diferentes variedades de cerezos se distinguen por las características diferentes de las cerezas. Puede variar su tiempo de maduración, el tacto y gusto de su pulpa y el grado de acidez de la cereza.

Nuestra clase es la mejor adaptada al suelo murciano, Sweet Heart son de un rojo muy oscuro, grandes, dulces y jugosas. 

Propiedades de las cerezas

  • Posee propiedades mineralizantes, desintoxicantes y antiinflamatorias.
  • Ayudan a eliminar los niveles de ácido úrico en la sangre.
  • Es laxante y diurética gracias a su contenido en fibra, agua y potasio.
  • Ayuda a prevenir la anemia.
  • Las cerezas son ideales ante la desmineralización de los huesos siendo aconsejable en la pre-menopausia.
  • Su riqueza en bioflavonoides, evitan la degeneración celular.
  • Son muy ricas en antioxidantes por lo que su consumo ayuda a combatir los radicales libres.
  • Nos aportan una gran cantidad de beta-caroteno y también vitamina E.
  • Ayudan a cuidar la salud de nuestro cerebro previniendo la pérdida de memoria.
  • Su consumo es muy aconsejable para deportistas. 

Así que ya sabéis a comer cerezas que este año como habéis podido comprobar se han retrasado bastante, el retraso ha venido acompañado de tormentas que han destrozado mucha producción sobre todo los cultivos en terrazas que se han echado a perder. Los agricultores hablan de la buena calidad de este año, ahora sois vosotros los que podéis decir lo. Salud!!

LA HUERTICA y su apuesta S.O.S.TENIBLE

Cultivamos la tierra respetando su ciclo natural, sin usar abonos químicos, pesticidas o productos de síntesis. No utilizamos semillas ni organismos manipulados genéticamente. No solo buscamos los mejores productos de temporada, también buscamos las mejores semillas cultivadas con sistemas de producción tradicional y sostenible.

Seleccionamos los mejores productos de nuestra zona para que vosotros disfrutéis cada bocado en vuestra cocina. Se puede decir que somos tu “comprador de comida personal”, para hacer te la vida más fácil y más sabrosa.

LA HUERTICA es el canal de unión entre el agricultor y el consumidor. Sabemos que la agricultura puede ser una profesión muy aislada pues muchos agricultores no tienen contacto con las personas que comen sus alimentos. Pero nuestro caso es distinto. En LA HUERTICA accedéis a unos productos de calidad que no podéis encontrar fácilmente en vuestra ciudad y nosotros damos mejor salida a nuestros cultivos. El agricultor se centra en producir y las tareas de marketing y distribución se las facilitamos nosotros.

Nuestros alimentos maduran de forma natural en nuestros campos sin pesticidas para que disfrutéis al máximo sus sabor, eliminando días de espera en cámaras de frío y sin manipulados absurdos que no interesan.

¿Quieres más ventajas?

  • Los productos locales son más frescos. Los productos transportados largas distancias pueden llegar a estar semanas en congeladores.  Sin embargo, en La Huertica ofrece un alimento cosechado en el momento óptimo de maduración y poco antes de llegar a tu despensa, lo que significa que los alimentos tienen más nutrientes.
  • La comida local sabe mejor. Un producto recolectado ayer tiene mucho más sabor y propiedades nutricionales que uno recolectado hace semanas y que ha sido mantenido artificialmente en cámaras.
  • Tardan más en estropearse. Los productos recolectados tradicionalmente cerca de tu casa, son recién cosechados, tienen  menos productos para conservarlos y te duran más tiempo.
  • Comemos productos de temporada. Al consumir productos locales automáticamente comemos productos adaptados a cada temporada. Además los productos de temporada son más baratos. Es fácil olvidar que muchos productos no se pueden cultivar durante todo el año. Comprar directamente a los productores te pone en contacto con las estaciones del año aprendiendo a diferenciar cuándo es el mejor momento para consumir cada producto.
  • Reducir el embalaje. Aprovechamos para reutlizar bolsas, cajas, llevar el carro de la compra, etc. para transportar nuestra compra y no malgastar bolsas plásticas o embalajes innecesarios, como pasa en las grandes superficies donde muchos productos frescos ya están envasados. Esto supone una gran diferencia.
  • Conoce de dónde vienen tus alimentos. Siempre es más reconfortante sentarte a comer sabiendo de dónde proceden los productos.  El agricultor te puede decir todo sobre el producto: los cultivos y las variedades que producen, prácticas empleadas, etc.
  • Comprar la cantidad de alimentos que realmente necesitas.  En los supermercados se venden grandes cantidades y alimentos en embalajes que en ocasiones no se ajuntan a nuestras necesidades y finalmente acaban descansando en el fondo de una bolsa de basura. Este consumismo sin sentido que promueve un modelo insostenible, tanto ambiental como socialmente, es totalmente perjudicial para el bienestar del Planeta. Su solución es tan sencilla como llevar a cabo un consumo crítico, sostenible y racional, pensando las cantidades y productos realmente necesarios para nuestra vida cotidiana.
  • Ayudas a mantener la biodiversidad local. Los alimentos de carácter local tienden a desaparecer de la vista ya que los supermercados ordenan sus líneas de productos según sus intereses económicos, sin importar su impacto negativo a niveles cultural, medioambiental y de salud. Al demandar productos locales podrás consumir productos o variedades  que normalmente no encontrarás en el supermercado, y así estarás ayudando a mantener la biodiversidad productiva de la zona, alimentándote mejor y fomentando la diversidad.

Pues después de esta pequeña presentación, solo nos queda daros las gracias por confiar en nosotros, LA HUERTICA crece gracias a ti.

La Ciruela del terreno

El origen de la ciruela nos acerca a las zonas del Cáucaso, Anatolia (área de la actual Turquía) y Persia (actual Irán). A través de los escritos de historiadores griegos y romanos sabemos que esta fruta era tratada como salvaje por los helenos y que los romanos ya conocían diferentes variedades.

La ciruela es la fruta del ciruelo, un árbol cuyo cultivo se encuentra muy extendido desde mediados del siglo XX en la Región de Murcia, principalmente en los municipios de Cieza, Calasparra, Cehegín, Abarán, Lorquí y aquí en nuestro Valle de Ricote.

El ciruelo es un frutal caducifolio que puede alcanzar los 6 metros de altura, por lo que se considera de porte medio. La corteza de su tronco desarrolla un color grisáceo-parduzco, de ramas rectas, presentando algunas de sus variedades espinas robustas y puntiagudas (como el Santa Rosa y ciruelo silvestre). Las hojas se caracterizan por su forma obovada o elíptica, con borde aserrado, dientes poco agudos y un color verde pálido en el haz. En su época de floración, entre febrero y abril, sus ramas se asemejan a un manto de color ya que se cubren de flores blancas agrupadas.

Cada variedad presenta un color y un sabor diferentes pudiendo darse:

Amarillas, con un sabor ácido y mucho jugo.

Rojas, jugosas y dulces.

Violaceas o negras, son muy adecuadas para cocinarlas en postres u otras recetas.

Verdes, son denominadas Claudias, destacando su dulzor.

Entre las variedades de ciruela que podemos encontrar en el mercado, cuatro presentan una mayor densidad de cultivo en la Región de Murcia:

Red beauty. Esta es la clase que llevaremos esta semana, la más temprana. El color de su piel es muy oscuro, vinoso, contrastando con su pulpa amarilla, carnosa y jugosa.

Golden Japan o Japonesa. Se trata de una fruta de piel amarilla clara, brillante, gruesa, resistente, de pulpa muy jugosa y dulce.

Santa Rosa. Proviene de las ciruelas silvestres asiáticas y posee frutos grandes redondeados y acorazonados. Destaca el color rojo intenso de su piel en contraste con su jugosa carne amarillo- ámbar de sabor dulce y perfumado. Se trata de una variedad muy delicada, que sale al mercado a mediados de julio. Esta fruta se estropea con facilidad por lo que su producción está siendo sustituida por otras más resistentes.

Claudia Reina Verde. Se trata de una ciruela con sabor muy dulce, la más apreciada de las variedades cultivadas en la región. Dulce, exquisita, considerada la reina del mercado. Sus colores son verde oscuro en la piel y verde pálido o amarillento en su refrescante y jugosa pulpa. Posee un tamaño menor que el de las otras tres variedades, presentando un hueso con dos semillas. Estas propiedades la hacen ideal para consumirla al fresco y para la elaboración de compotas, conservas, confituras, mermeladas o gelatinas. La recolección de estos ciruelos será en septiembre.

Las ciruelas están compuestas principalmente por agua, incluyendo además un aporte básico en minerales, vitaminas y fibras.

La provitamina A (que una vez consumida se transforma en vitamina A) y la vitamina E, que poseen para nuestro organismo propiedades antioxidantes, y ayudan a mejorar la visión, el buen estado de la piel, pelo, mucosas, huesos y la resistencia del sistema inmunológico. En cuanto a la composición mineral, son ricas en potasio, necesario para la actividad muscular.

Otro de los componentes de estas frutas son los antocianos, que proporcionan acción antiséptica y antioxidante bloqueando los radicales libres permitiendo disminuir el mal colesterol y combatir algunos procesos infecciosos así como la formación de arteriosclerosis, reduciendo el riesgo cardiovascular y cerebro vascular. Pero si existe una cualidad de la ciruela popularmente reconocida es su acción laxante gracias a su contenido en fibra que estimula la actividad de los músculos del colon y protegen la mucosa intestinal, por lo que es ideal para el desayuno como prevención de los problemas de estreñimiento.

Que las disfrutéis…

El tomate murciano de verano

La palabra tomate procede del azteca Nahuatl, de la familia de las lenguas mayas. Su nombre científico es Solanaceae Lycopersicum Esculentum. Se tiene constancia de su cultivo en el 700 a.C. en Mesoamérica, aunque originalmente proviene de los Andes, mucho antes de que se desarrollara la civilización inca. Los primeros tomates llegaron a Europa a través de los conquistadores españoles en el siglo XVI, presentando un color amarillo. De ahí viene su denominación como pomodoro en Italia (manzana de oro, fue el nombre que en 1554 le puso el botánico italiano Piero Andrea Mattioli). También en la Francia del siglo XVIII se bautizó a la hortaliza como pomme d'amour o manzana de amor. Bernal Díaz del Castillo, en su Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, cita por primera vez en Europa al tomate. Setenta años después, aparece de nuevo mencionado como planta medicinal, detalle importante ya que hasta entonces se consideraba venenosa por parecerse a otros frutos de esta categoría existentes en Europa. A finales del siglo XVII el tomate se convierte en la base de la actual dieta mediterránea, especialmente en la cocina italiana y española, que adaptan rápidamente este ingrediente a sus platos.

Como llega el verano y a muchos “huerteros” les entra el gusanillo de plantar alguna clase de tomate en su pueblo o incluso en su terraza, en alguna maceta grande que tengamos a mano, vamos a daros una serie de factores a tener en cuenta:

Temperatura: menos exigente que la berenjena o el pimiento, su temperatura óptima oscila entre 1 y 17ºC por la noche y entre 12 y 25ºC durante el día.

Humedad: los niveles óptimos se sitúan entre un 60% y un 80%.

Luminosidad a tope

Suelos: mejor si son de textura silíceo-arcillosa y ricos en materia orgánica, aunque no es un cultivo demasiado exigente en este aspecto.

Fertilización Carbónica: entre 700 y 800 ppm de CO2.

Marcos de plantación: se establece en función de su variedad. Suele ser de 1,5 metros entre líneas y 0,5 entre plantas. Pero estas medidas se amplían si la planta es de porte medio.

Poda de formación: a los 15-20 días del trasplante, eliminando los primeros tallos laterales y las hojas más viejas. Imprescindible para las variedades de crecimiento indeterminado.

Tutorado: necesario para mantener erguida la planta y que ni sus hojas ni los frutos toquen el suelo.

Destallado: se eliminan los brotes axilares para favorecer el desarrollo del tallo principal.

Deshojado: eliminación de las hojas viejas o enfermas.

Despunte de inflorescencias y aclareo de frutos: estas técnicas se utilizan para homogeneizar y aumentar el tamaño y la calidad de los frutos.

Fertirrigación: aporte de agua y nutrientes en función de sus características.


Solo me gustaría dar un consejo más, los tomates Raf son de invierno, si compráis semillas Raf para sembrar en verano tendréis una planta débil y un fruto pequeño, seco y mal formado. Aquí en Murcia las clases tradicionales más recomendadas para cultivar en verano (vamos, las que le gustan a mi madre) son la “flor de baladre” se usa mucho en Murcia muy jugoso y carnoso y “Muchamiel”, tomates de rizo rosados, más buenos qué ná!  o el tomate de "pera" nuestro favorito en verano porque sirve para todo.   Actualmente, las variedades tradicionales se han ido abandonando en favor de los híbridos, más resistentes a las enfermedades y con una mayor productividad. Pero estas ventajas tienen también su inconveniente: la pérdida de biodiversidad. En la Región de Murcia existen hoy día aproximadamente una decena de variedades. Las principales que actualmente se comercializan son: tipos Beef, Marmande, Vemone, Moneymaker, Cocktail, Cereza (Cherry), Larga Vida, Liso y Ramillete.


Los tomates contienen numerosos componentes muy beneficiosos para la salud, y por ello es un excelente integrante de nuestra dieta. El licopeno, sustancia que le da su color rojo, tiene propiedades antioxidantes y previene algunos cánceres y el envejecimiento. Además, es bastante rico en vitaminas A y C, potasio y calcio.

También se puede machacar una hoja o el propio fruto y utilizarlo como un emplasto sobre las heridas, ya que ayuda a bajar la inflamación y a cicatrizar mejor.

El Melocotón del terreno

El melocotón es originario de China al igual que el albaricoque y que la mayor parte de las frutas que se han adaptado a nuestros terrenos. Se han encontrado indicios de que su cultivo se remonta 3.000 años. Desde China fueron introducidos en Persia (actual Irán) a través de diversas rutas comerciales abiertas entre montañas, donde los descubrió Alejandro Magno llevándolos durante el siglo IV a.C. a Grecia. De este recorrido desde Asia a Europa conserva su nombre latino Persicum pomum o fruta de Persia. Sería pasados muchos siglos, en la Edad Media, cuando el cultivo y consumo de este fruto se extendería por toda Europa, desarrollando una expansión definitiva a lo largo del siglo XIX. Hoy en día, el melocotonero se encuentra distribuido por todos los rincones del mundo al ser una de las frutas preferidas en el consumo al fresco, en zumos o en recetas elaboradas.

En nuestro país destacan por la densidad en cultivos de esta fruta Extremadura, Tarragona, Barcelona, Aragón, Lérida, Sevilla, Huelva, Valencia y Murcia, los nuestros por el clima son los primeros, además los que menos sulfatados están porque no hay tantas plagas que combatir, las clases de verano son las que más fumigación necesitan. Dentro de la Región de Murcia se encuentra el municipio líder en producción mundial de melocotón, Cieza (en nuestro Valle de Ricote). La tradición del consumo de melocotón en esta zona se remonta al periodo de ocupación romana, tal como muestran los restos vegetales pertenecientes al siglo III d.C. encontrados en la Cueva-Sima de La Serreta. Pero también se hallaron huesos de esta fruta en el yacimiento islámico de Siyâsa, datado en los siglos XI-XIII, durante la dominación musulmana de la Península Ibérica.

Las variedades más representativas de nuestra zona son:

Carson. La producción de este melocotonero se puede catalogar de alta, presentando un fruto de tamaño medio, forma redondeada, color amarillo-naranja con fondo brillante ligeramente difuminado en rojo para la piel y amarillo-naranja para la pulpa. De sabor agradable y textura firme. Es el que tenemos esta semana.

Catherina. Se trata de uno de los árboles más vigorosos y productivos. Su fruto posee forma redondeada tamaño medio, con piel de color amarillo-anaranjado y pulpa amarilla, de textura firme y sabroso al gusto. El mercado de esta variedad ha aumentado en los últimos años debido a su calidad y la prontitud de recolección.

Baby Gold. Al igual que las dos variedades anteriores, proviene de un árbol muy vigoroso y productivo. Su tamaño es medio-grueso, con forma redonda y pulpa de color amarillo-anaranjado que presenta ligeras vetas rojas al aproximarse al hueso. Se adapta al frío de regiones septentrionales.

Andross. De producción y vigor medios, sus frutos son gruesos de excelente calidad y con pulpa de color amarillo claro que una vez madura contiene un ligero veteado en rojo.

Sudnell. Es la variedad más vigorosa y productiva de las que se cultivan en la Región de Murcia, con un fruto medio-grueso redondo, de agradable sabor, textura firme y hueso pequeño.

Por aquí se dan también otras variedades menos extendidas entre las que podemos encontrar las Pipas o Brasileño, Vesubio, Fortuna, Marujas, Jerónimos y Calabaceros, estos tres últimos autóctonos de la zona.

La época de temporada de los melocotones comprende desde el mes de mayo a septiembre, la estación de verano. A través del color se puede conocer si está en condiciones óptimas de consumo: alcanza su grado de madurez cuando el último resquicio de verdor se torna amarillo. También es identificable esta circunstancia cuando su olor es suave, aromático y afrutado. Los nuestros inundaban de aroma el local esta semana.

Cuando los tenemos ya en casa, se deben conservar en la nevera separados de otras frutas. Si no han alcanzado su grado de madurez es preferible mantenerlos a temperatura ambiente hasta que concluyan su proceso alcanzando las características comentadas.

En la Región de Murcia, durante buena parte del siglo XX ha existido una prolífica industria de conservas en municipios como Molina de Segura o Alguazas, que permitía consumir el melocotón durante cualquier época del año.

En Cieza existe una iniciativa para registrar la marca Melocotón de Cieza como producto con Denominación de Origen, además cuentan anualmente con la Feria del Melocotón en la que destacan las degustaciones gratuitas de melocotones frescos o recetas elaboradas como pasteles, sorbetes, dulces, frutos y zumos.

Así que a comer melocotón.

Los nísperos de siempre. 

El níspero que habitualmente se cultiva en nuestras tierras proviene del nisperero japonés o Eryobotria japónica, un árbol de pequeño porte, aunque en ocasiones excepcionales puede alcanzar los 9 metros, perteneciente a la familia de las rosáceas, que tiene su origen en el continente asiático. Aunque el nombre original de este árbol hace mención a Japón, los primeros ejemplares de Eryobotria japónica se desarrollaron probablemente en China oriental. Desde allí llegó a Japón y durante el siglo XVIII los contactos entre Asia y Europa harían que llegasen al viejo continente, en un principio como árbol ornamental. Sería ya en el siglo XIX cuando se extendería su cultivo y consumo entre la población europea, principalmente en la vertiente mediterránea, adaptándose con cierta facilidad gracias a sus condiciones climáticas. En España serían introducidos a principios del siglo XIX por el 'capitán Roig', un marino mercante.


El nisperero es un árbol que, aunque soporta los rigores del invierno, no produce frutos en zonas cuyas temperaturas bajen de los 10º C ya que es un habitante de climas templados. Además, agradece las temperaturas otoñales e invernales suaves, como las nuestras, que muestran ciertas franjas litorales, precisamente en sus períodos de floración y fructificación. Así, los países mediterráneos son algunos de los privilegiados en contar con estos ejemplares en sus tierras. No obstante, las plantaciones de este árbol deben evitar localizaciones donde sean frecuentes los vientos fuertes, ya que sus hojas en movimiento pueden dañar los delicados frutos. Los suelos que presentan las mejores características para el cultivo de nispereros son aquellos que poseen buen drenaje, arenosos o arcillosos. Al tratarse de frutos tan sensibles y delicados, su recolección es habitual realizarla con herramientas protegidas, almohadilladas, para no causar deterioros en la piel exterior del níspero, ni en su carne.

Al igual que ocurre con la mayoría de frutas, el componente mayoritario en el níspero es el agua, seguida por azúcares como la fructosa y la glucosa. Además, muestra porcentajes elevados de fibra y taninos.

La carne de esta fruta, jugosa, carnosa, de sabor dulce, con ligeros toques ácidos refrescantes, resulta ideal para empezar un desayuno o concluir una comida o cena. LA HUERTICA estas dos últimas semanas los está recogiendo del Campo de Ulea, de mi primo Benjamín. La primera semana cogimos los más grandes, eran enormes. Cada semana irán bajando el calibre, están deliciosos.

Que los disfrutéis!

El "albercoque" de mi pueblo

El “albercoque”, “bercoque”, “albaricoque” o como queramos llamarlo, proviene de las zonas templadas de Asia. Las primeras referencias acerca del cultivo de esta fruta se recogen en China, concretamente en el año 3000 a.C. Las rutas de especias que comunicaban Asia y Europa, así como el poder imperialista de la cultura romana, los trajo al continente europeo, a través de la actual Armenia, de donde deriva su nombre: Prunus armeniaca. Su nombre en inglés y francés provienen del español, que a su vez parece mostrar influencias árabes (al-burquk) y latinas (praecoquus), haciendo referencia a la prontitud de su floración en verano.

Sus fechas de floración son diferentes ya que dependen de la climatología sufrida durante el año, incluso dentro de una misma variedad pueden variar por factores micro climáticos. Debido a estas circunstancias es usual observar campos de cultivo muy cercanos en los que la floración se retrasa o adelanta apenas 8-10 días, produciendo estampas asombrosas en los campos de Murcia. Una de las más espectaculares es la floración de Cieza, ya os la hemos mencionado alguna vez, donde se mezclan los diferentes colores de los albaricoqueros con melocotoneros, ciruelos y otros frutales híbridos.

Numerosas variedades de albaricoque se han adaptado al clima de la Región de Murcia: la Búlida habitual en todo el territorio, Mauricio y Valencianos localizadas en la Vega Media, el Real Fino ubicada en el valle del Río Mula (Mula y Pliego), así como el Moniquí y los de clase Mirlo cultivados en la Vega Alta (Cieza y Abarán). Toda la producción de albaricoque que consumiréis estos dos meses será de mi pueblo, de Ulea de nuestro querido Evaristo Ayaga y de Ramón de Eloy, compañeros, sabios y amigos. Empezaremos con las variedades más tempranas, con las que inauguramos temporada en LA HUERTICA, luego  los “Valencianos”, los más apreciados por ser los más tradicionales, les seguirán los “Mauricio” “Rojo Pasión”, los más dulces y de tamaño pequeño, después los “Bulidas”, especiales para hacer mermelada por su dulzura y la suave textura de tu pulpa, y como remate final de temporada, el “Mirlo rosa”, son esos que parecen que tienen coloretes.

Es bajo en calorías y contiene vitaminas A y C, aportando a la dieta potasio, fósforo, calcio y un gran contenido en fibra, adecuado para mejorar la visión nocturna, un eficaz antianémico, mejora los intestinos delicados, previene el raquitismo, ayuda con el insomnio, su piel actúa como laxante, es recomendable para afecciones de la piel o del sistema respiratorio y estimula el crecimiento infantil.

¡Que los disfrutéis!

El Espárrago ¿verde o blanco?

El espárrago verde, triguero o Asparagus officinalis es el tallo joven y tierno de la esparraguera, una planta herbácea perenne de la familia de las Liliáceas que crece silvestre (aunque también se cultiva) en multitud de parajes de la Región de Murcia y todo el litoral mediterráneo. Su origen parece hallarse en la cuenca mediterránea, hace más de 5.000 años, concretamente en Egipto, ya que diversos monumentos del país del Nilo atesoran pinturas en las que se aprecian manojos de brotes o turiones con dos o tres ligaduras. También los romanos mostraron al mundo sus preferencias por este alimento en la dieta. Así el científico y naturalista Plinio el Viejo, fallecido en la erupción del Vesubio en Pompeya (79 d.C.), relata las virtudes medicinales de los espárragos, concediendo les aportes diuréticos y afrodisíacos. Pero sería Apicio, gastrónomo romano también del siglo I, quien dejaría en su libro De re coquinaria  algunas recetas para elaborar con espárragos como por ejemplo la "patina de espárragos fríos". El imperio romano introduciría su cultivo en las regiones occidentales del Mare Nostrum, entre ellas Hispania.  Más tarde, ya en el siglo XVII, entusiasmaría a reyes como el francés Luis XIV hasta tal punto que, incluso, haría plantar esparragueras en sus dominios. Tras un periodo de decadencia en su consumo, en el siglo XVIII cobró especial protagonismo en la dieta de la burguesía. Ya en el XIX comenzaría a consumirse el espárrago blanco, cultivado bajo tierra. Existen numerosos documentos y estudios en la Región de Murcia en los que aparece el espárrago como uno de los alimentos consumidos o cultivados desde la Baja Edad Media. En el siglo XVI era habitual encontrar espárragos en el Campo de Cartagena, así lo pone de manifiesto una cita encontrada en un documento de la Biblioteca Nacional. Secc. de Mss. núm. 5.989. en su "Estampa de Cartagena" recogida por Eulogio Varela Hervías: "Ay mucha yerba barella. de que se haze el bidrio. Ay muchos palmitos, hongos, turmas de tierra, espárragos, cardones".

El cultivo de las esparragueras se caracteriza por utilizar suelos inclinados, arenosos, evitando los encharcamientos de agua y el sustrato pedregoso, para que los brotes no tengan impedimentos en su crecimiento, ni obstáculos que los puedan dañar. Se trata de una planta muy sensible a las oscilaciones térmicas, mostrando un desarrollo mayor de los turiones durante los meses de temperaturas frías (entre 12-18ºC). Para su cultivo se utiliza la siembra directa a través de dos líneas de semillas con una separación entre sí de 25 cm aproximadamente.

Al ser una especie perenne y desarrollar brotes durante todo el año, su recolección vendrá establecida por las características físicas que alcancen los turiones, siempre evitando la apertura de la zona superior. Los meses donde alcanzan mayores dimensiones los turiones y con una mayor venta en el mercado comprenden desde febrero hasta mayo.

En la Región de Murcia se comercializa en conserva o fresco otra variedad de espárrago: el Espárrago blanco. Su crecimiento se produce bajo tierra, por lo que no recibe la luz del sol ni contiene clorofila, quedando en tonos blanquecinos.

Los espárragos son verduras que soportan muy bien el paso del tiempo si se mantienen bajo unas determinadas condiciones. Así se podrán introducir en el refrigerador tras su adquisición envueltos en un paño humedecido, lo que les ayudará a conservarse de dos a tres semanas.

Los espárragos son en su mayoría agua. Su contenido en grasa es ínfimo, contraponiéndose a altos índices de proteínas y fibra. Entre las vitaminas principales destacan los folatos, beta-caroteno (vitamina A), así como los grupos C, E y B (especialmente B1 y B3 o niacina). Potasio, fósforo, hierro, magnesio, yodo y calcio representan las sustancias minerales más significativas.

La cantidad de vitaminas y minerales en los espárragos verdes o trigueros es mayor que en los de la variedad blanca (especialmente folatos y vitamina C). También los ejemplares en conserva pierden parte de sus reservas de minerales (excepto sodio). Así que a consumir los frescos. 

