google-site-verification=uLdltli7XflyTgdQFxGh_x5zvZCD74gR7jZZ9gD1zc4

LA

HUERTICA

   .NET   


"El clima está cambiando, nosotros también deberíamos."

Sembrando Futuro Blog

El cultivo del guisante

Publicado el Comments comentarios (48)

Los guisantes verdes, arvejas o chicharros son frutos de la planta del guisante, pertenece a la familia de las Papilionáceas, se llama Pisum sativum.

 

Aunque en muchas zonas sean considerados como una hortaliza, en realidad se trata de una legumbre cuyo origen está relacionado con Oriente Medio y Asia Central, zonas donde se cultiva desde hace miles de años, formando parte actualmente de algunas de las recetas tradicionales de los países orientales. Aunque estas primeras plantaciones se remontan al octavo milenio a.C., sería avanzado el II a.C. cuando se extendería por Europa aunque no sería hasta la Edad Media cuando comenzó a producirse para consumo humano, siendo utilizado hasta ese momento sólo como pienso de animales.

Existen numerosas anécdotas que sitúan al guisante entre los fogones más reputados de naciones europeas. En concreto parece que llegaría a París desde Génova durante el reinado de Luis XIV en el siglo XVII. En presencia de toda la corte, el Duque de Soissons desengranó varias vainas de guisantes dándolas a probar. El tamaño y color de las bolitas sorprendió gratamente a todos los comensales hasta tal punto que el Rey Sol mandó elaborar de inmediato una receta para sus seres más allegados. El nombre que le otorgaron a esta legumbre fue "petit-pois" para diferenciarlo del guisante seco y áspero que consumía en puré el pueblo llano.

 

En la Región de Murcia uno de los primeros vestigios que denotan el consumo de guisantes se encontraron aquí cerca en los yacimientos arqueológicos de Cieza donde al parecer formaban parte de la dieta alimenticia, junto con los garbanzos.

 

La planta, una liana trepadora, puede alcanzar hasta los 2 m de altura, con tallos y hojas terminados en zarcillos ramificados encargados de asirla a cualquier punto para conseguir trepar. Las flores presentan tonos rosados o violetas, generan frutos a modo de vainas verdosas de hasta 10 cm de longitud que contienen en su interior de 4 a 10 pequeñas semillas redondeadas y verdes.

 

Si toman como referencia las características del fruto se dividen en: fruto liso, rugoso, de semilla lisa o redondeada. Numerosas variedades de guisantes se apoyan en factores como el tamaño de la planta, el período de plantación o el color y características de sus frutos. En cuanto al color de las vainas se diferencian: verde claro (utilizados para las conservas) y verde oscuro (consumidos en fresco o congelados).

 

Los guisantes están compuestos en su mayor parte de agua, pero destacan en ellos los hidratos de carbono, diferentes vitaminas de los grupos B y C, así como minerales (principalmente fósforo y magnesio) y fibra que aportan numerosas propiedades