Las Espinacas de Cieza

El origen de las espinacas presenta numerosas lagunas que hasta el día de hoy no han podido ser resueltas por los expertos en botánica, tan sólo algunas hipótesis apuntan a una primigenia variedad o forma original silvestre procedente del suroeste asiático. Las primeras noticias de la introducción de esta planta en Europa se remontan al siglo XI d.C. cuando el pueblo musulmán, en su expansión hacia occidente a través del Norte de África, la llevaría hasta Al-Andalus. No obstante, el aislamiento de la Península Ibérica durante la Edad Media por el dominio árabe sin traspasar los Pirineos, resultaría un freno a la expansión del cultivo de espinacas hacia el resto de Europa. Tras la Reconquista y gracias a las cruzadas, durante los siglos XV y XVI, llegarían las plantaciones a zonas de Holanda, Inglaterra o Francia, aumentando así el consumo. Más tarde se introduciría en el continente americano.

Las espinacas o Spinacea oleracea son verduras pertenecientes a la familia de las Quenopodiáceas y su nombre hace referencia a las espinas que presentan sus frutos maduros. Se trata de plantas que se pueden encontrar con frecuencia junto a la costa o terrenos salinos templados como los de nuestro Valle de Ricote, formada por un tallo ramificado de unos 15 cm del que surgen un conjunto o "manojo" de hojas con estructura lisa o rizada de aproximadamente 20 cm (dependiendo de la calidad del cultivo y la variedad a la que pertenezcan) dispuestas de forma circular o en roseta. Estas hojas presentan un color verde oscuro y brillante. Son la única parte de la planta que se consumen con asiduidad, mostrando un sabor ligeramente ácido pero sugestivo e interesante.

Las espinacas se pueden clasificar atendiendo a diversos factores, pero los más utilizados y generalizados son la estructura de sus hojas y la estación del año en la que son sembradas. Entre las primeras destacan:

Variedades de hoja rizada. Se comercializan y consumen en fresco, el ciclo vegetativo soporta fácilmente los rigores del frío por lo que se adapta a crecer en invierno.

Variedades de hoja lisa. Se comercializa congelada o en lata por lo que su consumo se encuentra muy extendido, incluso en zonas alejadas del lugar de origen.

En cuanto a la época del año en la que son sembradas se pueden encontrar:

Variedades de verano. Son las más comercializadas para el consumo, sembrando se en primavera y verano. Las que tendremos entre septiembre y noviembre.

Variedades de invierno. Poseen mayor resistencia a la climatología adversa que las de verano, presentando una estructura de hojas triangular de grosor destacado. Son las que ofrece ahora LA HUERTICA..

Las espinacas, al igual que numerosas hortalizas y verduras, están compuestas en su mayor parte por agua (más de un 90%), con unos porcentajes muy bajos de hidratos de carbono y grasas.

Los grupos de vitaminas presentes en estas plantas son E, A, C y B, proporcionando acción antioxidante, regulando el buen estado de la visión para las personas con problemas oculares, el cabello, la piel, las mucosas, los huesos y el sistema inmunológico, resultando adecuadas para la prevención de enfermedades cardiovasculares y degenerativas como el cáncer.

Las espinacas son ricas en calcio, potasio, hierro, magnesio, fósforo, yodo y sodio. Estos minerales desarrollan una importante función estructural para determinados elementos del ser humano como los huesos o los dientes y aportan beneficios para el funcionamiento de los intestinos, músculos o nervios. También poseen un suave efecto laxante, diurético (sobre todo su alto contenido en potasio y bajo en sodio), mejoran la inmunidad, la transmisión y generación de impulsos nerviosos, junto a la actividad muscular.

Los aportes en fibra proporcionan un suave efecto laxante que mejora el estreñimiento y colabora en la reducción del colesterol.

La Almendra

La almendra ha sido tradicionalmente uno de los productos agrícolas más cultivados en los campos de secano de Murcia. Se cultiva en España desde hace más de 2.000 años, ha formado parte de la dieta de los pueblos que han habitado la cuenca Mediterránea desde, al menos, el tiempo en que fenicios y cartagineses surcaban sus aguas, como lo prueban los restos de almendras encontradas en las tumbas de Cartago y Lilibeo (actual Marsala). 

Sin embargo, en nuestro país, los mayores responsables de la introducción y profusión de la almendra en la cocina son, sin lugar a dudas, los árabes, que a lo largo de los siglos habitaron gran parte de la Península pero sobre todo nuestro Valle de Ricote que fue uno de los últimos reductos moriscos de la península, dejando tras de sí costumbres alimentarias traídas del Oriente como es la utilización de los frutos secos, dátiles o uvas pasas triturados o picados para endulzar los platos y modificar su consistencia. Utilizaron la almendra para todo tipo de platos, dulces y salados, pero sin lugar a dudas es en la repostería a base de almendra y azúcar o miel donde estos usos culinarios alcanzan cotas insuperables: mazapanes, turrones o alfajores son algunos de los estandartes de tan goloso ejército.

Los almendros son árboles de dimensiones variables dependiendo de los cultivos, el medio y, sobre todo, la técnica de poda, pudiendo alcanzar hasta los 8 ó 10 metros en regadío. Su tronco y ramas son lisos durante los primeros años y a veces con lenticelas pero se vuelven agrietados y rugosos con la edad y adquieren una coloración. Los botones de flor en invierno pueden tener formas diversas, pudiendo ser puntiagudos o redondeados, con diferencias también en su aspecto, color y pubescencia. Sus hojas son normalmente estrechas y alargadas. Sus flores tienen cinco sépalos y cinco pétalos, con un estilo único y estambres libres. Los pétalos suelen ser de color blanco y, a veces, rosado. Las flores del almendro, igual que las de todas las rosáceas, son hermafroditas y los almendros, auto estériles, por lo que se debe recurrir a la polinización cruzada. Las dos variedades, receptora y polinizadora, deben lógicamente coincidir en época de floración y ser compatibles fisiológicamente. Las flores son genéticamente incompatibles, por lo que requieren polinización cruzada por insectos, principalmente abejas o de otro árbol que sea compatible.

La almendra  tiene muchos beneficios para la salud, contiene minerales, proteínas, fibra y ácidos grasos muy saludables para nuestro sistema cardiovascular. Tiene un contenido muy alto de fibra. Nos ayuda a mantener correctas las funciones cerebrales, gracias a su contenido en fósforo. Además, junto con el calcio, nos ayudan a la formación de unos huesos fuertes y sanos. Por su contenido en vitaminas B, nos ayudan a obtener energía de las grasas, proteínas y carbohidratos ingeridos, a mantener las nuestras defensas y a crecer correctamente. Las almendras son ricas en grasas y proteínas, teniendo casi la misma cantidad que de carbohidratos, esto las convierte en un alimento con propiedades muy adecuadas para la nutrición deportiva.


LA HUERTICA ofrece una Almendra  Mollar de Tarragona,  es una almendra de origen español, muy mediterránea, para nosotros la mejor por su sabor. Su principal característica es que tiene la cáscara blanda y se abre con las manos fácilmente. Si la pruebas , repetirás... 

El pepino de la huerta.

En LA HUERTICA ya hemos empezado a plantar la verdura de verano, los tomates de flor de baladre, los pimientos italianos, las berenjenas rayadas y por supuesto el pepino, imprescindible para hidratarnos por dentro en verano.

Es el fruto de una planta herbácea, Cucumis ssp, que pertenece a la familia de las Cucurbitáceas, al igual que frutas como la sandía o el melón y otras hortalizas como la calabaza y el calabacín.

Su origen nos lleva a lejanas tierras asiáticas, a zonas tropicales del sur de Asia donde se originó una variedad silvestre del pepino. En países como India se ha demostrado su cultivo desde el segundo milenio a.C., explotando se además a orillas del Mar Mediterráneo, concretamente en Egipto, donde se convertiría en uno de los alimentos más significativos en época de faraones. Ya en el primer milenio a.C. su producción se extendería a través del Mare Nostrum hacia las tierras griegas (denominado sikuos) y romanas (donde según Plinio nunca faltaba entre los platos que consumía el emperador Tiberio). Estos últimos lo emplearon con fines puramente terapéuticos, introduciendo los a través de sus conquistas en el resto del Continente Europeo y llegando posteriormente a China. Su introducción en el Nuevo Mundo vendría de la mano de los conquistadores españoles en sus viajes durante el siglo XVI.

En la Región de Murcia se producen durante todo el año sobre todo en zonas de la Huerta de Murcia, Campo de Cartagena, algunos puntos de Mula, Abarán, Mazarrón o Molina de Segura. Aunque no hay huerto que no produzca pepino en verano para el consumo familiar. Un consejo, el pepino es uno de los alimentos que más se fumiga para combatir las plagas , puede causar alergias en la piel y malas digestiones si el nivel de químicos es muy elevado, en las producciones a gran escala (de invierno y verano). Eso no pasa en LA HUERTICA que selecciona siempre clase francesa de producciones pequeñas y de invierno, sin aditivos porque en invierno no hay plagas.


A la planta de pepino le encanta las tierras que contienen mucho compost o estiércol maduro. El pepino necesita que la tierra en la cual este plantado drene muy bien, ya que no tolera el estancamiento de agua en sus raíces.  Es por naturaleza una planta trepadora. Se desarrolla muy bien cuando se hace trepadora. Para lograr esto, se recomienda poner una reja o espaldera. Cuando la planta de pepino tenga siete hojas verdaderas se recomienda despuntar sus ápices vegetativos (punta superior de la planta), esto para que se ramifique y se extienda. Los frutos deben mantenerse alejados del suelo, se recomienda poner un pedazo de plástico o de vidrio debajo de cada planta cuando aparezcan los frutos, para que no se pudran al contacto con la tierra. Si se mantiene la tierra del pepino siempre húmeda, este dará mejores frutos y más jugosos.

Son varios los factores que determinan la clasificación de variedades de pepino aunque el más generalizado hace mención a su forma y tamaño, destacando:

Pepinos cortos o pepinillos (tipo español). El tamaño es inferior a 15 cm. presentan tonos verdes con rayas amarillentas-blancas. Son muy utilizados para la elaboración de encurtidos.

Medio largo (tipo francés). Alcanzan los 20-25 cm, su piel puede contener espinas o ser lisa.

Largo (tipo holandés). De 25 cm de longitud con piel lisa que puede mostrar algunos surcos.


La gran cantidad de agua, vitamina E y aceites esenciales que componen el pepino le confieren la propiedad de resultar uno de los remedios más utilizados en cosmética para el cuidado externo de la piel, especialmente en casos de quemaduras, dermatitis, congelaciones, acné, e incluso retrasa y reduce la aparición de arrugas.

Entre las sustancias que pueden resultar beneficiosas para el organismo se encuentran una gran cantidad de fibra, así como vitaminas de los grupos C, A, E y B. Estas resultan esenciales para la vista, el perfecto estado de la piel, el pelo, las mucosas o los huesos, además del regular funcionamiento del sistema inmunológico, la producción de glóbulos rojos y blancos o la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. En concreto, la vitamina E interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y la fertilidad; la vitamina C posee acción antioxidante, colaborando en la creación del colágeno, huesos, dientes, aumentando la resistencia a infecciones y absorción de hierro.

Minerales como el potasio, fósforo y magnesio igualmente están presentes en la composición de los pepinos, aunque en menor cantidad que en otras hortalizas. Sus propiedades resultan necesarias para la transmisión y generación del impulso nervioso, la actividad muscular o el equilibrio del agua en la célula. A su vez, la riqueza en potasio y las cifras pobres en sodio le confieren acción diurética, depurativa para el organismo, favoreciendo las dolencias que conlleva la hipertensión, gota, cálculos renales retención de líquidos y oliguria. Especialmente el magnesio interviene en el funcionamiento del intestino ya que posee un suave efecto laxante.

Existe una sustancia en la composición del pepino, el beta-sitoterol, que le proporciona acción antiinflamatoria, hipoglucemiante y favorece las defensas del ser humano, por lo que resultan recomendables en pacientes con artritis reumatoide, diabetes o hiperplasia benigna de la próstata.

Naranja Valencia Late, especiales para zumo.

La naranja Valencia Late pertenece al grupo de las Naranjas Blancas, aquellas naranjas que ni son Navel, ni son de sangre y, como el nombre puede engañar, os confirmamos que no tiene nada a que ver que su origen sea de Valencia, ya que se originó posiblemente en Portugal. Esta variedad de naranja es la más tardía de la temporada, tal como indica su nombre, pues late significa ‘tarde’ en inglés. Entran en producción en el mes de abril y pueden permanecer en el árbol hasta julio. Es la última clase de naranja que tendremos hasta volver renovados en noviembre.

Son naranjas muy jugosas y dulces, con un grado más de acidez que la Navel lane late. Su tamaño es un poco menor y de forma redondeada. Su corteza es muy anaranjada y, aunque fina, a veces algo rugosa. La pulpa tiene buen y agradable color, con un alto contenido en zumo y sabor más ácido que otras variedades de naranja.

Suele ser una naranja más orientada a zumo, ya que la piel que envuelve los gajos es algo más dura, pero puede servir también para mesa pues su contenido en semillas es prácticamente nulo.

Las naranjas Valencia late son una de las variedades más importantes a nivel mundial, cuya principal característica es su elevada cantidad de zumo, vais alucinar. Son totalmente ecológicas, cultivadas con cariño y dedicación. Con ellas terminaremos esta temporada frenética, pero sin ponernos tristes porque los árboles rebosan de azahar anunciando que la próxima cosecha comienza. Porque ya sabéis esa frase que repito miles de veces pero que es una verdad como la copa de un pino... "el que siembra recoge".

Disfrutad las con salud!

Las Habas, de la huerta.

Tal y como han demostrado los arqueólogos y antropólogos en innumerables investigaciones llevadas a cabo en yacimientos diseminados por todo el mundo, los cereales y las leguminosas han formado parte de la alimentación del hombre desde siempre.

En el antiguo Egipto las leguminosas formaban parte importante de su alimentación y eran especialmente valoradas las lentejas y las habas, predilección que aún se mantiene en el Egipto actual. Fenicios y cartagineses tenían una alimentación a base de cereales que completaban con legumbres como las habas, cuyas diferentes partes (vainas, granos y hojas) eran consumidas tal cual o transformadas en harina. Los griegos primero y, posteriormente los romanos, también consumieron legumbres en general y habas en particular. Posiblemente en la época romana es donde nace la idea, actualmente todavía generalizada, de que las habas son comida de pobre, ya que debido a su elevado poder energético, constituían la base de la dieta de gladiadores y obreros. Este uso de las leguminosas como sustituto de los cereales en época de escasez y alimento básico de pobres y campesinos se mantendrá durante la dominación árabe y baja Edad Media en España. Fueron llevadas por los españoles a América y de allí trajeron las judías y sus habichuelas.

Las habas pertenecen a la familia botánica de las leguminosas y su nombre científico es Vicia faba L. Es una legumbre como las lentejas, garbanzos, habichuelas o guisantes, entre otros.

Son plantas anuales de porte erecto, sistema radicular muy desarrollado, tallos verdes muy ramificados, hojas alternas, flores agrupadas en racimos y manchadas de negro o violeta y fruto en legumbre. Se plantan entre septiembre y noviembre para empezar a recoger en febrero hasta abril.

En general todas las legumbres se caracterizan nutritivamente por aportar hidratos de carbono, proteínas y fibra en la dieta. También algunas pequeñas cantidades de oligoelementos como el fósforo, el magnesio o el hierro. Sin embargo, debemos tener presente que este contenido en nutrientes variará en función de las consumamos cuando están tiernas o cuando están maduras y secas. Lógicamente, a mayor maduración, mayor acumulación de nutrientes en las semillas. Además, las legumbres maduras se comercializan deshidratadas, es decir, secas, por lo que su contenido en nutrientes por 100 gramos también se verá aumentado. 

A mí me encantan frescas con un tomate y alguna molla de bacalao, fritas con cebolla y jamón o en revuelto de ajetes y huevos, cocidas como los “michirones” o como las hacía mi abuela, unas gachas tortilleras con habas tiernas y ajetes, buenísimas.

¡Que las disfrutéis!

El pimiento murciano

 

Las huertas de Murcia, con sus terrenos arcillosos y ricos en minerales, han podido dedicarse a distintos cultivos, tanto de frutales como de hortalizas de temporada. Dentro del amplio abanico de verduras el pimiento ha sido uno de los cultivos más populares, entre otras razones por la exigencia de muchas de sus recetas gastronómicas. Ningún murciano puede concebir la gastronomía regional sin este producto, que abarca desde las recetas más antiguas y locales hasta las modernas concepciones de la cocina actual y de vanguardia. Qué serían sin pimientos los fritos de tomate con bacalao  o el popular y antiguo frito de verano cartagenero, con patatas y pimientos de bola, la ensalada de pimiento asado y berenjenas, las habas tiernas cocidas o los michirones con pimiento picante tipo guindilla, el mondongo en salsa o las empanadas de tomate y atún. En la ensalada de ñoras, en las migas con tropezones, en las gachas tortilleras o en el ajo harina. Aparece  también  en la pipirrana, en los distintos arroces, en los huevos fritos con sardinas y pimientos,  en la ensalada de alubias, en los gazpachos murcianos y un largo etcétera. Me está entrando hambre de pensarlo.

Este producto, originario de América, concretamente de la zona de México, Perú y Bolivia, pertenece a la familia de las solanaceas, y su nombre científico es capsicum annum. 

Las decenas de variedades de pimiento que existen en el mundo se han condicionado por los gustos y cultivos locales. No es sino hasta entrado el siglo XIX cuando afloran los tipos de pimiento dulce más conocidos en el mercado occidental. La variedad tradicional de las huertas de Murcia es el pimiento dulce Lamuyo, verdes o rojos, que son los que selecciona LA HUERTICA para vosotros, variedad introducida desde Francia, un fruto que suele destacar por su gran porte y por los tres cascos o costillas que lo forman y que terminan en forma apuntada. Es un pimiento interesante para asar y poder hacer conserva ya que ofrece mucha carne una vez que consume su líquido y mengua.

El pimiento como fruto, es una baya hueca, de color variable en algunas especies, las más tradicionales, color que pasa del verde al anaranjado y de este al rojo conforme madura el fruto. Hoy día ya existen pimientos que no cambian de color.

La gran demanda de este producto, tanto en fresco como el destinado a conserva, ha hecho de nuestro país uno de los primeros cinco productores mundiales, y a nuestra región de Murcia uno de los mayores exportadores de la Península, sobre todo de las variedades propias de invernadero.

Otro de los pimientos tradicionales en la gastronomía murciana es el pimiento blanco o amarillo alargado y de tamaño medio. Un pimiento preparado muchas veces en conservas de agua-sal, de una manera artesana y prácticamente familiar. Durante años no era raro ver en las mesas de las comarcas de huerta murciana un plato que ofreciera aceitunas, tápenas, tallos y estos pimientos blancos en agua sal. Son pimientos de verano.

Con la llegada de los monjes jerónimos en el siglo XVII de las américas a tierras murcianas, llegó el pimentón, pimentón murciano como el que nosotros os sugerimos en la web, derivado de la variedad, ya madura, de los pimientos de bola que una vez maduro puede secarse y ofrecer las conocidas ñoras (secas las tenemos en el enlace) y cuya carne molida también sirve para la manufactura del pimentón. Más antiguo incluso que los propios pimientos dulces. Sin pimentón, colorante natural y gran aporte de sabor, ya sea dulce o picante, no sabrían igual cualquiera de los guisos típicos de Murcia, ya que todos los sofritos llevan su pizca de pimentón antes de retirarlos del fuego, ya sea en un sencillo hervido de judías y alcachofas con piñones o en una olla gitana. Este producto se emplea también en la fabricación casera de embutidos, al tiempo que su uso aumenta cada día en las grandes industrias conserveras de carnes.

Las características del pimentón murciano y su calidad le hicieron merecedor de la concesión de una Denominación de Origen en el año 2001.

El pimiento es rico en vitaminas A, B2, C y E, y tiene un escaso valor calórico, tan sólo 18 calorías por cada 100 gramos. 

Salud.

El rábano de primavera.

El rábano o Raphanus sativus L. es una planta perteneciente a la familia de las Cruciferae, cuya raíz es comestible, empleándose en numerosas ensaladas en fresco y otras recetas elaboradas

El origen y la procedencia de los rábanos aún está en el aire tras los últimos estudios aportados por científicos e investigadores expertos en botánica, no obstante existen numerosas hipótesis que consideran China como la posible cuna de este alimento. Se tiene la certeza de que los egipcios y babilonios consumían este tubérculo hace más de 4.000 años por haberse encontrado representado en paredes interiores de la pirámide de Keops. Durante el primer milenio a.C. griegos y romanos convirtieron al rábano en un alimento muy apreciado, extendiendo su consumo por toda Europa gracias a las provincias conquistadas por estos últimos.


Las tonalidades de la piel y carne del rábano siempre llenan de colorido las ensaladas pues ante el verde de otras verduras y hortalizas como la lechuga o el pepino, destaca con una piel negra, morada o roja (aunque también se pueden dar blancos), así como una carne blanca, en algunas variedades asiáticas incluso rosada. Su sabor también sorprende en este tipo de preparaciones ya que les suele dar cierto toque ligeramente picante.

Posee básicamente dos formas características dependiendo de su variedad: redondo o alargados. Con relación a su época o temporada de cultivo se pueden clasificar en:

De primavera. Esféricos de tamaño reducido que son los que tendremos nosotros que aunque aún no es primavera aquí se adelanta todo.

De verano. Alargados, adecuados para consumir en fresco.

De otoño. Alargados aunque presentando un mayor tamaño que los de verano. Para ingerirlos es aconsejable cocerlos previamente.

En la Región de Murcia su cultivo se encuentra extendido en las zonas de huerta, Lorca y Campo de Cartagena. Las nuestras son del Campo de los Torraos.


El rábano es un alimento formado por una gran proporción de agua como elemento principal así como hidratos de carbono y fibra, por lo que aporta niveles muy bajos de calorías y es recomendado por nutricionistas en dietas reguladoras de peso.

Contiene una importante cantidad de vitaminas, destacando las del grupo C y los folatos. Uno de los beneficios para la salud que proporciona esta vitamina está relacionado con la mejor absorción del hierro de los alimentos y el aumento de resistencia a las infecciones.

Los minerales relacionados con la composición de los rábanos son el potasio y el yodo. Los aportes de estas sustancias mejoran la transmisión y generación de los impulsos nerviosos que participan en la actividad muscular e intervienen en el equilibrio del agua dentro y fuera de la célula. Además son indispensables para el funcionamiento de la glándula tiroides, regulando el metabolismo e interviniendo en procesos relacionados con el crecimiento. El buen control de los procesos intestinales es otra de las ventajas que muestran los minerales debido a que generan un suave efecto laxante (sobre todo el magnesio). El azufre también se encuentra como parte importante en los rábanos, contribuyendo con acción antioxidante. El potasio colabora con acción diurética y por lo tanto depurativa, mejorando la hipertensión, gota, cálculos renales o retención de líquidos.

A disfrutarlos con salud, pero dejadme decir una cosa: ¡Y un rábano!!

Guisantes frescos del huerto

Los guisantes verdes, arvejas o chicharros son frutos de la planta del guisante, pertenece a la familia de las Papilionáceas, nombre  Pisum sativum.

Aunque en muchas zonas sean considerados como una hortaliza, en realidad se trata de una legumbre cuyo origen está relacionado con Oriente Medio y Asia Central, zonas donde se cultiva desde hace miles de años, formando parte actualmente de algunas de las recetas tradicionales de los países orientales. Aunque estas primeras plantaciones se remontan al octavo milenio a.C., sería avanzado el II a.C. cuando se extendería por Europa aunque no sería hasta la Edad Media cuando comenzó a producirse para consumo humano, siendo utilizado hasta ese momento sólo como pienso de animales.

Existen numerosas anécdotas que sitúan al guisante entre los fogones más reputados de naciones europeas. En concreto parece que llegaría a París desde Génova durante el reinado de Luis XIV en el siglo XVII. En presencia de toda la corte, el Duque de Soissons desengranó varias vainas de guisantes dándolas a probar. El tamaño y color de las bolitas sorprendió gratamente a todos los comensales hasta tal punto que el Rey Sol mandó elaborar de inmediato una receta para sus seres más allegados. El nombre que le otorgaron a esta legumbre fue "petit-pois" para diferenciarlo del guisante seco y áspero que consumía en puré el pueblo llano.

En la Región de Murcia uno de los primeros vestigios que denotan el consumo de guisantes se encontraron aquí cerca en los yacimientos arqueológicos de Cieza donde al parecer formaban parte de la dieta alimenticia, junto con los garbanzos.

La planta, una liana trepadora, puede alcanzar hasta los 2 m de altura, con tallos y hojas terminados en zarcillos ramificados encargados de asirla a cualquier punto para conseguir trepar. Las flores presentan tonos rosados o violetas, generan frutos a modo de vainas verdosas de hasta 10 cm de longitud que contienen en su interior de 4 a 10 pequeñas semillas redondeadas y verdes.

Si toman como referencia las características del fruto se dividen en: fruto liso, rugoso, de semilla lisa o redondeada. Numerosas variedades de guisantes se apoyan en factores como el tamaño de la planta, el período de plantación o el color y características de sus frutos. En cuanto al color de las vainas se diferencian: verde claro (utilizados para las conservas) y verde oscuro (consumidos en fresco o congelados).

Los guisantes están compuestos en su mayor parte de agua, pero destacan en ellos los hidratos de carbono, diferentes vitaminas de los grupos B y C, así como minerales (principalmente fósforo y magnesio) y fibra que aportan numerosas propiedades beneficiosas para la salud. Poseen un efecto regulador del azúcar en sangre que interviene en el mantenimiento de los niveles, por lo que resultan aconsejables en las dietas de personas diabéticas, menores o atletas, debido a su aporte extra de energía. Proporcionan proteínas vegetales y minerales constructivos favoreciendo el desarrollo de las células, así como su renovación, siendo adecuados para los jóvenes en edades de crecimiento o las personas mayores. Otra ventaja que otorgan los guisantes hace referencia al mantenimiento adecuado de los tejidos corporales, la salud de cabello, uñas, piel o fuerza muscular. Resultan muy importantes en las dietas de aquellas personas que sean sensibles a padecer anemias, previniendo además enfermedades óseas como la osteoporosis. Su contenido en fibra, al igual que en numerosas verduras y hortalizas, le proporciona la cualidad de favorecer el tránsito intestinal aliviando el estreñimiento, evitando así el exceso de sustancias sedimentadas en las paredes del colon y previenen el cáncer de este órgano interno.

Pero para que el organismo asimile de forma correcta las proteínas de estas legumbres es aconsejable consumirlas junto a cereales como el arroz que aportan los aminoácidos esenciales de los que carecen los guisantes.

Disfrutad los con salud!

La naranja sanguina o "de sangre", la naranja con más antioxidantes del planeta.

Es otro de los tesoros culturales que debemos a los árabes que introdujeron en la península esta clase tan especial de naranja sanguina, una mutación espontánea de la naranja dulce común. Aunque fueron los genoveses y portugueses los que consiguieron crear una variedad más dulce de la original en el siglo XV, conocida como la Portogallo. Desde entonces, y por su cantidad de propiedades beneficiosas se ha ido mejorando y plantando tanto en Sicilia como en nuestro país. En Italia es una naranja muy apreciada.

La naranja sanguina se caracteriza porque tanto su piel como su carne son de un tono más rojizo, parecido al jugo de la frambuesa, de ahí que se conozcan como naranjas de sangre o naranja roja. La corteza también puede presentar tonalidades rojizas. Algunas de las variedades de naranja sanguina son:

  • Sanguinelli: Muy jugosa y de color intenso rojo, de sabor muy dulce, sin semillas y mayoritariamente cultivada en España y Marruecos.
  • Sanguinello: Más aromática y de color menos intenso. Es una variedad italiana.
  • Maltaise: Sabor dulce y un poco ácido, apenas tiene semillas y proporciona una buena cantidad de zumo.
  • Moro o Marruecos: Puede mostrar sólo vetas de color rojo en la pulpa anaranjada, su sabor es agridulce.

Las nuestras son Sanguinelli o “borrachas”, las originales, por dentro son completamente granates, de sabor ligeramente ácido y con la cáscara un poco más dura que la naranja común. Son de tamaño pequeño, pero con un sabor intenso. Se recolecta durante los meses de febrero-marzo, es un producto exclusivamente mediterráneo.

Para mí las naranjas de sangre tienen un valor añadido, y es que cuando comienza su temporada me vienen a la mente imágenes de mi niñez:

Me veo en el campo de mi abuela, donde solíamos corretear entre naranjos mientras los mayores sacaban la faena, con mi hermano y mi prima que nos encantaba escondernos entre los árboles y destrozar alguna zanja, mientras cogíamos las sanguinas del árbol, las estrujábamos entre nuestras pequeñas manos haciendo un agujero por el que chupábamos su zumo, naranjas de “rechupete” las llamábamos. ¡Nos parecían tan raras y diferentes…! En aquella época sólo veíamos estas naranjas en el pueblo, y las de mi abuela eran “las naranjas del naranjo del cura” pues cuenta la leyenda (jajaja) que ese árbol lo reservaba siempre mi bisabuela para regalar al cura para el perdón de sus pecados. Tengo que decir que ese árbol sigue en pie pero hace muchos años que dejó de producir aunque lo mantenemos para recordar la historia. Por eso, para mí, estas naranjas tienen algo especial, pero aparte del recuerdo que llevo asociado tengo que decir que están riquísimas.

El sabor de las naranjas sanguinas suele ser un poco más ácido que la naranja común, y su tamaño es menor, por lo que son muy recomendadas para preparar zumos naturales. Tiene pocas semillas, es muy tierna y con mucho jugo. La naranja sanguina es utilizada tanto para naranja de zumo como de mesa, como para decorar platos y ensaladas de una forma vistosa. Su color añade sofisticación a los platos de la cocina mediterránea, son además populares en aliños como la vinagreta, y a veces se emplean para aromatizar algunas cervezas especiales. Resultan perfectas para la elaboración de mermeladas y confituras por su tono tan poco habitual.

Todo esto la convierte en una de las variedades de naranjas más apreciadas por los gourmets.

Su característico color rojizo confiere a las naranjas sanguinas propiedades muy beneficiosas para la salud. Las naranjas de sangre, como también se las suele llamar, tienen un encanto especial. Su corta estacionalidad y su peculiar color las hace únicas. Ese color rojo se debe a unos pigmentos llamados antocianinas, presentes en flores y frutas como los arándanos, pero nada habitual en los cítricos. Estos pigmentos poseen un gran poder antioxidante, que unido a las cualidades de la naranja común, hacen de las naranjas sanguinas un alimento con grandes propiedades:

·         Antioxidantes: previenen muchas enfermedades degenerativas y el envejecimiento prematuro de la piel.

·         Disminuye el riesgo de cardiopatías y algunos tipos de cáncer.

·         Baja el nivel de colesterol LDL o colesterol “malo”.

·         Gran aporte de vitamina C, fibra alimentaria, ácido fólico, calcio y vitamina A, entre otras.


Así que esperamos las disfrutéis con salud, que no hay nada más importante.

Naranja Lane Late, la más dulce de la huerta...

La naranja Lane Late, al igual que el resto, surgió de una mutación espontánea de la variedad Washington Navel detectada en Australia en 1950 y comenzó a difundirse en España a finales de la década de 1980, sobre todo en la zona valenciana y con fines comerciales por ser muy productiva y de muy buena calidad. Es la naranja que más se exporta, junto con la Valencia Late por su calidad de zumo y su presencia, cáscara fina y sin pepitas.

El árbol es vigoroso y de buen desarrollo aunque de pequeño tamaño con hábito de crecimiento abierto y ligeramente caído. La estructura del árbol de la es redondeada y presenta menos espinas que otras variedades navel tardías como Navel Late. Las hojas del árbol de la son de tamaño grande y con espinas no muy acusadas. Su fruto, tiene una gran adherencia al pedúnculo, de manera que se puede mantener en excelentes condiciones durante mucho tiempo en el árbol, otra de sus preciadas cualidades.

Es una de las variedades navel más tardías, por lo que podemos disfrutar de ellas desde enero hasta mayo. Después vendrán las naranjas Valencia Late.

Tienen una piel muy fina, no tienen semillas y presentan la  un ombligo más pequeño y menos pronunciado que el resto de frutos navel.  Es una de las variedades con mayor calidad del grupo Navel, porque sirve para zumo (tiene mucho) y para mesa, muy jugosas y dulces, con el grado justo de acidez. Una característica distintiva de esta naranja es el bajo contenido en limonina de su zumo, por eso es azúcar puro.

Es una de las naranjas más caras del mercado, pero no os preocupéis vosotros no lo vais a notar hasta que terminemos existencias. 

Salud!

¿Col lombarda o repollo morado?

La col lombarda también conocida con el nombre de repollo morado, repollo rojo y col morada, debido a su peculiar color.

Vinculado su cultivo directamente al ámbito mediterráneo desde tiempo inmemorial, se encuentra entre los productos que cultivaban los egipcios hace más de 4.500 años y, hacia el primer milenio a.C, también el pueblo griego. Los romanos lo extendieron por todo el Mediterráneo sus atributos culinarios y medicinales. Debido a su alto contenido en vitaminas, sales minerales y azufre, durante la Alta Edad Media sería considerada como 'el médico de los pobres', incluso utilizándola de cataplasma para conseguir efectos curativos.

Es una verdura bianual (que alcanza su ciclo vital a lo largo de dos años) muy similar al repollo (pertenecen a la misma familia) pero de pella menos compacta. Pero la característica que define a esta especie es su color morado, púrpura o rojo-violáceo. Estas tonalidades están directamente relacionadas con unos pigmentos vegetales conocidos como antocianos, nutrientes del tipo flavonoides. Además puede afectarles también el pH del suelo donde son cultivadas, ya que en sustratos con mayor acidez predominan los rojizos, mientras que en terrenos alcalinos los azulados.

El período de plantación de la lombarda depende en buena medida de las temperaturas y disponibilidad de agua de las regiones donde se cultiva, siendo los meses de otoño e invierno los principales para su recolección. Como ya supondréis aquí en Murcia su mejor época es ahora en invierno, pues las de otoño han de plantarse a finales de verano y aquí por esas fechas hace mucho calor. Aunque con las diferentes clases se pueden obtener de noviembre a mayo.

Al igual que ocurre con otras especies de su misma familia, necesita para su desarrollo suelos porosos, evitando el encharcamiento de agua pero, a la vez, consiguiendo un porcentaje de humedad en la tierra lo suficientemente alto para que su pella se desarrolle plenamente.

Es necesaria una buena rotación de cultivos una vez concluida la temporada de la lombarda, fortaleciendo de esta manera los nutrientes de la tierra y potenciándola ante la posibilidad de la llegada de cualquier plaga.

Aquí en Murcia no hay grandes plantaciones destinadas al cultivo de lombarda, pero las encuentras en casi todos los huertos para consumo en fresco en ensaladas y por su larga duración. Una vez en casa, es posible conservarlas durante un periodo de tiempo cercano a las cuatro semanas, puesto que se trata de una de las verduras que soportan mejor el paso del tiempo. Para ello, se deben introducir en una bolsa perforada, dentro del refrigerador y en el cajón de las verduras.

Propiedades nutritivas

La lombarda representa uno de los alimentos que aportan un menor número de calorías al organismo (20-25 cada 100 gramos de porción comestible), en parte por su bajo contenido en hidratos de carbono. También resulta una verdura rica en fibra, lo que le confiere propiedades laxantes.

Las vitaminas que destacan en su composición son las relacionadas con los grupos C y beta-carotenos (que se pueden transformar en vitamina A en el interior del organismo).

Entre los minerales con cifras significativas se encuentran el azufre, potasio, fósforo y magnesio. Además, posee sustancias antocianinas que presentan una importante acción antioxidante.

El Brócoli, cultivo y curiosidades.

El brócoli es también conocido por términos como brúcoli o brécol. Su nombre botánico es Brassica oleracea L y pertenece a la familia Crucífera, al igual que coles o coliflores. El origen del brócoli o brécol se asienta en los países con climas templados a orilla del Mediterráneo oriental, en Oriente Próximo. La Península de Anatolia, Líbano o Siria acogerían los primeros ejemplares de esta planta provenientes de una especie silvestre común con las coles y coliflores. Durante el dominio del Imperio Romano, esta verdura llegó a la Península Itálica llegando a ser muy popular su consumo. Pero sería mucho más tarde, a mediados del siglo XX, cuando su producción se desarrollaría en el resto de Europa.

En la actualidad su cultivo se extiende por en Europa, diversas naciones asiáticas donde destaca Japón y en Estados Unidos.  En la Región de Murcia la producción aumenta cada año por la fuerza económica de este producto en los mercados europeos. Las áreas con mayor densidad de cultivos son: Valle del Guadalentín con Lorca y Totana a la cabeza (en las pedanías de Tercia, Tiata, Cazalla en la primera y Raiguero o Lébor en la segunda), el Campo de Cartagena (Balsapintada de Fuente Álamo; Pozo Estrecho, El Albujón y Rincón de San Ginés en Cartagena), así como Lobosillo de Murcia, El Mojón de Beniel o Archivel de Caravaca de la Cruz. Las nuestras son del Campo de Cartagena.

Esta planta se distingue por presentar pedúnculos florales prietos, compactos, que conforman un ramillete o cabeza irregular y abierta. Un pequeño “arbolito” como dicen los niños. Sus tonalidades muestran generalmente colores verdes intensos y azulados, aunque dependiendo de la variedad pueden llegar a ser rosados o blanquecinos. Uno de los rasgos principales de los diferentes tipos de brócoli incide en el tiempo que necesitan para desarrollarse completamente, dividiéndose en precoces o tempranas, intermedias y tardías. Las tempranas cuando se recolectan menos de 90 días tras la siembra, intermedias al ser cosechadas entre 90 y 110 días después de plantarlas, y tardías cuando necesitan más de 110 días para alcanzar un adecuado desarrollo.

Se desarrolla en diversas fases: un periodo de crecimiento en el que sólo se aprecian las hojas; la inducción floral tras bajas temperaturas en la que se inicia la formación de la flor; floración propiamente dicha, los tallos crecen longitudinalmente y se abren las flores; y por último la fructificación donde se forman los frutos y las semillas. La mejor época para comprar brócoli en el mercado son los meses de invierno y primavera, pero las nuevas técnicas de cultivo hacen que se puedan adquirir piezas de calidad durante prácticamente todo el año, bueno aquí en Murcia el cultivo es de invierno pues no soporta las altas temperaturas.

Las propiedades del brócoli han hecho que sea conocido como 'la hortaliza con mayor valor nutritivo' en relación al porcentaje de peso de producto comestible. Siempre hablamos del brócoli y de sus cualidades saludables y culinarias, pero seguro que desconocéis algunos de los datos curiosos que le envuelven hoy y a lo largo de la historia y que os contamos a modo de cotilleo saludable. ;)

  • Los romanos eran muy aficionados al brócoli y lo llamaban “los cinco dedos verdes de Júpiter”. Investigaron mucho sobre él y lo mejoraron cruzando las mejores plantas para conseguir variedades más deliciosas y robustas, como quedó plasmado en las observaciones de Plinio el Viejo.
  • Una de las sopas más populares de Portugal es el caldo verde, típico de la región de Minho, que se elabora con hojas de brócoli cortadas en tiras finas.
  • El grupo de música británico McFly publicó en 2004 la canción Broccoli, dentro de su primer disco Room on the 3rd Floor, con el que se convirtió en la banda más joven en conseguir un álbum debut número #1 en el Reino Unido, récord previamente ostentando por The Beatles. 


La cebolla.

Hoy en día la cebolla es una de las hortalizas con mayor índice de consumo del mundo, al estar su cultivo extendido en prácticamente todas las zonas con climas cálidos, semi-cálidos y templados del globo terráqueo.

La cebolla posee un origen incierto ya que diferentes estudios han señalado Asia Occidental y el Norte de África como posibles lugares de nacimiento de esta hortaliza, concretamente en zonas de Persia, India o Egipto, respectivamente. Los primeros vestigios de consumo humano se remontan a estos dos últimos países, hace más de 5.000 años. En India un tratado médico llamado Charaka-Sanhita la propone como excelente diurético y remedio contra enfermedades cardíacas, oculares o de las articulaciones. En Egipto eran muy valoradas e incluso algunos expertos establecen hipótesis en las que se ofrece la cebolla como uno de los alimentos principales en la dieta de los trabajadores de las pirámides, junto con ajos y puerros; utilizándose también durante los sacrificios y funerales a modo de ofrendas. Griegos y romanos utilizaron esta hortaliza para alimentar a sus tropas de combate en la creencia de que otorgaba fuerza en las batallas cuerpo a cuerpo. Serían estos últimos los que introducirían el consumo de cebolla en el resto de países ribereños del Mediterráneo, propagando y desarrollando su cultivo durante la época de dominación imperial. Durante la Edad Media los ejemplares plantados presentaban bulbos grandes a partir de los cuales se especializaron las variedades que se comercializan en la actualidad. Al igual que con otras hortalizas y verduras, la cebolla llegó al continente americano a través de los españoles en los primeros tiempos de conquista, por su poder de conservación para hacer frente a los largos viajes transoceánicos de finales del siglo XV. La facilidad para cultivar esta planta en los climas templados americanos hizo que se incorporara con rapidez a la cocina americana.

En la Región de Murcia se producen anualmente más de 51.000 millones de toneladas de esta hortaliza. Las áreas que presentan una mayor densidad de producción se enmarcan en tres comarcas principalmente: Campo de Cartagena, Valle del Guadalentín y Huerta de Murcia.

La posibilidad de obtener diferentes variedades de cebolla hace que los mercados estén abastecidos a lo largo de todo el año, aunque la mejor época para consumirla es primavera. Existe un gran número de variedades de cebolla, así como diferentes tipificaciones según el color de la piel, uso (para cocinar o encurtir), época de recolección, etc.

Cebollas tempranas (recogidas en primavera). Son las primeras de la temporada. Plantadas en septiembre se desarrollan en invierno sin casi plagas. Destacan las variedades Barbosa, Amarillo-paja y Amarilla Bermuda.

Cebollas de media estación: Se siembran en invierno y se recogen a principios de verano. Liria, Blanca Bermuda, Blanca de España y Morada de España.

Cebollas tardías: se desarrollan en pleno verano en zonas con mucha agua. Amarilla azufre de España; Grano, Grano de Oro o Valenciana tardía de exportación.

Para ensalada utilizamos mejor cebollas tiernas, dulces o cebolletas de manojo. Presentan más cantidad de agua y un sabor suave. La mejor época aquí en Murcia es ahora, de diciembre a mayo.


En la actualidad se conocen las propiedades saludables de la cebolla, como la prevención de enfermedades cancerígenas o dolencias cardiovasculares gracias al efecto antioxidante que proporcionan sus aportes en minerales, vitaminas y fibra. También actúa como regulador en funciones intestinales o ayuda al correcto funcionamiento del sistema nervioso y los huesos. Por su contenido en compuestos ricos en azufre, es, junto con el ajo, uno de los mejores remedios naturales para combatir procesos infecciosos del aparato respiratorio (gripe, bronquitis, faringitis, etc.) y digestivo, evita putrefacciones intestinales, diarrea, etc. (

Se puede comer en caldo, mezclada con otras verduras, en ensaladas crudas, acompañando carnes y salsas. Para estómagos delicados, puede dejarse la cebolla en maceración con aceite de oliva durante la noche, lo que le hace perder su acidez. Lo mismo si la introducimos dentro de agua con un poco de jugo de limón durante unos minutos.

A disfrutar las con salud aunque sea entre lágrimas.


 

Alcachofas o alcanciles murcianos, flores de enero.

La llaman alcací, alcachofera, alcacil, alcancil, alcarchofa, alcarchofera, alcarcil, alcaucí, alcaucil, alcaucique, alcaulera, arcacil, arcaucil,  carchofa, cardo, cardo alcachofero, morrilla, morrillera, penca … o alcachofa, la protagonista de enero en nuestras huertas, si no se hielan…

La alcachofa o “alcaucil” en mi tierra, es una planta que pertenece al género “Cynara”. Procede de Egipto y se extendió desde allí por todo el Mediterráneo. Al parecer, ya era conocida por griegos y romanos, que le otorgaban poderes afrodisíacos. Su nombre, según la leyenda, procede de una bellísima muchacha llamada así y seducida por Zeus, que después de ser rechazado por la joven, la transformó en alcachofa.

El alcaucil ya era consumido por los romanos y los griegos. En la Edad Media era un comestible sumamente caro y solo tenían acceso aquellas personas con gran poder adquisitivo.
Los franceses y españoles se encargaron de llevarlo a América en la época colonial.

Aquí en Murcia es una herencia árabe más, tan arraigada que te la encuentras en cualquier brasa, horno o puchero. Se duda entre la posibilidad de que nos enseñaran su cultivo o que aplicaran las técnicas aprendidas en origen para transformar los cardos que siempre poblaron nuestra geografía. Prefiere los suelos bien provistos de materia orgánica, de consistencia media, sin exceso de humedad. Es resistente a la salinidad. En lo que se refiere a la climatología es sensible a las heladas. Por eso todos andan como locos esta semana con la caída de la temperatura, en la zona de Lorca se ha helado la mayoría de la producción. Para evitar lo, colocan montones de heno que van quemando por la noche para evitar la escarcha. Otro truco más para recordar.

Por cierto, todos sabemos que para que no ennegrezcan por oxidación las alcachofas al pelar las hay que poner las en agua con limón, pues el otro día comentando este truco con una anciana vecina mía, me dijo: -Lo mejor para que no ennegrezcan, nena, es cocerlas sin pelar las y luego las pelas. Y la verdad es que si vas a comerlas cocidas o al vapor, quedan estupendas. Yo las preparé cocidas, las pelé después y me quedaron estupendas, creo que hasta con más sabor, y por supuesto con un chorrito de aceite y limón.

La Huertica ha seleccionado las alcachofas de Pedro y Paco, de Ulea. Las de todos los años.

Es una flor mágica:

  • Cuida del hígado y favorece las funciones hepáticas.
  • Estimula la producción de bilis lo que facilitará la digestión de las grasas.
  • Ayuda a evitar las dolencias cardiovasculares.
  • Mejora las hemorroides.
  • Favorece la eliminación de líquidos acumulados.
  • Nos ayuda a sentirnos saciados.
  • Las alcachofas son ricas en fibra, por lo que nos ayudan a regular el azúcar en sangre y evitar picos.
  • La alcachofa combate el estreñimiento debido a la fibra que contiene
  • Ayuda a mantener los intestinos en buen estado.
  • La alcachofa ayuda a fortalecer nuestro sistema inmune.
  • Tiene acción antiinflamatoria.
  • Cuida la salud de nuestros riñones y nos ayudan a eliminar las toxinas debido a la acción depurativa de la alcachofa.
  • La alcachofa protege y cuida nuestro sistema digestivo.
  • El consumo de la alcachofa o alcaucil está especialmente recomendado para personas con gota o ácido úrico alto, artritis, estreñimiento, diabetes o tensión arterial alta.

Pero no hay que estar malo para poder disfrutar de unas buenas alcachofas, aunque siempre es mejor prevenir. Somos lo que comemos y eso no hay que olvidar lo. Salud.

Coliflor o "pava" murciana.

El origen de la coliflor está ligado al mar Mediterráneo, concretamente a su vertiente oriental, donde se encuentran Asia Menor, Líbano y Siria como referentes históricos de esta verdura. En la actualidad existen otras hipótesis que la asocian a una única especie proveniente de la forma silvestre, introducida en esta área desde la fachada atlántica europea.


Al igual que ocurre con otros alimentos, en un principio era utilizada simplemente como fármaco natural para aliviar los dolores de cabeza o la diarrea. Serían los romanos quienes comenzaron a cultivarla para su producción, comercialización y consumo. Así, debido a las innumerables conquistas durante su época imperial y al rico comercio que mantenían, la introdujeron en algunos países ribereños del Mare Nostrum. No obstante aún pasaría algún tiempo para que las naciones punteras de Europa como Francia e Inglaterra generalizaran el cultivo de esta planta, concretamente en el siglo XVI, llegando a España durante el XVIII.


La mejor temporada para encontrar coliflores en el mercado es entre los meses de septiembre a mayo, aunque las diferentes variedades relacionadas con su época de maduración hacen que se puedan obtener durante todo el año, pero no todo el año se produce en la misma zona. El cultivo de la coliflor prefiere climas templados, ya que no responden muy bien a las temperaturas bajo cero ni a las altas. Aunque esto depende también de las variedades que cultivemos. Las de primavera pasan el invierno perfectamente, mientras que las de verano necesitan temperaturas templadas. Por eso en nuestra zona las coliflores de verano no se plantan porque necesitan temperaturas más bajas, pero en invierno su producción es sencilla y sin necesidad de pesticidas, súper ecológicas. Clases según época de recolecta:

Coliflor de invierno: las coliflores de este tipo depende de la variedad a la hora de recolectarse. Las tempranas se cosechan en noviembre y diciembre. Además existen las de media estación, que se suelen recolectar entre enero y febrero (Canberra, Primus) o entre finales de febrero y marzo (San José).

Coliflor de primavera: aguantan bajas temperaturas del invierno y fructifican en primavera. Encontramos variedades como Gigante de Nápoles, Snowbred, Walcheren Winter, etc.

Coliflor de verano: son las variedades tempranas que se adaptan a los climas templados. Desconocemos las variedades porque nunca las hemos utilizado.


Al igual que ocurre con otras hortalizas y verduras como la cebolla, apio o brócoli (este último de la misma familia), la mayor parte de la coliflor es agua, acompañada de un muy bajo contenido en hidratos de carbono o grasas. Estas condiciones la convierten en un alimento con escaso aporte calórico en las dietas. Contiene propiedades nutritivas muy beneficiosas para el organismo como por ejemplo vitaminas, minerales y fibra de acción antioxidante. Estas actúan en la prevención de enfermedades degenerativas, regulan actividades normales del cuerpo como el aparato digestivo o la creación de glóbulos rojos y blancos, ayudando además en el normal desarrollo del feto durante las primeras semanas de embarazo. Es una buena fuente de fibra y vitaminas, beneficia al organismo con su acción antioxidante en la prevención de enfermedades cardiovasculares, formación del colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos, favoreciendo la absorción de hierro y salvaguardando al cuerpo humano de las infecciones.


La coliflor se puede consumir en crudo, aportando un gran número de propiedades nutritivas, combinando en numerosas ensaladas con otras hortalizas, verduras o legumbres. También es posible degustarla encurtida o tras ser cocinada, aunque pierde parte de sus vitaminas ante una cocción prolongada. Uno de los secretos para evitarlo es añadir la coliflor al agua hirviendo y mantenerla muy pocos minutos. El caldo resultante de este proceso se debe reutilizar para otras preparaciones ya que les aporta una buena parte de los elementos nutricionales que ha desprendido la planta. Al hervirlas suelen expulsar un aroma algo fuerte debido a su alta cantidad de azufre. Esta característica se puede reducir disminuyendo el tiempo de cocción, dejando la olla abierta para que este mineral se evapore, o añadiendo en la preparación algún condimento con olor propio o plantas aromáticas como laurel o hinojo. Es muy sabrosa la coliflor servida hervida y con tan solo un chorro de aceite de oliva virgen, combinando además a la perfección con arroces, el típico arroz con verduras y arroz con pava del Campo de Cartagena y la Huerta de Murcia, así como en el revuelto de verduras o la menestra con jamón.

Otras preparaciones que se elaboran en la Región de Murcia con ella son la coliflor con bechamel o gratinada con queso al horno, muy atractiva para ser consumida por los más pequeños de la casa, o como la prepara nuestro huertero Miguel, como la tortilla de patata pero sin patata, sustituyéndola por coliflor. De cualquier forma, buen provecho. 

Los Aguacates de mi pueblo.

El aguacate es un superalimento, con unas propiedades nutricionales casi únicas en relación con el tipo de composición grasa. De hecho, la literatura científica define su carne como un tipo de matriz de lípidos y agua con un perfil de grasas saludables excelente que, además, permite asimilar mejor las vitaminas y antioxidantes que contiene tanto el aguacate mismo como el alimento con el que lo combinamos. 

Es una fruta. Su árbol, llamado aguacatero, es de la familia del laurel. Se trata de una planta muy frondosa con hojas grandes de color verde oscuro, y que llegan a medir alrededor de 25 cm. El árbol da unas flores amarillas muy llamativas, y muy pequeñas. En el proceso de floración se pierden una gran cantidad de flores, que caen al suelo. Cada árbol puede llegar a producir hasta un millón de flores y sólo el 0,1 % se transforma en fruto.

Nuestros aguacateros miden más de 20 metros y solo tienen unos 15 años. Cuando la mujer de mi hermano, de origen brasileño, los trajo como regalo a mi madre, no teníamos ni idea sobre este fruto. Era diferente que los que comercializaban por las tiendas (clase Hass). Nosotros los llamábamos “aguacate clase brasileña”, imaginaréis por qué, pero ha sido gracias a vosotros que hemos sabido que cultivamos clase Fuerte con forma de pera,  piel fina, pulpa amarilla y sabor excelente, como a nuez, y clase Reed, redondo con pulpa amarillenta y sabor excepcional. Ninguna de estas dos clases vais a ver por los mercados. Vais a descubrir un sabor único, no sabemos muy bien gracias a qué, a su clase que no es la más productiva y por eso no es la que producen a gran escala, a su adaptación del clima tropical de Brasil a l nuestro que es mediterráneo. Seguro que la suerte ha jugado a nuestro favor, siempre lo hace para poner en suelo español la mejor semilla brasileña.

Nuestras experiencias de cultivo:

Tras la plantación de un aguacatero hay que esperar más o menos cinco años para empezar a recolectar frutas. Además, el primer año sólo producirá unas cincuenta piezas, y cada año que pase irá experimentando un crecimiento exponencial en la producción. Algunas variedades, como Hass, Fuerte y otras de fruto pequeño pueden producir entre 1.000 y 1.500 frutos a los diez años.

Es importante saber que el aguacate nunca madura en el árbol, por eso su punto dependerá de las condiciones en las que se guarde una vez recolectado. Después empiezan a madurar por el extremo ancho una semana después de su cogida y desarrollan mejor calidad si la temperatura se mantiene entre 15º y 24º. Es muy importante que se almacene en sitios bien ventilados, sin recibir golpes, y sin excesos de calor ni cambios de temperatura. Es una fruta muy delicada. Otro punto importante es el modo de recolección. El aguacate no debe estar ‘despezonado’, es decir, debe tener un trocito del tallo de donde colgaba pegado a su parte más estrecha. Si pierde esta especie de cordón umbilical madurará mucho más rápido, e incluso puede comenzar a ponerse negro horas después de ser arrancado del árbol.

Si se meten en el frigorífico estando inmaduros se estropean; si ya están maduros, pueden aguantar refrigerados unos días. Se pueden introducir en la nevera una vez comprados y aguantarán un poco más su maduración. Sin embargo no es muy adecuado hacerlo, porque como ya dijimos esta fruta lleva muy mal los cambios de temperatura.

Si queréis que madure más rápido ponerlo en una bolsa de papel o papel de periódico con un plátano o una manzana, que emiten etileno y ayudan a la maduración. Además hay quien los guarda en los cajones junto a los paños de cocina, o incluso en sitios un poco cálidos. No obstante, el mejor proceso de maduración es el espontáneo de la propia fruta una vez cortada. Otro truco interesante es no separarlo de su hueso hasta que lo vayamos a consumir. Por ejemplo, si hacemos guacamole o guasacaca, salsas a base de aguacate y otros ingredientes, meteremos el hueso en el bol donde pongamos la salsa, y lo dejaremos allí hasta la hora de comer lo.

Nuestros aguacates son excelentes, lo vais a comprobar vosotros mismos. Cada año somos más y la producción es la misma, así que hay más bocas a las que repartir. Hemos plantado unos diez aguacateros más pero habrá que esperar unos añitos aún.

En fin ¿qué más puedo contaros?

El aguacate, además de proporcionaros un inmenso placer al comerlo, tendréis un alimento que aporta grasa mayoritariamente monoinsaturada: el 72% del total de grasas es ácido oleico, característico del aceite de oliva virgen extra. Es rico en minerales como el potasio, el magnesio y pobre en sodio. Destaca su contenido de provitamina A, vitamina E y ciertas vitaminas hidrosolubles del grupo B, como la B6 o Piridoxina, importante para el funcionamiento del sistema nervioso.

Sin duda para los puristas la manera más habitual de comer esta fruta es al natural, es decir, cortar, pelar, salar y comer. El acompañamiento habitual es el pan. Con aceite de oliva virgen extra se potencia su sabor enormemente. A mí me encanta triturar uno, por la mañana en el desayuno, y espachurrar lo en una tostada de pan, con sal y un poquito de limón, unas veces con queso por encima o jamón pero con cebolla picada por encima es como más me gusta.

Una vez dicho esto, el resto de recetas son ya muy conocidas. El guacamole mexicano es una salsa a base de aguacate al que se le añade cebolla y tomate. La guasacaca venezolana se parece mucho pero quizá sea más especiada. En Perú lo hacen relleno, de mariscos y pescados, como nuestra Flori. En general se suele comer poco procesado, en aperitivos y canapés y suele combinar bien con cualquier alimento. La cebolla enamora al aguacate y el ajo también.

En Canarias es muy habitual su uso en salsa para condimentar los bocadillos, y en casi todos los establecimientos en lo que los venden añaden salsa de aguacate a ellos.

El uso en ensaladas también está muy extendido. Sergio nos ha preparado una Ensalada deliciosa de fusilli con pesto de aguacate para que vayáis probando diferentes formas de consumirlo.

Que los disfrutéis con salud.

La cosecha de patatas de diciembre.

Hoy os queremos hablar de la patata, una hortaliza que desde el siglo XVI  que la trajeron los conquistadores desde América ha sido  una pieza elemental para nuestra alimentación.

Los orígenes se sitúan en dos zonas de América del Sur: una en el altiplano andino, muy cerca del lago Titicaca al Sur de Perú y al Oeste de Bolivia y la otra, en el centro-sur de Chile. Su cultivo controlado por el hombre, se le atribuye a los peruanos hace unos 10.000 años.


Como ya he dicho anteriormente fue de esta zona de donde la trajeron los conquistadores, comenzando el cultivo en Canarias y posteriormente a Galicia.

Algunos güerteros y amigos preguntan cuándo y cómo se plantan las patatas, cuándo toca recolectar, qué clases hay,..etc. No somos expertos, sólo iniciados. Esta forma de plantar las patatas nos la han enseñado dos güertanos de verdad: Luis “del Cacho” por un lado y Paco “de la Eladia” por otro. Ellos sí que saben de esto.

Aquí en la huerta de Murcia hay dos cosechas de patatas, importantes, aunque luego con las clases prematuras y con las tardías podemos hasta plantar en seis épocas distintas al año, pero las mejores son las dos cosechas principales. En enero (para San Antón, 17 de enero) se plantan las que se recogen a mediados de mayo. En agosto (para la Virgen, 15 de agosto) se plantan las que se recogen en diciembre.

Para sembrar en enero utilizamos patatas de simiente, es decir, patatas que proceden de plantas que han nacido de reproducción sexual, por flores. Estas patatas nos darán plantas sanas y muy productivas. Nosotros preferimos clase Espunta holandesa, es la que mejor se ha adaptado a nuestra tierra.

En agosto plantamos el destrío de la cosecha de mayo, es decir, las patatas de tamaño pequeño pero que estén sanas.


Pasos a seguir para plantar patatas:

  1. Se debe preparar el terreno labrando bien para que la tierra esté suelta.
  2. Se marcan las líneas con una cuerda. La separación: 85 ó 90 cm. Normalmente mediremos con una caña o vara que tendremos preparada, no con el metro.
  3. Se echa estiércol a lo largo de todo el hilo. El de caballo no quema las patatas, otros más fuertes habrá que mezclarlos bien con la tierra
  4. Marcamos el surco con una bicicleta o con una picaza para luego tengamos referencia para poner los trozos de patata.
  5. Las patatas para plantar son especiales, no conviene usar patatas de comer. Las de simiente dan mayor rendimiento y plantas más sanas. Se cortan en trozos, dejando en cada trozo “ojo y ceja” pues de ahí saldrán los grillones.
  6. Los trozos de patata se plantan cada 15 cm aproximadamente. Es lo que en la huerta llaman un geme: de la punta del dedo índice a la punta del pulgar. Más o menos se planta un kilo de simiente por cada 4 metros de caballón.
  7. Luego se entierran con la hazada, echando tierra de cada lado y procurando dejar el hilo entre las piernas para que el caballón quede recto.
  8. Hay que levantar un buen caballón alrededor de todo para retener el agua de riego.
  9. El primer riego conviene que se profundo, “embozando” bien los caballones.
  10. Tras un par de semanas, cuando la tierra se pueda trabajar, se cavan bien los caballones, que deben quedar de unos 40 cm de alto. Esto es una tarea bastante pesada y si podemos hacerlo a máquina, lo agradeceremos.
  11. Después de cavarlas, se regarán al cabo de una semana o dos, según el clima. Después regaremos cada 2 semanas aproximadamente los primeros meses y luego cada semana cuando entre el calor. Esto depende del clima, la lluvia y lo que vaya pidiendo la tierra. Los segundos riegos deben ser bajos, sin que el agua suba más de 1/3 del caballón.

La cosecha de lo que plantemos en enero se hace a mediados de mayo. Las patatas más pequeñas y sanas las guardaremos para plantarlas en agosto (sobre el 15) y cosecharlas en diciembre. Las que se está empezando a recolectar ahora y que tendréis en el enlace.

Podéis probar en casa y plantar unas patatas en maceta. Es sencillo y podéis sacar unos kilitos sabrosos y hacer las fritas o cocidas, al horno, en puré o para una ensalada, de cualquiera de las formas está deliciosa. ¡Salud!

La recogida de la oliva

Todo el mundo comenta lo que se ha adelantado la oliva este año en los corrillos que se forman en las puertas de la almazara, furgones y remolques llegan cargados este preciado “oro verde”, para sacar el aceite de esta temporada.

El aceite de oliva es sinónimo de dieta mediterránea, no se podría cocinar de una forma tan sana y natural pues el único que se aconseja consumir en crudo (será por algo), para aliñar ensaladas, freír o guisar, una botella de aceite de oliva virgen no puede faltar en cualquier cocina. Su color dorado y su sabor intenso lo han llevado a convertirse en otro de esos productos gastronómicos imprescindibles.

La elaboración del aceite conlleva un proceso tradicional que comienza con la recogida de la aceituna de forma manual, una vez está madura y ha adquirido un tono morado, algo que solía ocurrir para mediados de diciembre, las familias se juntaban en el puente de diciembre para abastecerse de aceite en sus casas, pero como todo este año ya está prácticamente cogida. Para ello, colocamos unos mantos  debajo de la olivera que recogen la oliva que vamos tirando al suelo con el rastrillo. El modo más sencillo es colocar un manto en cada lado de la olivera y así abarcar el mayor terreno posible. Cinco variedades principales se cultivan en la Región de Murcia principalmente en las Comarcas del Noroeste, Guadalentín y Altiplano, aunque aquí todo casi todos tienen unos olivos destinados para el aceite anual. La recogida de estas aceitunas y la elaboración del aceite en las almazaras se realiza por métodos mecánicos y físicos, que no alteran la pureza del fruto. La expresión 'virgen extra' transmite que, en este proceso, las aceitunas no mantienen contacto con productos químicos o disolventes orgánicos.

Por su historia, sus propiedades y múltiples usos en la cocina, el aceite de oliva ha sido la fuente de inspiración para la creación de cuantiosos dichos populares que a él hacen referencia. Yo voy a contaros algunos que han recordado por aquí los mayores.

- El aceite es armero, relojero y curandero

- Aceite y romero frito, bálsamo bendito

- Aceite de oliva, todo mal quita

- A lo que aceite de oliva echo, sácole provecho.

- La mejor cocinera, la aceitera.

- Aceituna, una por San Juan y ciento en Navidad.

- Aceituna, una es oro, dos plata, la tercera mata.

- Olivo y aceituno, todo es uno.

- Aceite y vino, bálsamo divino.

- Olivo, vino y amigo, el mejor el más antiguo.

- Olivo, bruto, que a fuerza de palos da su fruto.

- Aceite y aceituna a veces mucha otras ninguna.

- Aceite abundante buen año por delante.

- Por Santa Catalina todo el aceite tiene la oliva.

- Año heladero, año aceitero.

- Quien a los propios olivos varea a su propio caudal apalea.

- Aguas por San Juan, quitan vino, aceite y pan.

- Quien tiene olivares y viñas, bien casa a sus niñas.

- El olivar hace bien, aunque le hagan el mal.

- Si quieres llegar a viejo, guarda aceite en el pellejo.

- El vino calienta, el aceite alimenta.

- Sin tierras y olivares que sería de las ciudades.

- El rancio es bueno en el vino, pero malo en el aceite y en el tocino.

- El que coge aceitunas antes de Enero, deja el aceite en el madero.  

- Flor del olivo en Abril, aceite para el candil.  

- Flor del olivo en Mayo, aceite para todo el año. 

Esperamos tener aceite en breve para vosotros. ¡Salud! 

El Tomate Raf, el tomate de los muy tomateros.

La variedad de tomate Raf tiene su origen en un cruce por selección natural, realizado en 1961, entre el tomate “Marmande Clause 27” y una variedad de tomate americana de raza común y resistente a Fusarium. Este cruce fue realizado por la empresa francesa CLAUSE, e inscrito en el registro de variedades de Francia en 1967, bajo el nombre comercial de RAF , Resistente al Fusarium. Pero ha sido en el sureste de la península donde se le ha sacado mejor partido por ser un tomate de invierno cultivado con temperaturas más suaves.  Este tomate es producto de la selección de tomates tradicionales, no es un híbrido

Su cultivo en España, se centra fundamentalmente en las provincias del sudeste español: Alicante, Murcia y Almería. Dicen que la salinidad alta de los suelos hace que la planta genere más azúcar, un equilibrio perfecto entre azúcares y acidez que lo dota de un sabor delicioso. También dicen que los buenos son de Almería, pero los murcianos no se quedan muy lejos. Da igual, tendremos de los dos, de Almería habrá pero no con denominación de origen que los ponen con los precios por las nubes, un término medio asequible para todos, con un sabor exquisito. También habrá de Murcia, los más tardíos.  Aquí los llamamos de rizo por su aspecto rizado. Se cultivan desde octubre hasta junio dejando el resto de los meses para que el suelo descanse, realizando ligeros riegos de mantenimiento, que aportan además la salinidad ideal de cultivo. Antes de cada siembra además se realiza una desinfección de los suelos en profundidad para evitar plagas, y se aporta estiércol natural rico en materia orgánica y minerales. Como se cultiva en invierno poca plaga tiene que combatir, excepto la de la peseta o culillo del tomate, un hongo que aparece por falta de calcio.

Es un “súper tomate”


  • El tomate Raf tiene más vitamina A que cualquier fruta.
  • Posee gran cantidad de licopeno, que actúa como antioxidante, lo que conlleva una disminución del riesgo de padecer enfermedades crónicas, como cáncer, enfermedades cardiovasculares, o cataratas.
  • Es ideal para personas con enfermedades cardiovasculares o hipertensas, debido a su bajo contenido en sodio y su escaso contenido en grasas.
  • Apropiado en la dieta de mujeres embarazadas, debido a su alto contenido en ácido fólico.
  • Ligeramente laxante, sobre todo si se consume con piel, por lo que es muy bueno para el estreñimiento.
  • Es fácil de digerir, y estimula el apetito. Además, fortalece el sistema nervioso.
  • Es un gran remineralizante. Se usa en las anemias por su elevado contenido en hierro orgánico.
  • Permite el mantenimiento de la piel y los epitelios, gracias a la provitamina A o betacaroteno.

Además de todas sus propiedades hay que destacar su sabor, un tomate con sabor a tomate. Me encanta ir mordisqueando lo, ir añadiendo un poquito de sal  o partido con un poco de aceite de oliva y con jamón o bacalao…  está de lujo. 

Que los disfrutéis siempre con salud.

Judías verdes o habichuelas mágicas.

¡Qué acertado es ese cuento!, son pura magia. Las judías verdes o Phaseolus vulgaris son verduras pertenecientes la familia de las Fabáceas, técnicamente legumbres. Poseen la particularidad de que su vaina o fruto es comestible, además de las semillas, que al desarrollarse y secarse pasan a ser las alubias o judías secas. Dependiendo de las diferentes áreas en las que se cultiva esta planta son característicos diversos nombres como habichuelas verdes, judías de enrame, fríjol o perote. Sus frutos o vainas son consumidos hervidos, salteados o a la plancha en casi todos los rincones del planeta.

El origen de esta planta es incierto, según las muestras encontradas en diferentes yacimientos arqueológicos, se considera que las judías verdes comenzaron a ser cultivadas en torno al año 5.000 a.C., siendo además uno de los primeros alimentos que hallaron los Españoles durante los viajes realizados a América en el siglo XVI. Fueron ellos quienes las introducirían en el Viejo Continente, aunque la difusión definitiva de su consumo como alimento para el ser humano llegaría en el XIX (hasta ese momento tan sólo se explotaban sus semillas), siendo una de las verduras mejor aceptadas por los europeos.

Su cultivo actual se extiende a lo largo de las regiones templadas de América, Asia y la mayor parte de Europa Occidental.

En la Región de Murcia la producción de judías verdes ha sufrido un retroceso importante en los primeros años del siglo XXI. Según datos proporcionados por la administración regional, en 2000 se alcanzaban cifras que superaban los 2.500 millones de toneladas mientras que cinco años más tarde tan sólo se llegaba a las 750.

Las principales zonas de desarrollo de estas verduras son la Huerta de Murcia (concretamente los municipios de Murcia, Alcantarilla y Molina de Segura), Ulea del Valle de Ricote, Campo de Cartagena (especialmente Cartagena y La Unión), Lorca, Totana, Santomera y Archena. 

Se trata de una planta anual, herbácea con forma alargada, cuyos frutos presentan una estructura aplanada o cilíndrica. Alcanzan una longitud de 10 a 20 centímetros, diferentes variedades clasificadas según factores como la fortaleza de la planta para desarrollarse en altura o la diversidad de colores de sus vainas, mostrando sus tonos verdes con intensidad variable, pudiendo llegar al amarillo en determinados tipos pero la mayor parte de ellas poseen tonos verdosos..

En su composición destaca un alto contenido en agua, ideal para las dietas reguladoras de peso, vitaminas, minerales o fibra, así como sus bajos niveles de lípidos, calorías y ninguna grasa. Estas sustancias ayudan al organismo en diferentes procesos que benefician la salud debido a su acción reguladora y antioxidante, previniendo dolencias tan importantes como las cardiacas y enfermedades degenerativas.

Las judías verdes se emplean principalmente en platos con una base de verduras, solas con aceite y patatas cocidas, en salsas y guisos tradicionales.

Las nuestras ya sabéis que son del primo Luis, exquisitas. Esperamos las disfrutéis con salud!!

 

Mandarinas para todos.

La palabra “suerte”, en chino, suena parecido a “mandarina” y la palabra “bienestar” suena a “naranja“. Por este juego de palabras, las mandarinas y naranjas se asocian a la buena suerte, la felicidad y la prosperidad. Además, el color de estos cítricos se asemeja al del oro y, por lo tanto, simboliza igualmente abundancia de felicidad y riqueza.

Se cree que su nombre se debe al color de los trajes que utilizaban los Mandarines, gobernantes de la antigua China donde se originó esta fruta hace mas de 4000 años.

Su cultivo comenzó en España, al igual que en muchos otros lugares de Europa, en el siglo XIX, anteriormente solo se utilizaba de forma ornamental. Yo no conozco huerto, casa de campo o campo de cultivo que no tenga uno o más mandarinos. Es un árbol muy parecido al naranjo aunque más pequeño y redondeado, con hojas más estrechas, pero si se define por algo es por su abundante producción. Aguanta mejor el frío que el naranjo y no requiere de muchos riegos.

Se clasifican en tres grupos: satsumas, clementinas e híbridos.

Las Satsumas (Citrus unshiu) son de origen japonés y aparecieron en el siglo XVI. No tienen semillas ni la típica columna central que une los gajos, y su pulpa, de color naranja intenso es rica en zumo pero de poca calidad.

Las Clementinas (Citrus reticulata). De origen mediterráneo, aparecen en el s. XIX a partir de un cruce entre un mandarino y una naranja silvestre de Argelia. Lo tiene casi todo: pulpa de color naranja, con bastante zumo de excelente calidad y cáscara fina, que se pela fácilmente. El grupo de las clementinas tiene muchas variedades autóctonas españolas. Fina, Clemenules y Hernandina.

¿Sabías que el nombre de la variedad Clementina viene del cura Pierre Clément, propietario de un hospicio en Argelia, en cuyo jardín fue descubierta esta fruta?

Las Híbridas se han desarrollado gracias a la facilidad de los cítricos para cruzarse entre sí. Son frutos más bien grandes y de un color naranja rojizo muy atractivo. La pulpa posee mucho y buen zumo. La corteza está muy adherida a la pulpa, por lo que no suele bufarse. Su mejor temporada va de de noviembre a marzo. Estas son las que más os han gustado siempre.

La mandarina es digestiva y abre el apetito. Asimismo, combate la hipertensión arterial y es una buena aliada contra el insomnio. Gracias a su composición química y a la gran cantidad de vitaminas, ácido cítrico, caroteno, aceites y proteínas es muy recomendable para mejorar la digestión, ayuda al intestino y trata las úlceras. A su vez también protege frente a enfermedades como los resfriados, reduce el nivel de colesterol, es adecuada para tratar la aterosclerosis, previene la aparición de cáncer, combate el estreñimiento y también es recomendable para personas con problemas de anemia, ya que ayuda a la absorción del hierro.

La Naranja: reina indiscutible de LA HUERTICA.

Según cuenta Marguelonne Toussant en su exhaustivo libro Historia natural y moral de los alimentos (Alianza Editorial, 1991) la primera referencia escrita de los cítricos la encontramos en el manuscrito Yu Kung, en el que se narra que 'envueltos en un pañuelo de seda bordado en el fondo de una cesta aparecen pomelos y naranjas'como tributos entregados al emperador Tayun, que reinó en China entre el 2205 y el 2197 a.C.   Nos consta por Plinio que la naranja ya era consumida por los patricios romanos, las cuales llegaban a sus mesas desde la lejana Palestina –desde donde la trajeron los Cruzados en la Edad Media a Europa–. Por excavaciones arqueológicas se sabe que en época romana se cultivaron en Carthago, en el Norte de África, y que, probablemente, desde allí pasaron al Sur de Italia y Sicilia y, posteriormente, a la Península Ibérica.

Sin embargo, no es hasta la época de los grandes descubrimientos marítimos en los siglos XVI y XVII cuando las naranjas adquieren su merecida fama como fuente inigualable de vitamina C o antiescorbútica lo, que provoca la expansión de su cultivo.

Las naranjas fueron uno de los alimentos llevados por los colonizadores españoles a América, primero al Caribe, de allí a Florida y, posteriormente, de la mano de los misioneros, al Lejano Oeste, el Far West, a California, donde la fiebre del oro provocaba pandemia de malnutrición entre los mineros (alcoholismo, alimentos enlatados, carencia de frutas y verduras). Algunos avispados aprovecharon la coyuntura y vendían el zumo de naranja a precio de oro, nunca mejor dicho: por una dosis se llegaba a pagar una lata de sardinas llena de oro.

Aunque la presencia de los cítricos en la Huerta de Murcia se remonta a la época morisca, es en el pasado siglo cuando su cultivo alcanza la mayor expansión, llegando a ser un producto de importancia muy notable en la agricultura regional. Nuestro clima templado, de inviernos suaves y con muchas horas de sol, junto al buen hacer de nuestros agricultores posibilitó que nuestras naranjas y limones adquiriesen fama mundial, llegando a ser comercializados en toda Europa, incluida la entonces lejana Rusia.

Según su época de recolección y madurez, las naranjas se dividen en tres variedades que se recolectan en distintos periodos del año:

  • Variedad Navel: (de octubre a febrero) naranjas Newhall, Navelina, Washington navel, Navelate, Navel lane, Navel lane late, Navel ricalate. Dulzura y bocado perfecto para tu mesa.
  • Variedad Blanca: (de febrero a junio) naranjas Salustiana, Berna o Verna, Valencia late.  Ideales en tu mesa y perfectas para tus zumos.
  • Variedad Sangre: (de febrero a marzo) naranjas Sanguinelli, Doble fina, Entrefina. Imprescindibles para zumos, ensaladas y mermeladas.

La facilidad de los cítricos para mutar, como comentamos en el artículo anterior, junto a la necesidad comercial de buscar siempre nuevas y mejores variedades, es lo que ha contribuido a esa profusión de nombres tras lo que se esconde un cuadro abigarrado de tamaños, formas, más o menos achatadas, con o sin ombligos, presencia o ausencia de semillas, aromas, sabores más o menos ácidos, más o menos dulces, colores del amarillo al rojo, época de recolección... 

Nosotros tendremos naranjas desde hoy hasta finales de junio, Newhall, Naves, Navelinas, Salustianas, de Orihuela, Lane late, Sanguinas, Bernas y Valencia late. De zumo, de mesa, con o sin pepita, redondas o achatadas, tempranas o tardías, todas están deliciosas.

Como muchas otras frutas, la naranja se caracteriza por aportarnos gran cantidad de vitaminas y minerales por ayudarnos de una forma sencilla, dulce y sabrosa a cubrir los requerimientos nutricionales de nuestro organismo, ya que las vitaminas y minerales si bien se encuentran en baja proporción en nuestro cuerpo, resultan imprescindibles para múltiples procesos químicos fundamentales para la vida.

La vitamina C ejerce un efecto estimulante y ayuda a reforzar las defensas inmunitarias para resistir mejor a las infecciones, posee un elevado poder antioxidante, depurativo de muchas sustancias tóxicas acumuladas por el organismo, ayuda a la absorción del calcio y del hierro y a fabricar colágeno de la piel. Igualmente es pobre en grasas saturadas, pero rica en minerales como calcio, fósforo, magnesio, potasio, cobre, zinc, ácidos málico, tartárico, oxálico, y cítrico. También esta fruta, tiene un aporte importante de hidratos de carbono y de fructosa, un azúcar de fácil asimilación que mejora la tolerancia a la glucosa, por lo que la naranja termina siendo beneficiosa para los diabéticos. 

Me gustan frescas, recién cogidas, en zumo, en ensalada, en macedonia, grandes o pequeñas, cualquier clase que esté para coger. Que las disfrutéis con salud.


LOS CÍTRICOS: Los Reyes del huerto.


Y por fín ha llegado el momento de presentaros a los reyes de nuestra HUERTICA, los cítricos. Esta gran familia protagonista de nuestros huertos,  que os presentaremos a todos por orden de maduración, primero el pomelo, después la mandarina, seguido del limón y, cómo no, de nuestras deseadas naranjas de producción ecológica. Ya sabéis que nosotros nos dedicamos al cultivo ecológico de cítricos, como la naranja, el limón y la mandarina. Esperamos esta temporada nos de buen fruto, vosotros nos diréis.


Los cítricos se encuentran entre los árboles frutales más importantes del mundo. Tienen una larga historia, que se remonta a unos 4.000 años atrás.


Si os digo que España es el primer país productor de cítricos en Europa no creo que os sorprenda, pero a lo mejor no sabíais que somos el primer país exportador de naranjas del mundo para consumo en fresco. ¿Y eso que quiere decir? Pues que los países líderes en producción, Brasil y Estados Unidos, destinan sus grandes superficies plantadas de cítricos, principalmente naranjas, a la fabricación industrial de zumo. No es que a la exprimidora solo lleguen las naranjas más mediocres, sino que  a las variedades que se consumen como fruta fresca se les exige una mayor calidad. Parafraseando un conocido anuncio de colonias, "en el plato de postre es cuando una naranja se la juega", y en este campo los cítricos españoles dan la nota a nivel mundial, y sobre todo los de nuestra HUERTICA de producción ecológica y con sistemas tradicionales de cultivo.


Como era de esperar, Valencia está a la cabeza en superficie cultivada de cítricos, (59 % del total nacional), seguida por Andalucía (24 %) y Murcia (13 %). En cuanto a producción, los porcentajes son similares.

Valencia dedica casi todas sus tierras a la producción de naranjas y mandarinas. Y tiene una indicación geográfica protegida, "Cítricos valencianos". Eso no quiere decir que tengan los mejores cítricos de España, tienen destinadas las mayores superficies para su cultivo. Andalucía se ha especializado más en las naranjas amargas, a las que dedica casi tres cuartas partes del territorio. Le siguen en importancia las mandarinas, los limones y otros cítricos. Murcia se ha decantado por los limones, aunque también tiene importantes superficies de naranja y mandarina, bien ricas, por cierto.

En nuestra región murciana, más de la mitad de los cítricos producidos se exportan en fresco, yendo a parar principalmente en los mercados alemanes y franceses.

Los cítricos se caracterizan por la facilidad de mutación en su genoma. Esta inestabilidad genética suya hace que sufran mutaciones espontáneas con cierta frecuencia y que no tengan ningún reparo a hibridarse entre especies distintas. Esta tendencia natural de los cítricos la lleva aprovechando el hombre desde muy antiguo para obtener nuevas variedades. 

Pero esta misma flexibilidad genética tiene un inconveniente, cuando se encuentra una variedad agronómicamente interesante, resulta muy complicado "que se esté quietecica", para poder mantenerla y reproducirla de una manera homogénea; vamos que no le de por mutar en el momento más inapropiado y que el cultivo acabe saliendo les rana. Esto hace que el proceso de obtención de nuevas variedades de cítricos sea largo complejo y, por tanto, caro.  

EL POMELO

Vamos a comenzar presentando uno de los cítricos más interesantes de nuestros huertos, el pomelo (Citrus paradisi). Es un híbrido entre la naranja dulce y el pomelo salvaje. Nació en el Caribe en el siglo XVIII y actualmente se cultivan en áreas tropicales y templadas como la nuestra.


Hay dos grupos de pomelos: de pulpa blanca y roja. Estos últimos deben su color al licopeno, que apareció como una mutación casual que necesita calor para desarrollarse y aquí hay calor de sobra. Los nuestros son rojos, tan buenos que no he probado ninguno mejor que los de esta zona, los blancos no contienen tantas propiedades antioxidantes. Los del primo Luis, son exquisitos. Él realmente es apicultor, pero sus abejas revolotean a sus anchas entre el azahar de sus huertos de naranjas, mandarinas, limones y pomelos. (Además cultiva patatas, judías, calabazas y muchas de las hierbas aromáticas que tenemos en el enlace). 


Este cítrico tan poderoso se utiliza desde la antigüedad para combatir estados de exceso de ácido úrico en el organismo, de artrosis o reumáticos. Es rico en vitamina C, también contiene A y B. Tiene muchas propiedades curativas, es antiséptico, disolvente, tonificante y estimulante del apetito. Previene la gripe y los resfriados. Su jugo en ayunas actúa como depurativo, fortifica los vasos sanguíneos y depura la sangre.

En zumo o ensalada es un aliado perfecto para comenzar el día. Te gustará.

Los Granados de mi huerto.

Considerado en la antigüedad como el fruto de la fertilidad, la granada es muy valorada por sus propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, consumida tanto en postres como en zumos o jugos, es una buena alternativa para incluirla y tenerla presente en nuestra dieta cotidiana.

Este fruto fue una de las primeras especies frutícolas en ser domesticadas con fines alimenticios, alrededor del año 5.000 A.C.
Los orígenes se circunscriben a la región comprendida desde lo que hoy es Irán hasta los Himalayas al norte de la India, sector que actualmente abarca Turkmenistán, Afganistán y Pakistán. Los árabes fueron quienes la introdujeron en  España, aquí en nuestra zona que tiene un rico legado cultural árabe no podía ser menos.
Vale recalcar que la granada era considerada sagrada por muchas de las principales religiones y culturas del mundo.

Se trata de un frutal alternativo para muchas zonas, especialmente donde las malas condiciones del suelo o la escasa calidad del agua de riego impiden la explotación rentable de otros frutales.

En la huerta de Murcia se ha cultivado tradicionalmente junto a higueras y palmeras con el objetivo de disponer de sus frutos para el consumo familiar.

El granado también se emplea en jardinería como árbol ornamental o para la formación de setos muy espesos y de bello  aspecto; para dicho fin se emplea variedad enana, que normalmente no produce fruta, pero si cuenta con numerosas y hermosas flores.

La propagación del granado se hace por semilla, por acodo, por retoño del pie del árbol y por injerto, si bien, es por estaca la forma de multiplicación más empleada, por simpleza y buenos resultados. En febrero o marzo (aquí como todo se adelanta un mes, en enero o febrero) se cortan las estaquillas de 20 a 25 cm de longitud y de 0,50 cm de grueso y se ponen en vivero, de tal manera que quede solamente una yema encima de la tierra, todas las demás quedarán enterradas. Las estaquillas enraízan fácil y rápidamente, y a la primavera siguiente ya podrán transplantarse.

El granado debido a su gran vigor, desarrolla alrededor de su tronco muchos brotes e hijuelos que deben ser eliminados cuando aparezcan, no dejando que aumenten de grosor, ya que son brotes improductivos y consumidores de savia. También debemos realizar una poda de fructificación eliminando las ramas nuevas que se entrecruzan a causa de la gran cantidad que aparecen cada año.

Para obtener frutos más grandes, procederemos a eliminar los frutos pequeños o que puedan estar dañados por el sol (ennegrecidos) y dejaremos una o dos granadas por pomo. Este aclareo se realiza después del cuajado durante el mes de julio y se suelen dar dos pasadas, con un intervalo entre ambas de 20-25 días.

La recolección comienza a mediados de septiembre (para las variedades más tempranas) al aparecer los cambios de color en el fruto y finaliza a mediados de noviembre (para las variedades más tardías), debido a la maduración no uniforme de la granada por su floración escalonada. La recolección se realiza utilizando tijeras de podar y teniendo el mayor cuidado, ya que los frutos son muy sensibles a los golpes.

La granada contiene más de un 80% de agua, siendo su segundo componente mayoritario los hidratos de carbono (entorno al 12%).

Las granadas han sido una fruta muy apreciada para su consumo en fresco debido a su sabor azucarado con un punto agrio muy agradable. Su jugo es refrescante y se le conoce como "granadina" empleándose para hacer jarabes, confituras y helados.

De estos frutos también se ha empleado tradicionalmente el pericarpio (la corteza), rico en taninos y en materias colorantes, para teñir y por sus propiedades astringentes, con el nombre de malicorium (en farmacia).

Un truco para sacar los granos fácilmente de las granadas consiste en partirlas por la mitad y colocándolas boca abajo sobre la  palma de la mano, asestarle golpes suaves con el mango de un cuchillo o cualquier otro utensilio de cocina.

Los granos del fruto se pueden consumir directamente con una cuchara o, si nos resultan poco dulces, espolvoreándoles un poco de azúcar por encima. Otra preparación sencilla y rica es cociéndolos en vino durante una media hora y posteriormente espolvoreando con azúcar y/o un poquito de crema de leche.

La granada también constituye un interesante y poco usual ingrediente para nuestras ensaladas de otoño e invierno, por ejemplo, en ensalada de escarola con nueces y queso Emmental o en ensalada de de col con naranja y ajo, deliciosas.

Espero que las disfrutéis.

El Boniato o moniato murciano.

 

El boniato es uno de los productos de gran tradición en la cultura gastronómica de los murcianos. Como fiel anuncio del otoño, su aparición en los mercados y establecimientos de fruta y verdura es puntual y supone, no solo una sencilla delicia gastronómica sino el anuncio del otoño.

Como otros tubérculos imprescindibles, el boniato llegó desde América, mostrando pronto las tierras arcillosas de Murcia una  fácil aclimatación a su cultivo que, sin constituir un cultivo de grandes proporciones, sí se introdujo en las tradiciones gastronómicas.

Hoy día el boniato, siempre moniato en la huerta, es un producto muy extendido en el mundo, siendo en algunos puntos un elemento nutricional imprescindible. En Murcia su cultivo y consumo se centra entre la primavera y el otoño, aunque durante todo el año puede encontrarse en comercios en multitud de variedades y procedencias.

Originario del área tropical de Sudamérica, el boniato, Ipomoea batata, es de la familia de las convolvuláceas, y como las patatas la parte comestible es la raíz, que evoluciona bajo tierra mientras su tallo, cuyo largo oscila entre los 14 centímetros y los 6 metros, aparece al aire libre ofreciendo colores verdosos o morados en tallos y hojas.

El tubérculo puede ser de carne rojiza o blanca, variando en función de la cantidad de azúcar que contengan, son siempre más dulces los rojos. Tiene gran concentración de proteínas y almidón,  posee también carotenos y vitamina A y C, de hecho, el cultivo de boniato en África llegó a ser un proyecto en 2001, originado en Perú, con el que se intentaba cubrir las carencias de vitamina A de la población.

Los grandes productores de batata o boniato se encuentran curiosamente en Asia, siendo el principal de ellos China, seguidos de países africanos, Estados Unidos, y áreas de Sudamérica. Las huertas murcianas siempre han tenido parcelas dedicadas a una pequeña producción de boniatos, plantados en verano y recogidos en octubre.

Aunque prefiere los suelos arenosos la planta se puede desarrollar muy bien en terrenos arcillosos siempre que se elaboren caballones para su plantación. Las huertas de Murcia, sin ser grandes productoras de boniatos, han dedicado tradicionalmente algunos metros de tierra a su producción, siendo un cultivo de autoabastecimiento o de venta en pequeños mercados, algo que aún hoy en día continúa sucediendo. El mes de octubre, la alborada otoñal del tiempo de Pascua, suele ser el momento de verlo en mercadillos y poderlos disfrutar.

Como otros tubérculos su plantación se realiza por medio de esquejes y no de semillas, por lo que los gastos de producción son bajos y el rendimiento muy alto, 10 kilos de tubérculos pueden dar 1500 kilos de esquejes enraizados para plantar en primavera.

Como cualquier especie vegetal tiene enemigos e infecciones que puede atacar a la planta, insectos como la mosca de la col, el minador de hojas, la oruga de la col, el gorgojo, polillas, pulgones o virosis, la alternaria, el mildiu, la rizoctonia o la pudrición bacteriana.

Las distintas variedades dan un producto también diferente en cuanto a dimensiones y color. Los hay alargados o globosos, siendo los dulces rojos los más consumidos en Murcia y variando tan sólo la tonalidad de su espléndido color anaranjado según variedades.

El boniato o batata tienen tantas variedades de producción como formas y maneras de cocinarlo, siendo muy distinto el empleo que en cada área geográfica se le da, aunque, eso sí, siempre es cocinado puesto que, como la patata, es imposible digerirlo crudo. Perú, uno de los grandes consumidores, lo introduce en su gastronomía sustituyendo a la patata, México lo suele consumir como compota o mermelada, incluso como papilla para los niños, Cuba lo cocina frito, hervido o en almíbar, en los Estados Unidos es uno de los elementos propios de la cena de Acción de Gracias, como guarnición, y el levante español ha ahondado siempre en las posibilidades de su uso en repostería, como los tradicionales pasteles de boniato de Valencia.

Los boniatos asados, sin ir más lejos, han formado parte de las costumbres gastronómicas murcianas, una bandeja de boniatos asados siempre ha sido el anuncio del comienzo del otoño, aunque recordaremos que antiguamente el boniato consumido era el blanco y no el rojo, que es el que actualmente más se utiliza.

Los cordiales rellenos de dulce de boniato son una especialidad de Torre Pacheco, las tortas de mosto de Moratalla incluyen boniato y el arrope y calabazate ha incluido muchas veces este producto entre la dulce mezcla que, por Todos los Santos, se vende en los mercadillos de las calles murcianas. Simplemente asados al horno, me encantan.

 

La Manzana Verde Doncella, una delicia de octubre.

 

Pues sí, es de octubre pero con los calores del verano han madurado mucho antes. La manzana verde doncella o las manzanas de Samuel, entre nosotros, se cultivan en Jumilla en la Finca de Samuel, filósofo y sabio como los de antes, agricultor incansable a sus 82 años, sus manzanas están hechas con mucho amor que “el amor quita mucho trabajo”, dice, “que el que ama lo que hace no le cuesta tanto trabajo”. Cultiva tres clases de variedades de esta manzana tan especial que nos permitirá disfrutar la hasta abril o mayo. La mayor parte de las variedades son auto estériles (las flores de una misma variedad no pueden fecundarse entre sí), por lo que necesitan otra variedad para garantizar una buena polinización. Las flores, que se abren hacia principios de la primavera, son blancas, a menudo con matices rosados en el exterior, con vistosas anteras amarillas.

Creo que es de las mejores variedades de manzana que se cultivan en nuestra zona, de piel fina y muy brillante. Con un carne blanca que cuando le des un mordisco notarás como cruje, notarás su jugo dulce, muy dulce, exquisita. Tiene un sabor muy difícil de definir, prácticamente único, para mí estupendo.

Es una variedad de manzana tradicional de la zona de Aragón, aunque la nuestra es de Jumilla una de las zonas más frías y húmedas de nuestra región. Madura un poco más tarde que la golden, de octubre a mayo y al hacerlo, en las zonas donde le da el sol como la nuestra, adquiere más dulzor, os encontraréis al morderla partes transparentes, eso es azúcar pura.

Es perfecta para comer la en crudo  o asada, para la repostería es perfecta por ser tan dulce. Me gusta incluirla en mis ensaladas pues cruje como la cebolla pero no es tan fuerte y la combinación de sabores es buenísima. Ya me contaréis. 

LAS PLAGAS que se combaten con bicarbonato de sodio.

La semana pasada hablamos del uso que damos al azufre para combatir de forma ecológica nuestros cultivos, hoy le toca el turno al bicarbonato de sodio, que es un buen aliado para defender nuestras cosechas. Mi abuela tenía siempre tarros enormes y lo usaba para todo, para limpiar, para desinfectar, para el estómago, etc. Llegar a un huerto y ver que lo tienen entre sus herramientas los agricultores siempre es buena señal.

El bicarbonato de sodio se ha erigido como una panacea de la salud en los últimos años. Este antiácido es usado para aliviar problemas estomacales, e incluso muchos científicos lo recomiendan para el tratamiento de diabetes o de cáncer. El bicarbonato también mejora el funcionamiento de las células, y por si fuera poco, es un gran limpiador ecológico para tu hogar.

Pero sus múltiples usos no se reducen únicamente a los anteriores; es también un perfecto ayudante para mantener la salud de tus plantas porque es un buen fungicida o insecticida, por ejemplo.

Vamos a compartir algunos usos que puedes darle al bicarbonato de sodio para cuidar tus plantas o cultivos:

Fungicida: mezcla un litro de agua con 4 cucharadas de bicarbonato. Aplica o en los rosales para combatir las manchas negras de hongos o en árboles o plantas frutales cuando estas comienzan a aparecer. Este potingue suele aplicarse con buenos resultados cuando la fruta está a punto de aparecer, si bien en cualquier otro momento será de gran ayuda para acabar con este problema, intentando aplicarlo en días nublados o evitando el sol directo para que el sol no acabe quemando las hojas por el efecto lupa.

Fortalece tus plantas: harás que la fotosíntesis sea mayor (y que así se fortalezca y crezcan más hojas). Primero deberás probar en las hojas, porque a algunas plantas no les sienta muy bien; pulveriza una mezcla de un poco de bicarbonato con vinagre. En 24 horas revisa la planta, si esta va bien es que podrás continuar con el proceso.

Contra los parásitos: añade una cucharada a un litro de agua y pulveriza o espolvorea un poco sobre la superficie del sustrato.

Para eliminar el césped salvaje: pon una capa gruesa de bicarbonato en la hierba que desees eliminar; en unos dos o tres días el césped deberá comenzar a morir.

Aleja las pestes: esparce un poco de bicarbonato en la tierra de tu jardín; las hormigas, conejos o cucarachas, evitarán acercarse.

He encontrado en la red una foto muy curiosa con 22 consejos para usar bicarbonato en vuestras casas, soluciones prácticas para muchas cosas, yo voy a probar alguna os invito también a vosotros a cotillear…

LAS PLAGAS que se combaten con azufre

Hemos pasado ya el verano en los huertos, por fin. Las altas temperaturas de julio y agosto siempre nos ponen en pie de guerra porque con ellas llegan las plagas más serias y los problemas. Es una batalla de ajedrez entre el hombre y el bicho, uno ataca y el otro se defiende o muere.  Mosquitos, caracoles de todas las clases, arañas, pulgen, cochinillas, hongos etc, todos aparecen en verano. Pocas producciones, por no decir ninguna, pueden mantener sus cosechas libres de plagas sin poner algún remedio ya sean trampas, repelentes o bombas químicas de destrucción masiva.

Lo que más utilizamos para combatirlas son trampas sobre todo para el mosquito y el caracol, o repelentes como el azufre para la verdura. El azufre es un efectivo fungicida y repelente ecológico. Tiene dos funciones básicas, por un lado es un efectivo repelente de insectos pero además es un gran fungicida que evita que los hongos se instalen en las plantas o bien cuando ya están en ellas se ocupa de erradicarlo. Si se busca alejar a los insectos como ácaros o moscas, sólo hay que espolvorear el azufre en las hojas, cubriéndolas muy bien y repitiendo la rutina una vez a la semana.

Lo mismo sucede en el caso de detectar hongos, cuidando siempre de espolvorear el polvo de azufre en todas las hojas y de ambos lados.

La cantidad de azufre dependerá del tamaño de la planta pues la idea es que todas las hojas estén bien cubiertas.

Ahora empiezan a bajar las temperaturas, y en otoño desaparecen casi las plagas, y se reducen o desaparecen por completo estos fastidiosos bichitos. Aunque si me pongo en su lugar, yo haría lo mismo Me imagino siendo ese mosquito que merodea la pieza de fruta en el árbol, dulce, vistosa, llamativa, diciendo:- Cómeme-. Y yo… me la comería sin dudarlo.

No sé si conocéis la simbiosis de la hormiga y el pulgón, aparentemente las hormigas no suponen un plaga para los huertos, pero no es verdad lo llenan de pulgones, son excesivamente listas. Resulta que los pulgones gustan de hacer pequeños agujeros en las hojas de las plantas para que, como si de una soda se tratara, el pulgón sorbe la savia de la planta con su boca.
Las hormigas hambrientas que deambulan por las cercanías, en vez de comerse a los pulgones, se acercan a ellos y los "ordeñan". Para ello, la hormiga frota con sus antenas al pulgón y este responde segregando una sustancia llamada ligamaza.

Como si de un pequeño rebaño se tratara, las hormigas mueven a los pulgones a hojas frescas cuando las hojas se secan. Si llueve, las hormigas corren para resguardar a los pulgones de la lluvia, poniéndolos debajo de las hojas. Y si alguna mariquita intenta comerse algún pulgón, recibe una paliza por parte de las hormiguitas.
Como se ve, la hormiga se beneficia del pulgón al comer la ligamaza y a cambio este obtiene protección. Mutualismo en su máxima expresión. Me fascina observar el mundo de la hormiga. Es impresionante.

Bueno pues después de estas curiosidades, os dejo con un paseo por el huerto ecológico de José Antonio. Yo soy muy mala con el vídeo pero lo que importa es la intención. Solo es un paseo por el huerto de un amigo, oliva, dátiles, cebollas, lombardas, tomates...recién plantados para el invierno

Salud, zagales.

¿Qué es LA HUERTICA?

Como ya sabéis La Huertica es una asociación de pequeños agricultores tradicionales de la vega alta del Río Segura en Murcia. Cultivamos la tierra respetando su ciclo natural, sin usar abonos químicos, pesticidas o productos de síntesis. No utilizamos semillas ni organismos manipulados genéticamente.


No sólo buscamos los mejores productos de temporada para ti, también elegimos aquellas semillas cultivadas con sistemas de producción tradicional y sostenible. Evitamos grandes superficies de producción que desgastan la tierra y se centran en producir más y peor.


Seleccionamos los mejores productos de nuestra zona para que vosotros disfrutéis cada bocado en vuestra cocina. Se puede decir que somos tu “comprador de comida personal”, para hacer te la vida más fácil y más sabrosa.

Los beneficios de LA HUERTICA, son mutuos, vosotros accedéis a unos productos que no encontrareis fácilmente en vuestra ciudad y nosotros damos mejor salida a nuestros cultivos, facilitando una unión directa entre agricultor y consumidor.

Nuestros alimentos maduran de forma natural en nuestros campos hasta su momento óptimo de consumo y así vosotros disfrutáis al máximo sus nutrientes, eliminando días de espera en cámaras de frío y manipulados absurdos que no interesan. Otro día comentaremos las prácticas que más se utilizan en los almacenes de fruta y verdura (azufres, ceras, polvos, gases, etc). Todo para que esté bien bonito pero muy sintético.


LA HUERTICA nos lo pone fácil a todos. El agricultor se centra en producir y las tareas de marketing y distribución se las facilitamos nosotros, las tareas que más encarecen sus producciones.


Sabemos que la agricultura puede ser una profesión muy aislada pues muchos agricultores no tienen contacto con las personas que comen sus alimentos. Pero nuestro caso es distinto. Si pudierais ver la cara que ponen cuando les trasladamos vuestros comentarios, siempre buenos, algunos hasta se emocionan, y eso les motiva más y el resultado es siempre mejor.

Pues después de esta pequeña presentación, solo nos queda daros las gracias por confiar en nosotros, LA HUERTICA crece gracias a ti.

 

¡VENTE CONMIGO QUE TE LLEVE AL HUERTO!

Hola "huerteros" un año más... volvemos a la carga! Y un año más, volvemos a prometer que seleccionaremos los mejores productos de nuestros huertos para que llenéis vuestras despensas, tan ricamente. Palabra de "huertana".

Durante estos cinco años hemos vivido una experiencia maravillosa junto a vosotros, hemos crecido y aprendido juntos, y eso no se olvida. Solo podemos ponernos un objetivo, el hacer lo mejor cada día, y hacer lo para hacerte feliz.

Y lo vamos a conseguir, porque tenemos preparados los mejores productos de la vega de nuestro río Segura, desde Calasparra hasta Guardamar; y, por supuesto, lo mejor de nuestro Valle de Ricote. De Villanueva, Blanca, Ojos, Ricote, Archena y Ulea, donde tenemos nuestro campamento base. 

Empezamos siendo una pequeña familia de agricultores y ahora somos más de treinta, este año espero presentaros los a todos desde sus huertos. Pero como dicen por ahí que "una imagen vale más de mil palabras" os dejo un vídeo para que conozcáis donde cultivamos la mayoría de nuestros productos, nuestros sistemas de regadío, nuestros vergeles... en fin, nuestro paraíso. 


 

Recomendaciones de verano: come productos tradicionales de temporada allá donde vayas

En las antípodas no es igual. Pero aquí es llegar el verano y sin remedio se nos abren las ganas de todo lo que esté bueno y dé alegría. Por supuesto, eso incluye todo lo de comer y de beber. Encima, nuestro país tiene una envidiable diversidad geográfica. Eso ya sabéis que quiere decir que hay una montaña enorme de cosas de comer en cada sitio por el que pasamos. Da igual: norte, sur, a un lado o al otro. No hay que preocuparse… seguro que se come de maravilla.

Entre estas maravillas, es imprescindible señalar a una de las principales riquezas gastronómicas de España: las frutas y las verduras son dos de ellas y además mejor si son de nuestra huerta, dos muy sabrosas, ricas en agua para hidratarnos fácilmente, fuente de vitaminas y, con todos esos colores, manantial de antioxidantes. En efecto, las frutas y las verduras contienen entre un 80 a un 95% de agua, es decir, tienen pocas calorías pero aportan numerosos nutrientes. Todos habréis oído lo de las famosas ‘cinco al día’ refiriéndose a estos productos. Pues hay una buena noticia: podéis olvidarlo. Nada de cinco al día, que ya sabemos que sois forofos de lo verde, sabroso y sano, una servidora bajo el árbol se come más de seis piezas. Hoy en día sabemos que el beneficio máximo de estos alimentos se obtiene cuando tomamos DIEZ al día. Es verdad: el riesgo cardiovascular, del cáncer, etc. Se reduce drásticamente con esta cantidad que equivale alrededor de 800 gramos al día. Parece mucho, pero no lo creáis: entre la fruta del desayuno, la del postre de comida y cena (a veces cae alguna a media mañana o para la merienda), un buen plato de verdura cocinada y una ensalada, vamos prácticamente cubiertos.

Además, con la variedad de la época… imposible aburrirse. Dentro de las frutas llega en verano, como ya sabéis, un amplio abanico de posibilidades entre los que destacamos: la sandía, el melón, las fresas, los melocotones, las cerezas y las picotas, nectarinas, paraguayas… y dentro de las verduras y hortalizas: calabaza, nabo, pepino, tomates… además de otras que tenemos disponibles todo el año como: ajo, cebolla, lechuga, remolacha… con las que podremos combinarlas en infinidad de recetas ricas y saludables. Una buena ensalada que incluya una pieza de fruta como melón o manzana tendrá un sabor especial o una tostada de pan integral con queso batido y plátano sería una opción rica y sana. El característico gazpacho veraniego será un plato excelente que nos proporcionará el licopeno en su forma más eficaz junto a un chorrito de aceite de oliva virgen que aumenta su absorción por el organismo.

Un buen consejo es cocinar al vapor o al horno durante cortos períodos de tiempo para conservar mejor los diferentes nutrientes. Y recordad que frutas y verduras nos ayudan a un envejecimiento más saludable, a prevenir diversas enfermedades asociadas a fenómenos de oxidación como algunos cánceres, a controlar el colesterol sanguíneo y la glucosa…

Un detalle no menor es que además aportan una buena ración de fibra, tanto soluble como insoluble, que nos ayuda a mejorar nuestro tránsito intestinal, a controlar los niveles de glucemia y colesterol y a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Por si fuera poco, la fibra nos ayudará a quitarnos el apetito y evitar que picoteemos de otros alimentos más calóricos o quizá menos saludables entre horas. Un truco habitual es tomar una pieza de fruta antes de las comidas junto a un vaso de agua para aumentar la saciedad, especialmente una manzana  o un plátano. También de postre será una opción ideal evitando el mito de que engordarán o sentarán peor, o en el desayuno, media mañana o merienda.

Además, en esta época tenemos formas muy variadas de consumirlos para no cansarnos de ellos. En su forma natural, en batidos, granizados, cremas frías de verduras… Además podemos enriquecerlos nutricionalmente si adicionamos un poco de leche, un yogur, kéfir, bebidas vegetales como de soja… E incluso darle un toque con: frutos secos, semillas de chía, lino o sésamo espolvoreadas, una cucharada de chocolate negro en polvo, salvado de trigo, copos de avena, frutos rojos… Pudiendo probar infinidad de variedades posibles. Y si nos atrevemos, los granizamos para refrescarnos el doble e incluso hacemos helados saludables libres de azúcares añadidos como los polos de Sergio.

Con una dieta rica en estas frutas y hortalizas (sin olvidarnos de otros grupos de alimentos como el pescado, cereales integrales, frutos secos y las legumbres con los que completar los requerimientos diarios de energía y nutrientes), obtendremos una dieta equilibrada, variada y completa para el verano.

Nuestra alimentación siempre debe ir acompañada de ejercicio físico en los momentos del día de menos calor a ser posible y una adecuada hidratación especialmente en altas temperaturas donde el riesgo es mayor. No sé vosotros, pero por aquí cuando aprieta el calor no nos falta una dosis adecuada (léase moderada) de cerveza, preferiblemente Estrella de Levante, ya que no se ha inventado nada mejor ni más placentero en esa situación. Mucho mejor con algo de comer y con amigos, por supuesto.

Güerteros feliz verano y a que la fruta os acompañe…

LA HIGUERA: De Higos a Brevas.

La higuera común es una planta de origen asiático, presente desde tiempos ancestrales en la cuenca mediterránea. Está ampliamente extendida por toda la Península Ibérica y en la Región de Murcia es habitual encontrarla plantada en pequeños huertos, casi nunca falta, sobre todo en linderos de cultivo. De forma espontánea crece en roquedos, donde algún pájaro ha excretado en sus heces las semillas, también en ribazos. Mis padres cuentan que en la pos-guerra todos los zagales tenían como único afán robar higos bajo la higuera. 

Los frutos, al caer al suelo, ya están muy maduros y sus azúcares fermentan, produciéndose sustancias alcohólicas muy apreciadas por jabalíes y otros animales, que las buscan por sus efectos embriagadores y, literalmente, "se emborrachan".

Aunque el higo es un fruto de segunda categoría, por su difícil transporte y almacenamiento, que para consumirse fresco debe recolectarse como mucho unos pocos días antes, un producto típico murciano son los higos secos, cubiertos de una fina capa de harina, y el pan de higo, que se obtienen al dejar secar los frutos de la higuera al sol, durante poco más de una semana.

Por San Juan la higuera produce la primera generación de brevas, aquí se adelantan un poco, de mayor tamaño y no tanto dulzor, muy apreciadas por ser pocas. No todos los años a quien le gustan los higos come brevas, es muy común que el árbol las produzca en poca cantidad y den cuenta de éstas los pájaros. En septiembre se da la segunda generación de frutos y la más prolífica, rara es la higuera que ve recolectada todos sus frutos al final del verano, como cada año muchos de ellos caen al suelo.

Muchas partes de la planta producen latex, es decir, cuando son cortadas expulsan un líquido blanquecino y pegajoso, algo caustico, que por su pH puede causar picaduras e irritación en la piel. Se trata de una sustancia de desecho, que acumulan muchas plantas en sus tejidos y que la hace un poco desagradable, cuando no tóxica, para los herbívoros.

En la Región de Murcia son frecuentes los ejemplares naturalizados, salvajes, que se retuercen hacia el cielo. Por lo general presentan porte arbustivo, sin tronco y están ramificados desde la base, desarrollándose de forma retorcida y desafiando a la gravedad sobre el cortado de paredones. Estas higueras silvestres o asilvestradas, propias de roquedos, que colonizan hasta pequeñas fisuras, reciben el nombre de cabrahigo.

Plantadas en huertas y en terrazas de cultivo de secano, además de las variedades típicas (verdales y negrales), se encuentran higueras de higos cada vez más raros y escasos (rojetes, egipcios, etc.), incluso algunas de las más viejas y decrépitas pueden corresponder a ejemplares únicos, posiblemente al borde de la desaparición.

Las hojas de la higuera son de las últimas en caer de los árboles caducifolios en la Región de Murcia y anuncian que el invierno ha llegado definitivamente para quedarse. Cuando brotan de nuevo, a finales de febrero o a comienzos de marzo, tampoco hay vuelta atrás, la primavera despierta y no volverá el frío invernal..."the summer is coming".


 

El Tomate de Mutxamel... Delicioso.

 

Hace tiempo que queríamos rendirle un pequeño homenaje a ese tomate del terreno que hemos empezado a incluir en nuestro enlace, del terreno de Muchamiel (Alicante), ¡claro!, “El mejor tomate” según las abuelas. Pero primero conozcamos un poco sobre esa fruta que comemos como hortaliza y que, a una servidora, le gusta con locura.


La palabra tomate procede del azteca Nahuatl, de la familia de las lenguas mayas. Su nombre científico es Solanaceae Lycopersicum Esculentum. Se tiene constancia de su cultivo en el 700 a.C. en Mesoamérica, aunque originalmente proviene de los Andes, mucho antes de que se desarrollase la civilización inca.

Los primeros tomates llegaron a Europa a través de los conquistadores españoles en el siglo XVI, presentando un color amarillo. De ahí viene su denominación como pomodoro en Italia (pomo doro, manzana de oro, ya os he hablado otros años de esta historia) fue el nombre que en 1554 le puso el botánico italiano Piero Andrea Mattioli). También en la Francia del siglo XVIII se bautizó a la hortaliza como pomme d'amour o manzana de amor.

Bernal Díaz del Castillo, en su Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, cita por primera vez en Europa al tomate. Setenta años después, aparece de nuevo mencionado como planta medicinal, detalle importante ya que hasta entonces se consideraba venenosa por parecerse a otros frutos de esta categoría existentes en Europa.

A finales del siglo XVII el tomate se convierte en la base de la actual dieta mediterránea, especialmente en la cocina italiana y española, que adaptan rápidamente este ingrediente a sus platos.

Las principales variedades de tomate que actualmente se comercializan son las siguientes: tipos Beef, Marmande, Vemone, Moneymaker, Cocktail, Cereza (Cherry), Larga Vida, Liso y Ramillete. Pero nosotros no hablamos de clases comerciales carentes de sabor, vamos a hablar de nuestro tomate del terreno, del terreno de Muchamiel, para los alicantinos y murcianos, es el mejor tomate del verano y además el más tradicional.

El tomate Muchamiel o Mutxamel es una variedad de tomate autóctona del pueblecito de Mutxamel (Alicante) donde se cultiva desde muy antiguo. Siempre se ha caracterizado por su buen sabor y olor a tomate tradicional.

La tomatera es de crecimiento indeterminado y muy vigorosa. Los tomates son de color rojo, con cuello verde y una forma globosa acostillada.

Clima. El tomate Muchamiel es un cultivo de climas cálidos, con temperaturas altas y mucho sol.

Suelo. Requiere suelos ricos en materia orgánica y bien trabajados.

Abonado. Es realmente exigente en nutrientes, requiere un buen abonado de fondo y posteriormente abonados superficiales.

Riego. También es exigente en el riego, riegos abundantes y frecuentes.

La siembra se realiza desde el mes de diciembre hasta mayo siempre en cama caliente o semilleros protegidos del frío y las heladas. Una vez llegada la primavera y las temperaturas sean más altas se realiza su trasplante definitivo al huerto. Se empiezan a recolectar en mayo y duran hasta octubre.

Reconocer el auténtico tomate de Muchamiel pasa por un entrenado paladar, a simple vista no es sencillo, se trata de un tomate multilobular, de buen calibre, de piel fina y color entreverado, que va del verde al rojo a medida que madura, con una pulpa muy carnosa y dulce. El sabor, independientemente de si nos gustan los tomates más dulces o con un punto más destacado en acidez, es delicioso.

Los tomates contienen numerosos componentes muy beneficiosos para la salud, y por ello es un excelente integrante de nuestra dieta. El licopeno, sustancia que le da su color rojo, tiene propiedades antioxidantes y previene algunos cánceres y el envejecimiento. Además, es bastante rico en vitaminas A y C, potasio y calcio.


La Ciruela murciana, sale al mercado.


El origen de la ciruela parece remontarse a las zonas del Cáucaso, Anatolia (área de la actual Turquía) y Persia (actual Irán). A través de los escritos de historiadores griegos y romanos sabemos que esta fruta era tratada como salvaje por los helenos y que los romanos ya conocían diferentes variedades.

La ciruela es la fruta del ciruelo, un árbol cuyo cultivo se encuentra muy extendido desde mediados del siglo XX en la Región de Murcia, principalmente en los municipios de Cieza, Calasparra, Cehegín, Abarán y Lorquí. Aquí al “laíto”.

Los distintos periodos de floración y recolección, así como las numerosas variedades de ciruela, propician que se puedan adquirir en el mercado desde finales de abril hasta el mes de septiembre.


En la región se obtienen principalmente ciruelas Golden Japan o Japonesa, Santa Rosa, Red beauty y Claudia Reina Verde, la gran reina del mercado murciano, pero esa será en septiembre.

El ciruelo es un frutal caducifolio que puede alcanzar los 6 metros de altura, por lo que se considera de porte medio. La corteza de su tronco desarrolla un color grisáceo-parduzco, de ramas rectas, presentando algunas de sus variedades espinas robustas y puntiagudas (como el Santa Rosa y ciruelo silvestre). Las hojas se caracterizan por su forma ovalada o elíptica, con borde aserrado, dientes poco agudos y un color verde pálido en el haz. En su época de floración, entre febrero y abril, sus ramas se asemejan a un manto de color ya que se cubren de flores blancas agrupadas. La longevidad de este frutal puede alcanzar los 50-60 años en variedades como la Golden Japan o Japonesa.

La ciruela es una fruta de forma redondeada u oval con estructura acorazonada, atravesada por un surco que la recorre longitudinalmente dividiéndola prácticamente en dos. Su hueso es oblongo, con dos semillas en el interior que, transcurrido un mes, pierden su facultad germinativa. Generalmente posee 7 centímetros de diámetro y un peso de 65 gramos, mostrando un color de piel y pulpa uniforme e intensa. Cada variedad presenta un color y un sabor diferentes pudiendo darse:

  • Amarillas, con un sabor ácido y mucho jugo.
  • Rojas, jugosas y dulces.
  • Violáceas o negras, son muy adecuadas para cocinarlas en postres u otras recetas.
  • Verdes, son denominadas Claudias, destacando su dulzor.

Entre las variedades de ciruela que podemos encontrar en el mercado, cuatro presentan una mayor densidad de cultivo en la Región de Murcia:

Red beauty. Esta es la clase que llevaremos esta semana, la más temprana. El color de su piel es muy oscuro, vinoso, contrastando con su pulpa amarilla, carnosa y jugosa.

Golden Japan o Japonesa. Se trata de una fruta de piel amarilla clara, brillante, gruesa, resistente, de pulpa muy jugosa y dulce.

Santa Rosa. Proviene de las ciruelas silvestres asiáticas y posee frutos grandes redondeados y acorazonados. Destaca el color rojo intenso de su piel en contraste con su jugosa carne amarillo- ámbar de sabor dulce y perfumado. Se trata de una variedad muy delicada, que sale al mercado a mediados de julio. Esta fruta se estropea con facilidad por lo que su producción está siendo sustituida por otras más resistentes.

Claudia Reina Verde. Se trata de una ciruela con sabor muy dulce, la más apreciada de las variedades cultivadas en la región. Dulce, exquisita, considerada la reina del mercado. Sus colores son verde oscuro en la piel y verde pálido o amarillento en su refrescante y jugosa pulpa. Posee un tamaño menor que el de las otras tres variedades, presentando un hueso con dos semillas. Estas propiedades la hacen ideal para consumirla al fresco y elaboración de compotas, conservas, confituras, mermeladas o gelatinas. La recolección de estos ciruelos serán en septiembre.

Valores nutritivos

Las ciruelas están compuestas principalmente por agua, incluyendo además un aporte básico en minerales, vitaminas y fibras.

La provitamina A (que una vez consumida se transforma en vitamina A) y la vitamina E, que poseen para nuestro organismo propiedades antioxidantes, y ayudan a mejorar la visión, el buen estado de la piel, pelo, mucosas, huesos y la resistencia del sistema inmunológico. En cuanto a la composición mineral, son ricas en potasio, necesario para la actividad muscular.

Otro de los componentes de estas frutas son los antocianos, que proporcionan acción antiséptica y antioxidante bloqueando los radicales libres permitiendo disminuir el mal colesterol y combatir algunos procesos infecciosos así como la formación de arteriosclerosis, reduciendo el riesgo cardiovascular y cerebrovascular.

Pero si existe una cualidad de la ciruela popularmente reconocida es su acción laxante gracias a su contenido en fibra, en sorbitol y derivados de la hifroxifebilxantina, que estimulan la actividad de los músculos del colon y protegen la mucosa intestinal, por lo que es ideal para el desayuno como prevención de los problemas de estreñimiento.

 

El Melocotón del Valle de Ricote.

El melocotón es originario de China al igual que el albaricoque. Se han encontrado indicios de que su cultivo se remonta 3.000 años, siendo en la actualidad un símbolo de longevidad e inmortalidad, así como un motivo decorativo que acompaña a la cerámica del país desde hace siglos. Desde China fueron introducidos en Persia (actual Irán) a través de diversas rutas comerciales abiertas entre montañas, donde los descubrió Alejandro Magno llevándolos durante el siglo IV a.C. a Grecia. De este recorrido desde Asia a Europa conserva su nombre latino Persicum pomum o fruta de Persia. Sería pasados muchos siglos, en la Edad Media, cuando el cultivo y consumo de este fruto se extendería por toda Europa, desarrollando una expansión definitiva a lo largo del siglo XIX. Hoy en día, el melocotonero se encuentra distribuido por todos los rincones del mundo al ser una de las frutas preferidas en el consumo al fresco, en zumos o en recetas elaboradas.

En nuestro país destacan por la densidad en cultivos de esta fruta Extremadura, Tarragona, Barcelona, Aragón, Lérida, Sevilla, Huelva, Valencia y Murcia. Dentro de la Región de Murcia se encuentra el municipio líder en producción mundial de melocotón, Cieza (vecina nuestra). La tradición del consumo de melocotón en esta zona se remonta al periodo de ocupación romana, tal como muestran los restos vegetales pertenecientes al siglo III d.C. encontrados en la Cueva-Sima de La Serreta. Pero también se hallaron huesos de esta fruta en el yacimiento islámico de Siyasa datado en los siglos XI-XIII, durante la dominación musulmana de la Península Ibérica.

Las variedades más representativas de nuestra zona son:

Carson. La producción de este melocotonero se puede catalogar de alta, presentando un fruto de tamaño medio, forma redondeada, color amarillo-naranja con fondo brillante ligeramente difuminado en rojo para la piel y amarillo-naranja para la pulpa. De sabor agradable y textura firme. Es el que tenemos esta semana.

Catherina. Se trata de uno de los árboles más vigorosos y productivos. Su fruto posee forma redondeada tamaño medio, con piel de color amarillo-anaranjado y pulpa amarilla, de textura firme y sabroso al gusto. El mercado de esta variedad ha aumentado en los últimos años debido a su calidad y la prontitud de recolección.

Baby Gold. Al igual que las dos variedades anteriores, proviene de un árbol muy vigoroso y productivo. Su tamaño es medio-grueso, con forma redonda y pulpa de color amarillo-anaranjado que presenta ligeras vetas rojas al aproximarse al hueso. Se adapta al frío de regiones septentrionales.

Andross. De producción y vigor medios, sus frutos son gruesos de excelente calidad y con pulpa de color amarillo claro que una vez madura contiene un ligero veteado en rojo.

Sudnell. Es la variedad más vigorosa y productiva de las que se cultivan en la Región de Murcia, con un fruto medio-grueso redondo, de agradable sabor, textura firme y hueso pequeño.

Por aquí se dan también otras variedades menos extendidas entre las que podemos encontrar las Pipas o Brasileño, Vesubio, Fortuna, Marujas, Jerónimos y Calabaceros, estos tres últimos autóctonos de la zona. Los más tradicionales pero esos no los probaréis, pues son en agosto.

La época de temporada de los melocotones comprende desde el mes de mayo a septiembre, la estación de verano. A través del color se puede conocer si está en condiciones óptimas de consumo: alcanza su grado de madurez cuando el último resquicio de verdor se torna amarillo. También es identificable esta circunstancia cuando su olor es suave, aromático y afrutado. Los nuestros inundaban de aroma el local esta semana.

Cuando los tenemos ya en casa, se deben conservar en la nevera separados de otras frutas. Si no han alcanzado su grado de madurez es preferible mantenerlos a temperatura ambiente hasta que concluyan su proceso alcanzando las características comentadas.

En la Región de Murcia, durante buena parte del siglo XX ha existido una prolífica industria de conservas en municipios como Molina de Segura o Alguazas, que permitía consumir el melocotón durante cualquier época del año.

Así que a comer melocotón.

La Cereza de Jumilla.

Proviene originalmente de alguna zona comprendida entre Grecia y el Mar Negro. Su cultivo fue extendido por los romanos a toda Europa y hasta hoy que se cultivan cerezas por todo el mundo.

El cerezo es un árbol de las muchas especies de Cerasus. Aparte del fruto de los cerezos, la cereza,  el distintivo más reconocible es su bella floración. Las flores no aguantan temperaturas inferiores a los -3ºC. La hermosa estampa de los cerezos en flor ha hecho que sea un árbol muy apreciado para la decoración de jardines aprovechando su esplendorosa floración. Los campos en floración son una pasada… Para poder disfrutar de buenas cerezas es importante tener en cuenta el proceso de polinización. Puede alcanzar alturas de hasta 25 metros. Tiene un porte derecho y firme con tendencia a tener la copa estrecha. Su corteza es grisácea con tonos rojizos y con una peculiar disposición en forma de placas divididas por fisuras. Es un árbol de hoja caduca al que le gustan la mayoría de los tipos de suelos excepto con los que sean muy húmedos. Sus hojas, por lo general, se vuelven rojas en otoño.

Crece con rapidez, puede llegar a crecer un metro por año, y da cerezas a partir del segundo año llegando a ser, en ocasiones, de producción abundante ese mismo año. No precisan de grandes dosis de agua pero prefiere no tener que pasar por sequías prolongadas. Su porte y dureza de la madera le hace soportar el viento y las nevadas sin grandes problemas.

Los cerezos se distinguen, también, por los pocos cuidados que necesitan para su crecimiento y producción. Es un árbol fuerte y tiene tendencia a enraizar de forma profunda y ocupando grandes espacios del subsuelo. Pueden llegar, con facilidad, a ser centenarios pero a estas edades tienden a estar muy castigados por las enfermedades. Resisten perfectamente el frío pero se encuentran mejor en climas no tan duros como los nuestros. Prefiere estar el máximo de tiempo a plena exposición solar. A partir de mediados de mayo se pueden empezar a recolectar.

Las diferentes variedades de cerezos se distinguen por las características diferentes de las cerezas. Puede variar su tiempo de maduración, el tacto y gusto de su pulpa y el grado de acidez de la cereza.

Nuestra clase es la mejor adaptada al suelo murciano, Sweet Heart son de un rojo muy oscuro, grandes, dulces y jugosas. 

Propiedades de las cerezas

  • Posee propiedades mineralizantes, desintoxicantes y antiinflamatorias.
  • Ayudan a eliminar los niveles de ácido úrico en la sangre.
  • Es laxante y diurética gracias a su contenido en fibra, agua y potasio.
  • Ayuda a prevenir la anemia.
  • Las cerezas son ideales ante la desmineralización de los huesos por su aporte en Hierro, Calcio y vitamina C, siendo aconsejable en la pre-menopausia.
  • Su riqueza en bioflavonoides, evitan la degeneración celular.
  • La riqueza en melatonina de las cerezas agrias hace aconsejable su consumo para tratar el insomnio.
  • Son muy ricas en antioxidantes por lo que su consumo ayuda a combatir los radicales libres.
  • Es una fruta muy aconsejable para realizar dietas depurativas pues es rica en potasio y tiene un alto contenido de agua.
  • Nos aportan una gran cantidad de beta-caroteno y también vitamina E.
  • Ayudan a cuidar la salud de nuestro cerebro previniendo la pérdida de memoria.
  • Su consumo es muy aconsejable para deportistas. 
Así que ya sabéis a comer cerezas que además es una fruta que durará de tres a cuatro semanas, aquí en cuanto llegué el calor de junio llegarán a su fin. Que las disfrutéis con salud. 

La Nectarina, de mi pueblo.

Si acudimos a la definición del Diccionario de la Real Academia Española, la nectarina es una fruta que resulta del injerto de ciruelo y melocotonero. Una errata enorme.  De hecho, la Universidad Miguel Hernández de Elche ya solicitó el año pasado que se modificase esta definición. "Las nectarinas no vienen del cruce entre ciruela y melocotón si no de mutaciones naturales que han tenido lugar de forma espontánea y que han sido seleccionadas por los agricultores".

Hay expertos que aseguran con rotundidad que esta fruta existía en China hace más de 2.000 años, como el melocotón más o menos.

Se trata de árboles que encontramos en zonas de poca altitud que no necesitan un reposo invernal largo, tal como sucede con el melocotonero y que prefieren inviernos cortos y veranos largos. Por eso su cultivo, en general el de la fruta de hueso, se desarrolla así de bien en nuestro Valle de Ricote.

Las nectarinas son unas de las frutas del verano con un sabor tropical y dulce  aunque  más ácido que el melocotón, de sabor singular,  su nombre es un claro referente al néctar y la dulzura especial que poseen.

Además de su delicioso sabor. ¿Qué beneficios nos aporta su consumo?

Para los que quieren cuidarse:

La nectarina es una fruta que a pesar de su sabor dulce, es baja en calorías, aporta tan solo 76 Kcal por 200 g, lo que equivale a una pieza de fruta de tamaño normal. ¡Menos que una manzana! Así que si pensabas que engordaba, nada más lejos de la realidad. Si necesitas controlar las calorías, no puede faltar en tú frutero.
Para estómagos delicados
Esta fruta posee una piel fina y suave, que hace que las digestiones sean mucho más fáciles. Si tienes un estómago delicado o te cuesta hacer las digestiones, elegir nectarina como postre puede ayudarte a minimizar problemas después de comer.
Con alto contenido en fibra
Una nectarina aporta casi 4 gramos de fibra, una cantidad nada despreciable de fibra que ayuda a combatir el estreñimiento y mantener en buen estado la flora bacteriana intestinal, implicada en el equilibrio intestinal y la adecuada utilización de los nutrientes. Además, para esos momentos en que necesitas comer algo y matar el hambre, te resultará muy útil.
Fuente de carotenos
Esta fruta presenta cantidades altas de carotenos, sustancias que protegen a nuestro organismo de las agresiones externas y el envejecimiento prematuro. Además ayuda a proteger y mantener sana nuestra piel. ¿Qué más podemos pedir?
Extra de minerales
Rica en fósforo, potasio y magnesio ayuda a regular tu organismo y que funcione adecuadamente. ¡Tómala para conseguir un aporte extra de estos minerales!.
Ayuda a hidratarnos.
Por su alto contenido en agua, esta fruta resulta muy refrescante para las épocas de calor, ayudando a mantenernos hidratados, a la vez que nos ayuda a eliminar las sustancias que nuestro organismo no necesita. 


 

La Naranja Valencia Late, la última de la temporada.

Hoy queremos hablaros de la última clase de naranja que tendremos este año, la clase Valencia Late. Para nosotros es la más querida porque es la última, ya no habrá más naranjas hasta noviembre… son una de las variedades más importantes a nivel mundial, cuya principal característica es su elevada cantidad de zumo.

La Huertica este año ha recogido desde noviembre hasta ahora todas las clases de navel. Recordemos que inauguramos temporada este año con la clase navelina, después vino la clase navel, después la navel lane y por útimo la navel lane late que es la clase que habéis estado probando este último mes, perfecta para mesa. De esta clase nos queda poco y como ya están empezando a pasarse las notaréis más secas, porque el árbol ya coge fuerza del fruto, y se deterioran con más facilidad porque no las manipulamos para alargar su conservación y porque ya han llegado a su fin. Ahora nos toca cambiar de variedad y despedirnos de ellas hasta el año que viene.

La naranja Valencia Late pertenece al grupo de las naranjas blancas y, como el nombre puede engañar, os confirmamos que no tiene nada a que ver que su origen sea de Valencia, ya que esta variedad se originó posiblemente en Portugal. Late, en ingles, quiere decir tarde y de hecho, empiezan sobre el mes de abril y pueden permanecer en el árbol hasta el verano, finales de junio o más, dependiendo de la climatología y de las  buenas condiciones que tenemos por aquí.

Son naranjas muy jugosas y dulces, con un grado más de acidez que la navel lane late. Su tamaño es un poco menor que el de éstas, es decir, son de tamaño mediano y de forma redondeada. Su corteza es muy anaranjada y, aunque fina, a veces algo rugosa. La pulpa tiene buen y agradable color, con un alto contenido en zumo de atractivo color y sabor, en ocasiones ligeramente más ácido que otras variedades de naranja.

La Valencia Late también es aconsejada para mesa, aunque no tiene casi pulpa, la poca que lleva es muy resistente y no permite disfrutar plenamente de su sabor.

Atención: La temporada de la naranja en España es de octubre a junio aproximadamente y en el hemisferio Sur al revés, por lo que si tomas naranjas desde agosto a octubre, o son de cámara o vienen de bastante lejos.

Gracias por leernos, de nuevo y salud para todos.

El Albaricoque de mi pueblo

El “albercoque”, “bercoque” ,“albaricoque” o como queramos llamarlo, con una gama de colores con tonos amarillentos, anaranjados o rosados dependiendo de la variedad, llena de color nuestra HUERTICA. Su piel es aterciopelada, con una pulpa amarillenta-encarnada de sabores que van desde el dulce al agridulce y con hueso liso en forma de almendra.   Es bajo en calorías y contiene vitaminas A y C, aportando a la dieta potasio, fósforo, calcio y un gran contenido en fibra, adecuado para mejorar la visión nocturna, un eficaz antianémico, mejora los intestinos delicados, previene el raquitismo, ayuda con el insomnio, su piel actúa como laxante, es recomendable para afecciones de la piel o del sistema respiratorio y estimula el crecimiento infantil.

El albaricoque tiene su origen en zonas templadas de Asia como Corea del Norte o Manchuria, no obstante las primeras referencias acerca del cultivo de esta fruta se recogen en China, concretamente en el año 3000 a.C. Las rutas de especias que comunicaban Asia y Europa, así como el poder imperialista de la cultura romana, hicieron que fueran estos los que introdujeran el albaricoque en el continente europeo, a través de la actual Armenia, de donde deriva su nombre: Prunus armeniaca.

Su nombre en inglés y francés provienen del español, que a su vez parece mostrar influencias árabes (al-burquk) y latinas (praecoquus), haciendo referencia a la prontitud de su floración en verano. En la Región de Murcia se conoce también con otros nombres coloquiales, localismos como por ejemplo" albercoque" o "bercoque".

Las variedades Bulida, Mauricio, Valencianos, Real Fino, Moniquí y de clases Mirlo son las de mayor densidad en la Región de Murcia y más tradicionales, siendo muy sensibles a las heladas desde que nace el cuajo del fruto hasta que su hueso queda endurecido, porque son clases muy tempranas.

Estas variedades de albaricoque se han adaptado al clima de la Región de Murcia: la Bulida habitual en todo el territorio, Mauricio y Valencianos localizadas en la Vega Media, el Real Fino ubicada en el valle del Río Mula (Mula y Pliego), así como el Moniquí y los de clase Mirlo cultivados en la Vega Alta (Cieza y Abarán). Toda la producción de albaricoque que consumiréis estos dos meses será de mi pueblo, de Ulea de nuestro querido Evaristo Ayaga (en la foto), productor, sabio y amigo. Empezaremos con los “Valencianos”, los más apreciados porque son los primeros junto con el Mirlo naranja, les seguirán los “Mauricio”, los más dulces y de tamaño pequeño, después los “Bulidas”, especiales para hacer mermelada por su dulzura y la suave textura de tu pulpa, y como remate final de temporada, el “Mirlo rosa”, son esos que parecen que tienen coloretes.

La tradición del albaricoque murciano puede cambiar en los próximos años ya que durante el mes de octubre de 2007, un grupo de investigación del CEBAS (Centro de Edafología y Biología Aplicada de Segura) presentó la obtención de 5 nuevas variedades proyectadas para consumir en fresco con los siguientes nombres: Estrella, Rosa, Sublime, Maravilla y Toñi, que según los expertos representan una alternativa comercial a las cultivadas tradicionalmente en la Región. ¿Sabéis qué significa esto? Que las clases tradicionales de albaricoques se están perdiendo. Fomentan la producción de nuevas clases con nueva patente, que producen mucho y no saben a “ná”. No os preocupéis, esos La Huertica no los tendrá.  ¡Que los disfrutéis! 

Gracias por el “ratico” y salud para todos.

EL NÍSPERO INAUGURA LA TEMPORADA DE FRUTA DE HUESO.

La carne de esta fruta, jugosa, carnosa, de sabor dulce, con ligeros toques ácidos refrescantes, resulta ideal para empezar un desayuno o concluir una comida o cena.

El níspero que habitualmente se cultiva en nuestras tierras proviene del nisperero japonés o Eryobotria japónica, un árbol de pequeño porte, aunque en ocasiones excepcionales puede alcanzar los 9 metros, perteneciente a la familia de las rosáceas, que tiene su origen en el continente asiático. Aunque el nombre original de este árbol hace mención a Japón, los primeros ejemplares de Eryobotria japónica se desarrollaron probablemente en China oriental. Desde este emplazamiento se introducirían en el país nipón y durante el siglo XVIII los contactos entre Asia y Europa harían que llegasen al viejo continente, en un principio como árbol ornamental. Sería ya en el siglo XIX cuando se extendería su cultivo y consumo entre la población europea, principalmente en la vertiente mediterránea, adaptándose con cierta facilidad gracias a sus condiciones climáticas. En España serían introducidos a principios del siglo XIX por el 'capitán Roig', un marino mercante.

El níspero comienza ahora a recogerse, se han adelantado un poco este año, desde abril hasta junio, incluso llegando las variedades de maduración tardía a los primeros días del verano.

El nisperero es un árbol que, aunque soporta los rigores del invierno, no produce frutos en zonas cuyas temperaturas bajen de los 10º C ya que es un habitante de climas templados. Además, agradece las temperaturas otoñales e invernales suaves, como las nuestras, que muestran ciertas franjas litorales, precisamente en sus períodos de floración y fructificación. Así, los países mediterráneos son algunos de los privilegiados en contar con estos ejemplares en sus tierras.

No obstante, las plantaciones de este árbol deben evitar localizaciones donde sean frecuentes los vientos fuertes, ya que sus hojas en movimiento pueden dañar los delicados frutos. Los suelos que presentan las mejores características para el cultivo de nispereros son aquellos que poseen buen drenaje, arenosos o arcillosos. Al tratarse de frutos tan sensibles y delicados, su recolección es habitual realizarla con herramientas protegidas, almohadilladas, para no causar deterioros en la piel exterior del níspero, ni en su carne.

El níspero es un alimento que puede permanecer durante varios días en el refrigerador sin perder sus cualidades culinarias. Si se da el caso de encontrar ejemplares que aún no han alcanzado su punto óptimo de madurez es necesario introducirlos en el congelador, envueltos en papel de aluminio durante un día.

Al igual que ocurre con la mayoría de frutas, el componente mayoritario en el níspero es el agua, seguida por azúcares como la fructosa y la glucosa. Además, muestra porcentajes elevados de fibra y taninos.

Los nuestros esta semana son de mi primo Benjamín.

EL GUISANTE VERDE O ARVEJA.

 

Los guisantes verdes, arvejas o chicharros son frutos de la planta del guisante, perteneciente a la familia de las Papilionáceas, al igual que otras especies como el algarrobo, el árbol del amor o las habas, y cuyo nombre botánico es Pisum sativum.

Aunque en muchas zonas sean considerados una hortaliza, en realidad se trata de una legumbre cuyo origen se remonta al X milenio a.C. en las zonas de Oriente Medio y Asia Central. Su introducción en Europa se produciría en el II milenio a.C., aunque no sería hasta la Edad Media cuando comenzó a producirse para consumo humano, siendo utilizado hasta ese momento sólo como pienso de animales. En la Región de Murcia uno de los primeros vestigios que denotan el consumo de guisantes se remonta a yacimientos arqueológicos de Cieza donde parece que uno de los ingredientes que formaban parte de su dieta alimenticia eran estas legumbres, junto con los garbanzos.

Los criterios seguidos para clasificar las numerosas variedades de guisantes se apoyan en factores como el tamaño de la planta, el período de plantación o el color y características de sus frutos. Variedades enanas, trepadoras o de enrame. Variedades tempranas donde la siembra se realiza en octubre consiguiendo madurar sus frutos durante todo el invierno hasta primavera (las que tenemos ahora que terminan ya). Y las variedades tardías. Se siembran ahora en primavera y se consumen en verano.

Una vez cortados para consumir en fresco, es necesario comerlos rápidamente pues comienzan a secarse y los azúcares, abundantes durante la etapa de maduración, se van transformando en almidón, perdiendo sabor, textura y propiedades alimenticias. Aconsejamos siempre que los guardéis en la nevera envueltos con un paño humedecido porque aguantan más.

Es muy importante controlar y reducir los tiempos de la cocción de estas legumbres pues poco a poco desaparecen las proteínas y vitaminas. También es aconsejable realizar este proceso con un nivel muy bajo de agua o cocinarlos al vapor.

Los guisantes están compuestos en su mayor parte de agua, poseen un efecto regulador del azúcar en sangre que interviene en el mantenimiento de los niveles. Su contenido en fibra le proporciona la cualidad de favorecer el tránsito intestinal aliviando el estreñimiento, evitando así el exceso de sustancias sedimentadas en las paredes del colon. Son buenos, ricos y completos, y por supuesto mejor frescos. Gracias por leernos, una vez más. Salud!

EL CALABACÍN MURCIANO.

El calabacín es una verdura que se ha hecho muy popular en los últimos años, ya que es sabrosa, nutritiva y baja en calorías. Su uso culinario es amplio y variado: rellenos, en tempura, en tortilla, asados ¡y mucho más! Recuerdo aquellos bocadillos de zarangollo con un huevo frito dentro que me hacía mi abuela…

Proveniente de la familia de las Cucurbitáceas, el calabacín (o Cucurbita pepo, se cultiva desde hace muchísimos años y su cosecha se extendió por zonas templadas como Egipto, Grecia o Italia. Los árabes fueron los pioneros en el cultivo y producción de esta verdura por las regiones más occidentales del Mar Mediterráneo, resultando un alimento muy usado por las clases medias y bajas durante la Edad Media. En la actualidad los principales productores mundiales de esta verdura son Holanda, América del Norte, Marruecos, Italia y España (Murcia).  En la Región de Murcia se cultiva en casi todo su territorio concentrándose principalmente en los municipios de Torre Pacheco, Cartagena, Murcia y Molina de Segura. Todo el mundo que tiene tierra, cultiva calabacín. Es el ingrediente principal de uno de los platos con más tradición en la Huerta de Murcia: el zarangollo. También es muy típico encontrarlo en las preparaciones de verduras a la plancha y revuelto de verduras, sin necesidad de pelarlo una vez que esté lavado, aprovechando de esta forma todos sus nutrientes.

El componente que define el calabacín es el agua, seguido por los hidratos de carbono, conteniendo unos niveles extremadamente bajos de grasas y proteínas. Debido a estas particulares, y unido a su aporte de fibra, es un alimento idóneo para personas con problemas de sobrepeso.

Contiene vitaminas C, B y A, además de minerales como el magnesio, sodio, yodo, hierro, calcio y potasio. Estas sustancias generan ciertos beneficios para el ser humano como por ejemplo ayudan en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético o en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. Además poseen acción antioxidante, regula los niveles de agua en la célula, así como mejora el funcionamiento intestinal y digestivo.

Entonces si es beneficioso y fácil de cultivar… ¿por qué no cultivar tus propios calabacines en tu huerto en casa? Además, estamos justo en la época de poner semilleros para después colocar el plantín en maceta. No te preocupes yo te enseño.

La época de siembra es de marzo a septiembre. El calabacín necesita un clima cálido para germinar como el nuestro. Para cultivar el calabacín, puedes hacer la siembra directamente en tierra (si dispones de alguna superficie de huerto) o poner las en un semillero, a razón de 2-3 semillas por hoyo, a una profundidad de 2 cms. Las semillas se siembran juntas porque el objetivo es que al emerger rompan la costra del suelo con mayor facilidad. Una vez colocadas, hay que cubrirlas con 3-4 cms. de tierra. Una vez que se haya producido la germinación, se recomienda dejar crecer sólo un plantín por hoyo. Para ello se debe elegir la más fuerte y descartar las otras.

Suelo. El calabacín es muy poco exigente con el suelo y se adapta con facilidad a todo tipo, aunque prefiere aquellos profundos y bien drenados. En cuanto a los fertilizantes, los abonos simples son los que más se utilizan, los excrementos de caballo.

El riego. Si piensas cultivar calabacín en tu huerto urbano, debes saber que el calabacín es una planta exigente en humedad, que precisa riegos más frecuentes con la aparición de los primeros frutos ¡sólo hay que ver su composición! No obstante, al principio de la siembra no son convenientes los excesos de agua, ya que los encharcamientos son perjudiciales para el buen desarrollo de la planta.

Al realizar el trasplante, si pusiste semillero y quieres pasar lo a maceta,  se debe hacer un riego profundo para afianzar las raíces y no se debe volver a regar la planta hasta que las hojas se vean como “alicaídos”; ahí se realizará nuevamente un riego profundo. Éstos pasos deben repetirse hasta que comience a crecer la flor. A partir de allí, el suelo se mantendrá húmedo pero sin excesos de agua.

Plagas y enfermedades. ¿Cuáles son las plagas y enfermedades que afectan principalmente a la hora de cultivar calabacín en tu huero en casa? Veamos:

Araña roja: estos insectos afectan gravemente a la planta durante su primera fase de desarrollo, por ello se recomienda vigilar la planta en esta instancia.

Mosca blanca: este insecto produce el amarillamiento y debilitamiento de la planta. La forma de combatir esta plaga puede ser cultivar plantas aromáticas repelentes como la albahaca.

Pulgones: el peligro de los pulgones reside en que forman colonias y se distribuyen en focos que se dispersan principalmente en primavera y otoño.

Otras plagas y enfermedades: trips, nematodos, minadores de hojas

¿Sabías que…? Si plantas el calabacín junto a la capuchina, alejará a los pulgones y a las chinches, y mejorará su sabor; es una planta muy beneficiosa para este cultivo. También la puedes plantar junto al Tagete o clavel moro, una planta ornamental, útil para evitar nematodos. Aunque podéis encontrar algún truco ecológico en youtube para combatir estas plagas que son las más comunes.

La poda. En el calabacín no se realiza la poda de formación, por lo cual la poda se ve reducida a la limpieza de brotes secundarios que deben ser eliminados cuanto antes.

La cosecha. Si tu huerto urbano ha dado una buena acogida al calabacín, la recolección del calabacín se hará 40 días después de la siembra, y continuará de acuerdo al crecimiento de la planta, por otros 40-60 días más.

Se aconseja recolectar los calabacines todos los días o cada dos días como máximo, ya que hasta que no se corta el fruto está creciendo, y retrasa la formación de los frutos siguientes.

Cuidados imprescindibles

¿Convencido de cultivar calabacín? Pues ahí van algunos consejos:

  1. Es una planta que necesita bastante luz, por lo que es conveniente plantarla en un lugar soleado para aumentar la cosecha.
  2. Su óptimo desarrollo se produce cuando las temperaturas oscilan entre los 25 y los 35° C.
  3. Debes siempre sacar las malas hierbas y eliminar restos de cultivo, sobre todo para evitar plagas y enfermedades.
  4. Las flores del calabacín se desprenden solas una vez completada su función y se pudren con facilidad. Esto puede suponer una fuente de enfermedades, por lo que debes eliminarlas cuanto antes.

Ya no quedan más excusas para evitar que el calabacín florezca en tu terraza. Es una experiencia maravillosa para vivir la de niño y no tan niño. Gracias por leernos y salud.

Las Espinacas de nuestro Valle.

El origen de las espinacas presenta numerosas lagunas que hasta el día de hoy no han podido ser resueltas por los expertos en botánica, tan sólo algunas hipótesis apuntan a una primigenia variedad o forma original silvestre procedente del suroeste asiático.

Las primeras noticias de la introducción de esta planta en Europa se remontan al siglo XI d.C. cuando el pueblo musulmán, en su expansión hacia occidente a través del Norte de África, la llevaría hasta al-Andalus. No obstante el aislamiento de la Península Ibérica durante la Edad Media a consecuencia del dominio árabe sin traspasar los Pirineos (Su expansión hacia Europa se vio frenada por el líder franco Carlos Martel, derrotándolos en la Batalla de Poitiers o Tours, en el 732), resultaría un freno a la expansión del cultivo de espinacas hacia el norte del Viejo Continente. Sería una vez reconquistada la mayor parte de la península y gracias a las cruzadas cuando, durante los siglos XV y XVI, llegarían las plantaciones a zonas de Holanda, Inglaterra o Francia, aumentando así el consumo.

Más tarde se introduciría en el continente americano de la mano de los europeos, pero sería a partir de los años 20-30 del siglo XX cuando se convertiría en un alimento muy popular al descubrirse sus excelentes propiedades nutritivas y alimentar a uno de los personajes más famosos de los tebeos norteamericanos: Popeye, un simpático marinero que multiplicaba su fuerza al comerlas.

Una anécdota de la Primera Guerra Mundial cuenta que los soldados franceses con sensaciones de debilidad o cansancio bebían vino con un añadido a base de jugo de espinaca para recobrar fuerza debido a la creencia de que el alto contenido de clorofila en esta planta otorgaba poder de recuperación. El tiempo ha demostrado que las espinacas aportan una gran cantidad de energía al consumirlas, no contienen grasa y facilitan la digestión.

La producción en la Región de Murcia se encuentra muy extendida, presentando mayor densidad de cultivos en la Huerta de Murcia, Comarca del Noroeste o Cieza, a 15 km nuestros.

Se encuentran con frecuencia en espacios situados junto a la costa o terrenos salinos templados, formada por un tallo ramificado de unos 15 cm del que surgen un conjunto o "manojo" de hojas con estructura lisa o rizada de aproximadamente 20 cm (dependiendo de la calidad del cultivo y la variedad a la que pertenezcan) dispuestas de forma circular o en roseta. Estas hojas presentan un color verde oscuro y brillante. Son la única parte de la planta que se consumen con asiduidad, mostrando un sabor ligeramente ácido pero sugestivo e interesante.

Las espinacas se pueden clasificar atendiendo a diversos factores, pero los más utilizados y generalizados son la estructura de sus hojas y la estación del año en la que son sembradas. Entre las primeras destacan:

Variedades de hoja rizada. Se comercializan y consumen en fresco, el ciclo vegetativo soporta fácilmente los rigores del frío por lo que se adapta a crecer en invierno.

Variedades de hoja lisa. Se comercializa congelada o en lata por lo que su consumo se encuentra muy extendido, incluso en zonas alejadas del lugar de origen.

En cuanto a la época del año en la que son sembradas se pueden encontrar:

Variedades de verano. Son las más comercializadas para el consumo, sembrándose en primavera y en la estación que le da nombre.

Variedades de invierno. Poseen mayor resistencia a la climatología adversa que las de verano, presentando una estructura de hojas triangular de grosor destacado.

Así podemos tener espinaca durante todo el año. Su conservación, una vez en casa, debe hacerse en la nevera, envueltas en un año humedecido y te pueden durar dos semanas. Soporta muy bien la congelación, con períodos que pueden alcanzar un año.

Los grupos de vitaminas presentes en estas plantas son E, A, C y B, proporcionando acción antioxidante, regulando el buen estado de la visión para las personas con problemas oculares, el cabello, la piel, las mucosas, los huesos y el sistema inmunológico, resultando adecuadas para la prevención de enfermedades cardiovasculares y degenerativas como el cáncer. Además intervienen en la formación de colágeno, glóbulos rojos (por lo que está indicada para el tratamiento de anemias), glóbulos blancos, absorción del hierro de los alimentos, así como en la resistencia ante infecciones. Su alto contenido en folatos las hace aconsejables en dietas de mujeres embarazadas ya que previene malformaciones del feto durante las primeras semanas de embarazoLos aportes en fibra proporcionan un suave efecto laxante que mejora el estreñimiento y colabora en la reducción del colesterol.

Las espinacas se consumen tanto en crudo como cocinadas. Es necesario, al igual que en la mayoría de verduras y hortalizas, un lavado previo a los ejemplares  frescos para eliminar restos de tierra. Una ensalada de espinaca con queso de cabra y piñones o con frutos rojos y nueces. Con un poco de champiñón crudo… uhmm!

Con hervirlas tan sólo 5 minutos, están deliciosas o fritas, salteadas, al horno, etc. Como entrante combinan salteadas con ajos, cebolla y morcilla. También se suelen añadir en tortillas, menestras, cremas o purés, además, como ingrediente de platos de pescado como el pastel de bonito o de bacalao. En los guisos tradicionales en la Región de Murcia son un acompañamiento idóneo para las legumbres o el arroz, las espinacas con bechamel y jamón o gratinadas con queso al horno, son muy atractivas para ser consumidas por los más pequeños de la casa. A mi me encantaban así de canija.

Y cómo no, esta semana Sergio nos ha preparado una receta de Lentejas que también lleva espinaca, aunque ya sabéis que a la lenteja le va cualquier verdurita para mi gusto cuanta más, mejor. Gracias por leernos y salud! 

 

La Berenjena rayada, deliciosa.

Las berenjenas son unos frutos muy ricos y versátiles que podemos encontrar todo el año en el mercado gracias a las diferentes variedades que hay (semi-tardías o tardías en invierno). Pero su mejor época empieza ahora. 

Su origen se sitúa en la India, derivando su vocablo del persa "badindjan", llegando a España a través de la cultura islámica y pasando de la Península a Europa.  En el siglo XVI ya se encuentra en extendida en todo el continente europeo, con una rápida difusión por toda el área mediterránea. Su introducción en la gastronomía sería algo tardía porque en principio su forma y color, especialmente atractivo por su tono púrpura, sólo le daban un uso ornamental.

Las variedades más comunes que encontramos en el mercado son las berenjenas moradas o negras, que suelen ser de tamaño grande, brillantes y pesadas, las berenjenas rayadas, las nuestras, en tonos morados claros a oscuros, de tamaño y peso similar a las moradas y de sabor muy parecido (para mi gusto menos amargas), algunos tipos de berenjenas redondas pequeñas, sobre todo para encurtir (como las de Almagro), berenjenas blancas, muy suaves y poco o nada amargas, y berenjenas chinas y japonesas, muy largas, finas y de colores violeta claro a morado oscuro, ni las he probado. Se cultivan durante todo el año pero su poca resistencia al frío obliga a reforzar su cultivo con plásticos en invierno, por eso en esta época baja su producción, aumentando el precio, y en primavera se dispara su producción y bajan los precios.

Es una hortaliza que no debe consumirse en crudo ya que posee toxinas como la solanina, sin embargo, al cocinar, es preferible consumirla con la piel, ya que es en ella donde residen sus principales agentes benéficos, sobre todo los antioxidantes y aquellos que ayudan a liberar al hígado de toxinas.

Antes de cocinarla es conveniente dejarla con sal una media hora, por un lado se elimina parte del jugo amargo que contiene y por otro ayuda a que no absorba demasiada grasa al cocinarla, quizá uno de sus pocos defectos a la hora de prepararla.

El valor nutricional de la berenjena no es muy alto, ofrece un residuo sólido de menos de un 8% y apenas contiene más de un 2% de proteínas, con ausencia de lípidos y pequeñas cantidades de calcio, magnesio, potasio, fósforo y vitaminas A, B y C.

La berenjena es una de las hortalizas más comunes en la huerta de Murcia, uno de los productos más consumidos en la gastronomía de la Región, en especial en las áreas en las que la situación geográfica ha favorecido siempre la existencia de huertas como nuestro valle de Ricote. Y quizás deberíamos situar el origen del uso de la berenjena en nuestra cocina en la sociedad sefardí que llegó a habitar en nuestro valle tantos años. La gastronomía sefardita fue pródiga en el uso de la berenjena, especialmente en ensaladas y en el conocido almodrote, una ensalada de berenjenas asadas, buenísima.

La cocina murciana sin berenjenas no sería la misma, los fritos de tomate y los pistos siempre llevan berenjena frita, el pisto de la Vega Mediael de calabacín, el de bacalao etc. La berenjena asada es también un clásico en muchas cocinas de la huerta de Murcia, a la parrilla tienen incondicionales de las dietas no demasiado calóricas y los reboces la ayudan a consumirse fritas, ya sea con reboces al huevo o en tempura. Y una ensalada de pimientos asados nunca sería la misma sin su correspondiente berenjena o mi plato preferido Morcilla de guerra, que es berenjena cocida con las especias que se ponen en la morcilla, un paté vegetal re que te rico..

Berenjenas rellenas, berenjenas con bechamel gratinadas, o participando de unas milhojas de tortilla y verduras, las posibilidades, como vemos, son muchas, tradicionales o innovadoras. Sergio esta semana nos ha preparado una Lasaña de berenjenas, como dice él, para chuparse los dedos, salud. 

 

¿Coliflor? o "pava".

Hoy nos toca hablar de la coliflor o “pava” como decimos aquí. No me preguntéis ¿por qué? Porque no lo sé. Pero hay una receta muy murciana de Arroz y pava, y es arroz con coliflor y un poco de bacalao… Riquísima.

El origen de la coliflor está ligado al mar Mediterráneo, a su vertiente oriental, Asia Menor, Líbano y Siria. Al igual que ocurre con otros alimentos, en un principio era utilizada simplemente como fármaco natural para aliviar los dolores de cabeza o la diarrea. Serían los romanos quienes comenzaron a cultivarla para su producción, comercialización y consumo por todo el imperio. Hasta que las naciones punteras de Europa como Francia e Inglaterra generalizaran el cultivo de esta planta en el siglo XVI, llegando a España durante el XVIII.


El cultivo de la coliflor prefiere climas templados, ya que no responden muy bien a las temperaturas bajo cero por eso esta tierra nuestra es tan buena para su cultivo. Aunque esto depende también de las variedades que cultivemos. Las de primavera pasan el invierno perfectamente, mientras que las de verano necesitan temperaturas templadas aquí en Murcia éstas no se cultivan. Consideraremos una temperatura ideal de crecimiento entre los 15º C y los 21º C, y no importa si las temperaturas se salen de esos valores mientras la diferencia de temperatura no sea importante. Por eso hay disponibles en el mercado multitud de variedades con distintas opciones de adaptación al clima, es decir variedades tempranas, semi-tempranas y tardías. Debéis saber las diferentes coliflores que consumimos dependen de la época de siembra:

Coliflor de invierno: las coliflores de este tipo dependen de la variedad a la hora de recolectarse. Las tempranas se cosechan en noviembre y diciembre. Además existen las de media estación, que se suelen recolectar entre enero y febrero (Canberra, Primus) o entre finales de febrero y marzo (San José) que son las que tenemos ahora.

Coliflor de primavera: resiste bajas temperaturas y fructifica en primavera. Encontramos variedades como Gigante de Nápoles, Snowbred, Walcheren Winter, etc.

Coliflor de verano: requiere una siembra en primavera con temperaturas frescas, no resisten altas temperaturas, como la nuestra, y se dan por zonas más templadas.

El momento de la recolección viene cuando las pellas tienen consistencia y están duras, pero no hay que esperar a que se suelten las inflorescencias. Con un cuchillo se corta el tallo, por debajo de la pella y se consumen esa misma semana. No dura mucho una vez se corta.

Una buena coliflor debe ser en el momento de su recolección de color blanco (a no ser que elijamos variedades de distinto color, como el púrpura). El problema radica en que si le da el sol directamente se decoloran (amarillean) e incluso el sabor se altera. Una solución consiste en colocar sus propias hojas encima de la pella, evitando la radiación directa. Si es necesario romper algunas hojas exteriores para cubrir la pella no tengas ningún problema en hacerlo.

Al igual que ocurre con otras hortalizas y verduras como la cebolla, apio o brócoli (este último de la misma familia), la mayor parte de la coliflor es agua, acompañada de un muy bajo contenido en hidratos de carbono o grasas. Estas condiciones la convierten en un alimento con escaso aporte calórico en las dietas, siendo especialmente recomendada por nutricionistas para las personas que quieran regular o reducir su peso. La coliflor es una buena fuente de fibra y vitaminas. También contiene una gran cantidad de aportes minerales, especialmente potasio, magnesio o fósforo. El primero genera y transmite los impulsos nerviosos, además de regular las actividades musculares. Sus propiedades diuréticas eliminan el exceso de líquidos por lo que proporcionan beneficios para la hipertensión y reducción del ácido úrico.

Así que esta semana toca coliflor en tu receta y en la de Sergio que en su Rincón ha preparado una deliciosa Coliflor al horno con salsa de naranja para chuparse los dedos

El brócoli, brécol, brúcoli o como prefieras llamarlo.

El origen del brócoli se sitúa en los países a orilla del Mediterráneo oriental, en Oriente Próximo. La Península de Anatolia, Líbano o Siria acogerían los primeros ejemplares de esta planta provenientes de una especie silvestre común con las coles y coliflores.

Durante la época de dominio del Imperio Romano, esta verdura llegaría hasta la Península Itálica donde fue cultivada para consumo, llegando a ser muy popular en el país trasalpino. Pero sería mucho más tarde, a mediados del siglo XX, cuando su producción se desarrollaría en Europa. Actualmente Murcia produce el 50% del brócoli que entra en Europa.


El brócoli es también conocido por términos como brúcoli o brécol. Su nombre botánico es Brassica oleracea L y pertenece a la familia Crucífera, al igual que coles o coliflores.

El brócoli se desarrolla en diversas fases: un periodo de crecimiento en el que sólo se aprecian las hojas; la inducción floral tras bajas temperaturas (este año todo el mundo habla de lo bien que ha venido el frío de este invierno para el brócoli) en la que se inicia la formación de la flor; floración propiamente dicha, los tallos crecen longitudinalmente y se abren las flores; y por último la fructificación donde se forman los frutos y las semillas. Las temperaturas murcianas resultan óptimas para su cultivo, llegando incluso a proporcionar dos cosechas anuales, recolectadas entre octubre y mayo.

Las variedades de brócoli se clasifican según el ciclo de formación de la pella (la flor que tú te comes), quedando divididas en precoces o tempranas cuando se recolectan menos de 90 días tras la siembra, intermedias al ser cosechadas entre 90 y 110 días después de plantarlas, y tardías cuando necesitan más de 110 días para alcanzar un adecuado desarrollo. 

La mejor época para comprar brócoli  es ahora en invierno y primavera, pero las nuevas técnicas de cultivo hacen que se puedan adquirir piezas de calidad durante prácticamente todo el año. Por lo menos aquí en Murcia.

Se puede conservar en casa de 3 a 5 días dentro de la nevera, sin lavar ya que podrían aparecer humedades, aconsejando introducirlo en bolsas de plástico perforadas para que no adquiera una textura fibrosa y leñosa.

Para guardarlo en el congelador es necesario escaldarlo en agua hirviendo durante unos minutos previamente, hasta que alcanzan un tono brillante.

Propiedades nutritivas y salud

Las propiedades del brócoli han hecho que sea conocido como 'la hortaliza con mayor valor nutritivo' en relación al porcentaje de peso de producto comestible.

Está compuesto principalmente por agua, lo que conlleva que su nivel de calorías aportadas al organismo tras su ingesta sea mínimo, por lo que se recomienda en dietas de control de peso.

Su aporte en vitaminas le confiere un excelente valor nutricional ya que proporciona, entre otras, vitamina B1, E, A y C. Estas sustancias contribuyen al mantenimiento de los tejidos corporales, aumentan la resistencia a las infecciones, regulan el correcto desarrollo del sistema nervioso e intervienen en el crecimiento, además de resultar beneficiosas para la elaboración de enzimas en el hígado y hormonas sexuales. También se otorgan al brócoli propiedades antioxidantes, colaboran en la formación del colágeno, de los huesos, dientes, glóbulos rojos y blancos.

Entre los minerales que aporta esta verdura destaca el potasio, aunque cuenta también con cantidades específicas de calcio, zinc, yodo, hierro y magnesio. Intervienen saludablemente en la generación de impulsos nerviosos, actividad muscular, regulación de agua en la célula, funcionamiento de diversos órganos internos como los intes

"SAVE THE BEES...PLEASE"

El primer recuerdo que tengo de ellas fue en la escuela… tenía unos ocho años y estaba en el patio, en el recreo. Había un abejorro sobre la hierba donde yo estaba jugando, y no podía volar porque estaba herido o porque su ciclo de vida estaba llegando a su fin. Mientras le dejaba caminar por mi mano, un sentimiento profundo de compasión me inundó y quise hacer algo para ayudarle. Aún me dura...


La manera más fácil de explicar la importancia de las abejas es preguntarte si te gusta comer. Si te gusta beber café o té, comer chocolate, si disfrutas llevando tejidos naturales, incluso los piensos que dan al ganado necesitan ser polinizados. La polinización es el sistema que usa la planta para ser fértil y producir semillas. Nuestro sistema de agricultura depende de las abejas principalmente para ello. Por eso siempre estoy con la misma tela, pero... SALVEMOS A LAS ABEJAS porque nuestras vidas dependen de ello.

              
En una escala más sutil, muchas plantas, flores, árboles y arbustos han de ser polinizados para continuar su ciclo de vida. Otros polinizadores, insectos y animales dependen de estas plantas para comer, sin ellas nuestro ecosistema está en peligro de colapsar. Sin mencionar, los beneficios de los productos que crean las abejas  tales como la cera, el propóleo, su veneno, el polen y por supuesto, la miel.
Si las abejas continúan muriendo, y lo harán si no cambiamos nuestras prácticas agrícolas, la forma de producción de miel y el desarrollo inconsciente, la seguridad alimentaria que tenemos en estos momentos dejará de existir, nuestro ecosistema se colapsará y el efecto dominó será devastador. Ésta es la cruda realidad a la que nos han conducido los altos niveles de ignorancia humana a los que hemos llegado.  Debemos ser humildes y reconocer el hecho de que estos pequeños seres representan la interconexión que hay entre todos los seres vivos y que dependemos completamente de un insecto para mantener la forma de vida en la Tierra.

Yo creo que el colapso no se puede achacar a una única causa. Ellas están enfrentándose a multitud de problemas. Los pesticidas y herbicidas son uno de los principales factores en este declive, especialmente el uso de plaguicidas sintéticos en las plantas… millones de abejas han sido envenenadas por estos químicos. Podemos trabajar con la naturaleza en lugar de tratar de dominar la y destruir la.


¿QUÉ PUEDES HACER TÚ?


Necesitamos cambiar la forma en la que nos relacionamos con el entorno, y recordar que no somos algo independiente de él… si lo envenenamos nos estamos envenenando a nosotros mismos. Hay muchas cosas que están al alcance de cualquier persona, para ayudar a las abejas y a otros polinizadores y sin necesidad de salir corriendo a convertirse en apicultor.

¡Lo primero que puedes hacer es plantar cosas! Plantas medicinales para que las abejas se alimenten, aumentar las fuentes de polen y néctar para las abejas silvestres; para ello hay listados maravillosos en Internet.

¡No es necesario usar venenos ni químicos en los jardines y huertos! Hay muchos métodos naturales para combatir a las plantas e insectos indeseados, y la mayoría tienen que ver con cambiar nuestra perspectiva sobre las malas hierbas… las malas hierbas son un alimento ideal para las abejas, así que dejarlas vivas en el huerto está bien.

¡Crea hábitats para los polinizadores en tu jardín, es divertido y fácil!
Planta cosas, obtén una fuente de agua, cuídalas de manera ecológica y orgánica, y coloca casas para las abejas… necesitan poco mantenimiento. Deja una zona sin cultivar, salvaje, para que las abejas autóctonas creen sus panales.

Defiéndelas, ámalas y disfrutarás del zumbido de sus alas relajando el espacio.  

Mi limón, mi limonero.

Tener un limonero en nuestro jardín puede sacarnos de un apuro en muchas ocasiones. Generalmente cualquier frutal, pero en este caso concreto, el limón es un cítrico que se aprovecha en multitud de ocasiones. Que necesitas ralladura de limón para hacer una tarta, pues sales al jardín y coges uno. Que necesitas limón para aderezar una carne, vuelves a salir y coges. Que quieres hacer una limonada, otra vez afuera. Y así con muchísimas más opciones. Un árbol resistente que no da muchos problemas. También se usa para curar irritaciones, úlceras, picaduras de insectos, herpes labiales, acné, epistasia y en forma de gargarismos para la faringitis y las anginas. Se utiliza en gingivitis, las caries, la halitosis, hongos en las uñas, para combatir las impurezas de la piel, para relajar los pies y para aliviar los dolores del reumatismo. En fin, sirve "pa tó".


Cultivado en Murcia desde el siglo XV, las condiciones generadas por el clima meditarráneo hacen a esta región idónea para su producción, especialmente a lo largo de toda la Vega del Río Segura, como es nuestro caso.

Cuentan nuestros mayores  que el limonero es originario del este de la región del Himalaya en la India y sus áreas adyacentes, de donde también procede el cidro. Pero el limón de tipo mediterráneo es una planta difícil de encontrar en aquella zona. Su cultivo fue introducido en China en tiempos de la dinastía Sung (760 - 1297 d.C.) y los árabes hicieron lo propio en la cuenca mediterránea entre el 1000 y el 1200 d.C.

Fue descrito por primera vez en detalle por Ibn-Jami, físico de la Corte de Saladino (1171-1193) en un tratado médico sobre los usos de este cítrico.

A comienzos de la Edad Moderna ya era importante la difusión de este fruto en las zonas de Levante y Andalucía. Aunque eran utilizados como árboles ornamentales, es en esta época cuando se inicia el aprovechamiento de sus frutos. En Murcia será en el siglo XV cuando haya constancia expresa del cultivo del limón en la provincia.

A la explotación comercial del limón siguió un proceso de alza, paulatina y constante, en su producción. En documentos del siglo XVIII se confirma el incremento experimentado por las plantaciones de limoneros en el Sureste y Sur de España.

Ya en pleno siglo XIX, debido a las mejoras en las comunicaciones y el transporte, el limón murciano pudo presentarse en lejanos mercados de cítricos, lo que influyó en el incremento de su cultivo, fomentándose la transformación de terrenos de secano en regadío.

En la actualidad, España es el principal país productor de limones de la cuenca mediterránea, con una producción de 961.000 toneladas, superando a Italia y Turquía. También es el principal país exportador del mundo.

Las variedades autóctonas de la Región de Murcia son: Fino y Verna, y representan más del 95% del total de la superficie de cultivo en España.

El limón tiene acción antiséptica, depurativa, digestiva, espasmolítica, hipotensora, cicatrizante, vasoprotectora, carminativa, inmunoestimulante, diurética, antiescorbútica, balsámica, hipoglucemiante, antibiótica y expectorante.

Tradicionalmente se ha utilizado el limón en la medicina popular para aliviar las dolencias digestivas y respiratorias.

 

Beneficios y usos medicinales del limón

 

Jugo o zumo de limón para heridas de la piel: con el jugo del limón, aplicado de forma externa podemos limpiar heridas, herpes y otras dolencias de la piel. El efecto antibacteriano del limón ayudará a combatir posibles infecciones o favorecerá la cicatrización.

Limón para dolencias respiratorias: esta fruta es de utilidad para casos de catarro, resfriado, anginas, tos, garraspera, procesos febriles, amigdalitis, bronquitis y congestión. El limón puede mejorar estas dolencias porque activa nuestras defensas naturales y tiene acción antibacteriana que combate los gérmenes patógenos que puedan causar infección en nuestro organismo. Toma el jugo de limón diluido en agua a lo largo del día para mejorar estas condiciones.

Limón para problemas digestivos: el limón estimula la secreción de jugos biliares que digerirán las grasas de los alimentos. También está recomendado el consumo moderado de limón en casos de dolencias gastrointestinales debido a que la pectina que contiene protege la mucosa del tracto gastrointestinal. Añade un chorrito de zumo natural o bien ralla un poco de piel de limón y añádelo a tu comida una vez que ya te has servido en el plato. Otra opción es hacer una infusión de manzanilla y añadir un chorro de limón cuando se haya enfriado a temperatura ambiente.

Agua tibia con limón para la diarrea: en casos de diarrea está recomendado beber agua con limón. Añade a un litro de agua el jugo de un limón y bebe a lo largo del día.

Zumo de limón para el sistema cardiovascular: entre las bondades de los limones encontramos su efecto protector de los vasos sanguíneos, protegiéndolos y fortaleciéndolos para ser más resistentes a su rotura como en casos de hipertensión o mala circulación sanguínea.

Limón para el acné y reequilibrar la piel: si tienes de acné aplica el jugo del limón con un algodón sobre el rostro antes de irte a dormir. Esto servirá para ayudar a eliminar el acné y mejorar el estado de la piel. Por la mañana aclara bien el rostro y sigue tu rutina habitual. No apliques el zumo de limón durante el día porque podría producir manchas en la piel.

Enjuague con limón para gingivitis, aftas y llagas en la boca: en estos casos, podemos ayudar haciendo enjuagues o buches con el jugo del limón o la infusión preparada con su piel. Después aclararemos la boca con agua tibia varias veces y lavaremos los dientes como hacemos normalmente.

Pues eso, pon más limón en tu vida.

 
 

Refranero en el Huerto: FEBRERO

Inauguramos mes nuevo, y como lo prometido es deuda, hemos recopilado ciertos refranes que marcan el ritmo del trabajo en el huerto, del trabajo y de las expectativas que nos pueden traer. Febrero es el mes más corto del año (28 días y 29 si es bisiesto como el año pasado). Tiene mala fama debido a su clima cambiante aunque se trate de un mes invernal. Como el que tenemos ahora, por el día sol con nubes y viento, y por la noche baja muchísimo el termómetro. Hasta tenemos nieve. Nieve que nos va a traer más problemas, la lechuga se ha perdido y mucha producción de alcachofa se ha helado. 

 

Febrerillo el corto, el peor de todos.
Febrero febrerín, el más corto y el más ruin.
Febrero el revoltoso no pasó de veintiocho, si treinta tuviera, nadie con el pudiera.
A Enero le sigue Febrero, mes fulero.
Febrero el revoltoso un día peor que otro.
Febrerillo el orate, cada día hace un disparate.

 

Aunque todavía hace frío, los días se van haciendo más largos y las aves migratorias empiezan su viaje a Europa, a finales de mes pueden subir las temperaturas, en las zonas de clima templado, como el nuestro, los almendros empiezan a florecer. Y aparecen las primeras flores de los albaricoques de mayo.

 

Para Febrero, guarda leña en tu leñero.

Por Febrero, dos capas y un sombrero.

Sol de Febrero rara vez dura un día entero.

En Febrero un rato al sol y otro al humero.

Febrero frío o templado pásalo arropado.

Por San Blás (3 de Febrero) la cigüeña verás.

Por San Matías (24 de Febrero) se igualan las noches y los días.

En Febrero, ya tiene flor el almendro.

 

Es normal que a finales de febrero suban las temperaturas, pero si el mes es demasiado cálido los frutos maduran antes de tiempo y se echan a perder. Y si hace demasiado frío y ya hay flor, la quema y se pierde.

 

Mal año espero si en Febrero anda en mangas de camisa el jornalero.

La flor de Febrero no ve el frutero.

Flor de Febrero no va al granero.

 

Si el mes es lluvioso favorecerá las cosechas.

 

Cuando llueve en Febrero, todo el año tiene tempero.

Lluvia de Febrero llena cuba, tinaja y dinero.

Si llueve en Febrero, se llenará el granero.

Si no llueve en Febrero, ni buen pan ni buen centeno.

Si Febrero viene de aguas, habrá pasto y habrá parvas.


No hemos recordado ninguno para si nieva en febrero, como no tenemos costumbre. Ahora no dicen que “año de nieves, año de bienes” pues esperamos que se cumpla.

Gracias por leernos y salud!!

ROMANESCO, la verdura del espacio.  

Al menos eso pensé cuando la vi por primera vez. Esta verdura de la familia de las Crucíferas (Brassica), como la coliflor y el brócoli, parece que puede tratarse de un híbrido entre ambos.

El producto es extraño, representa lo que en matemáticas es un fractal, objeto formado por una estructura simple que se repite infinitamente a distintas escalas, dando como resultado una estructura semejante a la original. Los fractales en la naturaleza no son tan raros. De hecho muchas plantas los reproducen, y a fin de cuentas, nada hay tan parecido a la estructura del átomo como la estructura del espacio y las galaxias. 


La romanescu o romanesco, es de muy fácil cultivo. Se pueden sembrar los plantones sobre diciembre porque tolera muy bien el frío intenso. Puede que sea lo único que sobreviva después de la nieve. Los cuidados que precisa son similares a las coliflores y brócolis y sus características también son parecidas. Quizá destacar el alto contenido en vitamina C y el bajo aporte calórico. También es menos flatulenta que las coliflores. Los conos en espiral unido a su color verde intenso la hacen muy apetecible a la vista ,aunque si las dejas que se hagan grandes se vuelven violetas y muy fibrosas, llegando a producir unas flores color rosa intenso que las inutiliza para el consumo. Son más resistentes a los insectos, babosas y caracoles por lo que no precisan de ningún plaguicida.

Como todas las de la familia, una vez que aparece la romanescu en la planta, tarda unos 15-20 días en crecer, y como siempre, yo las prefiero pequeñas porque son mas tiernas. Cuando se dejan más tiempo los conos se van separando porque crecen los tallos que los sustentan, dando un aspecto desaliñado al conjunto. Su sabor es más suave que el brócoli.
Se puede consumir cruda en ensalada, aunque para mi gusto queda demasiado rústica. Permite la congelación en crudo y se consume cocida con un poco de mayonesa o bechamel y rehogada con ajo y tropezones de jamón. Como la receta que nos presenta Sergio, esta semana en su Rincón Romanescu con Crujientes de Jamón.

Me gustan sus propiedades. Cuando las hierves, si no te pasas en la cocción, quedan con mejor consistencia que las coliflores. ¡Buen provecho!

 

 RAIZ DE HINOJO, una maravilla para el estómago.

El hinojo (Foeniculum vulgare), es una planta de aroma intenso, que se cultiva por sus semillas como infusión, y su bulbo es comestible y está riquísimo. La variedad cultivada se llama hinojo dulce, de sabor menos bravío y bulbo más desarrollado.

En estado silvestre es muy abundante en la región mediterránea, y el momento ideal de cosechar los bulbos es finales de invierno. En verano, al secarse la flor, las semillas se cosechan para infusión o especia.

El hinojo es una planta que se conoce desde la antigüedad, se usa como hierba medicinal desde tiempos ancestrales.


Se encuentra fácilmente en zonas templadas de todo el mundo, aunque es nativa de la zona meridional de Europa, en especial la costa del mar Mediterráneo donde crece silvestre, como es en nuestro caso. Es una hierba perenne, de olor mentolado muy aromático, cultivada para su empleo en gastronomía. Recuerdo a mi abuela recogiendo sus semillas (para eso hay que dejar espigar la planta para recoger sus semillas en verano) diciendo me: -Esto es mano de santo para los problemas de estómago.

Tiene un porte erecto y llega a alcanzar los dos metros de altura, sus hojas son de color verde intenso, alargadas y delgadas que terminan en pico, éstas se endurecen en el verano para evitar la pérdida de agua. Tiene flores en racimos que contienen entre 30 y 50 diminutas flores que cuelgan sobre tallos cortos (semillas).

Esta plantita tiene importantes propiedades alimenticias, es bueno en las dietas y se puede combinar tanto con verduras como frutas. Aquí la utilizamos muchísimo, para infusiones, para cocinar, etc. Hay un hervido de patata, cebolla y pimiento rojo, con un poco de hinojo al que luego se le añade un unte de aceite, huevo duro, ñora y bacalao que está delicioso.

Propiedades del Hinojo:

• Diurético, digestivo y analgésico.

Estimula el flujo de leche materna y a aumenta el volumen de los pechos.

Es bueno para tratar la inflamación del vientre y contra flatulencia.

 Contiene vitamina B3 y provitamina A, Vitamina B6, Ácido fólico (Vitamina B9), vitamina C y minerales como el fósforo, potasio, hierro, magnesio y calcio entre otros. el cual es fundamental para la salud del sistema nervioso.

• Se usa con gran efectividad para regular la función hepática, mejorando su metabolismo.

• Se utiliza para clarificar y fortalecer la vista, así como para aliviar irritaciones de los ojos cansados y la conjuntivitis. Para este fin, se debe exprimir la planta tierna en media taza de agua hirviendo y, después de dejar enfriar, mojar una gasa y exprimir el agua sobre el ojo.

Aplicaciones estéticas del Hinojo

 Puede ayudar a crecer los senos: por ser rico en flavonoides, el hinojo puede ayudar a crecer los senos ya que ayuda a estimular la secreción de estrógenos y al desarrollo de células nuevas en el área del busto. Habría que hacer una infusión con semillas de hinojo cómo se explica abajo y beber una tacita al día.

 Tiene propiedades adelgazantes, por lo que se incluye a menudo en dietas para bajar de peso ya que es escaso en calorías y rico en fibras.

 

Yo no sé vivir sin aceite. Un chorrito por aquí, otro por allá, que si fríes unas patatas fritas, que si te quemas y te das un poco de aceite… Es que sirve para todo. Pero no me vengas con que compras el “aceite suave” que ese no es ni aceite ni es nada. El mejor aceite es el virgen extra, mi consejo del día es: ”toma pan y moja”.

Nuestros expertos aceiteros ya han recogido toda la oliva de este año. Exprimimos aceituna clase Picual, se llama así por el ápice apuntado de sus frutos, la más extendida por el mundo por la buena adaptación a nuestros suelos. Recibe también otros nombres como marteño, nevadillo y lepereño.


Nuestro de aceite de oliva virgen extra está sin filtrar, denominado así en rama. La diferencia entre el aceite de oliva filtrado y sin filtrar es que éste último conserva algunos sólidos en suspensión y pequeñas cantidades de agua que contiene la aceituna, pues no ha pasado por el proceso de filtrado.  Es primera prensa en frío pues no ha habido calor durante el proceso.

Hemos escuchado muchas opiniones diversas: desde que el aceite sin filtrar es más intenso a que en el aceite filtrado se pueden detectar mejor los aromas. Estas opiniones las hemos escuchado por entendidos y expertos del sector. Nuestro punto de vista, tras algunas catas y consejos, es que las diferencias de aromas y sabores, tras un correcto filtrado, son muy pequeñas.

Una de las ventajas del aceite sin filtrar es que el consumidor tiene la seguridad de que el aceite es fresco y que se ha producido en la última campaña de aceituna. El aceite cuanto menos se manipule, mejor. En el proceso de filtrado el aceite debe trasegarse y bombearse entre depósitos, lo que aumenta las posibilidades de oxidación y de pérdida de aromas.

Y si lo prefieres, puedes filtrar tu aceite de la garrafa en una botella de cristal oscuro para que no le afecte la luz que lo marga. Simplemente usa un filtro de cocina bien desinfectado (limpia y seca muy bien la botella que hayas elegido para guardar ese aceite).

Dado que el aceite de oliva es un zumo de fruta, recomendamos su consumo cuanto más fresco mejor, ya que conserva todas sus cualidades nutritivas y culinarias intactas. No obstante hay a quien no le agrada el aceite excesivamente fresco. A ellos les recomendamos que adquieran el aceite a partir de mayo, cuando está prácticamente decantado, o en el caso de que ya lo hayan adquirido, que lo conserve durante unos meses, ya que decantará también en los envases. 

 

REFRANERO DE INVIERNO: Enero.

Estos últimos días, en los que no hemos podido entrar a trabajar a los huertos por la lluvia y el frío, han llenado de refranes cada esquina de mi pueblo. Los mayores, sabios tutores de nuestra causa, que nos acompañan cada día, no han dejado de enriquecer me con sus refranes “dicho agudo y sentencioso de uso común”. Los refranes provienen de la observación y la experiencia, virtudes que ellos fluyen como el agua, llegándose a tomar como leyes universales. Así que, hemos recopilado los mejores refranes para este mes de Enero que guían nuestro trabajo en el campo aquí en la zona mediterránea. 


Aunque desde el reciente solsticio de invierno los días van alargándose, Enero es un mes totalmente invernal que se caracteriza por el frío intenso, las lluvias, nieblas y heladas nocturnas.

  • Enero frío y sereno inaugura un año nuevo.
  • En Enero no te separes del brasero.
  • En Enero se hiela el agua en el puchero.
  • Enero, frío o templado pásalo arropado.
  • Enero claro y heladero.
  • En Enero bufanda, abrigo y sombrero.

Las heladas y las lluvias contribuyen a que la plántula eche raíces profundas que luego en primavera aportan humedad que ayuda a su crecimiento, ya que se requiere un ambiente frío para enraizar las plántulas de la siembra de cereales.

  • Enero, llave de granero.
  • Lluvias de Enero, llenan cuba, tinaja y granero.
  • Año que empieza lloviendo entra riendo.
  • Año ruin cuando llueva mucho en Enero y nieva en Abril.
  • Año que nieva en Enero, mucho pan espero.

Por el contrario, si en Enero no hace frío, las cosechas no serán buenas.

  • Si por Enero hay flores, en Mayo habrá dolores.
  • Enero caliente, el diablo trae en el vientre.
  • Si en Enero hace verano, no habrá paja ni grano.
  • La flor de Enero, no llega al frutero.

La luna menguante de Enero es un buen momento para realizar la poda de los árboles ya que la savia esta en un nivel bajo.

  • En el menguante de Enero, corta tu madero.
  • La madera de tu casa, en Enero sea cortada.

Es el momento de labrar la tierra para que se airee y se moje con las lluvias de Enero, preparándolas para los cultivos de primavera.

  • La labor de Enero, no la cambies por dinero.
  • El barbecho de Enero hace al amo caballero.

Durante el invierno las gallinas ponen menos huevos, con el aumento de las horas de sol, empiezan a poner más.

  • Por San Antón (17 de Enero), gallinita pon.
  • Por San Antón las gallinas ponen huevos a montón.
  • Por San Antón, media hora más de sol.

Hasta aquí nuestra recopilación sobre las labores del campo a modo de refrán del mes de enero. Damos las gracias por la ayuda prestada a los “senseis” Paco López, Ramón Miñano, Evaristo Ayala, Ramón “de Cacho” y, por supuesto, Ángel “de la Paca” (mi padre) que me hacen feliz todos los días con sus historias.

 

Feliz Navidad!!

LAS HABAS, LEGUMBRES CON SOLERA.

Las habas salpican de gracia gastronómica los pueblos y los  paisajes de Murcia; están presentes en cualquier fogón, en toda tasca, en la cena menestral y en los jocundos alboroques; acompañan los chupitos y cumplen, de un tirón, con las hambres adolescentes.


En Murcia, las habas, las vemos como algo normal en nuestros guisos, en cualquier casa o sobre los mostradores y barras en bares y restaurantes pero en Madrid… no hay rastro de ellas. He de decir que una servidora no las había probado nunca cocinadas con su vaina hasta que un "güertero" hermano mío llamado Juanla" me las recomendó. Hicimos un guiso de habas con su vaina con sopa de tomate y quedamos perplejos.


Si habéis visitado Murcia en invierno, ¿quién no ha tomado una tapa de “michirones”, esas habas secas gordas que se ponen a remojo la noche anterior para después cocer las  con pimienta, aromático poleo, hojas de naranjo, con pimientos picantes secos, con hojas de laurel, pimentón picante y ajos, pero que resulta enormemente engrandecida si dejamos caer en el puchero un trozo de jamón, de tocino entreverado o unas rodajas de chorizo, con un “chatico” de vino (de Jumilla, Yecla o Bullas) a su paso por Murcia? O  ¿No ha recordado ese refrán de : ”en toda casa se cuecen habas”? En la mía se cuecen habas todas las semanas, cocidas o frescas con bacalao y tomate, al ajillo con limón, o recién cogidas a pie de campo. Desgraciadamente tienen fama de ser alimento para pobres o animales, una vez en una visita que hice al País Vasco, vi a un hombre con una carretilla de habas recién cogidas y le pregunté si podía venderme unas pocas. El abuelo me miró de arriba abajo, y asombrado me dijo : -Si son para mis cerdos-. Jajaja, alucinado me regaló un manojo.

Sin embargo, queridos lectores, este manjar, se está viendo amenazado por el alto coste que alcanza el producto debido a su escasez, o eso dicen. De hecho, en la Región de Murcia, según las estadísticas oficiales, la superficie cultivada de habas verdes ha descendido en los últimos diez años a la mitad. .Entre las causas de este descenso señalan los expertos a los problemas derivados de la falta de agua para riego, la ausencia de variedades mejoradas adaptadas a la mecanización del cultivo y a los ataques de jopo (planta parásita fanerógama que ataca las raíces de las habas, absorbiendo gran parte de los nutrientes destinados al cultivo) pero en realidad es por su poco interés comercial.

Las nuestras son, como las alcachofas, de Pedro y Mercedes, del campo de Ulea. Son las primeras de la temporada, En el cultivo ecológico de habas es interesante asociar las habas con otras hortalizas cuya asociación resulte beneficiosa para ambos cultivos. Como el maíz o panizo, coles, alcachofas, eneldo, patatas, espinacas o lechugas. Pedro las cultiva junto a sus alcachofas para enriquecer así la tierra sin desgastarla. No conviene sin embargo asociarlas a ajos, cebollas o puerros ni a otras leguminosas. Que las disfrutéis.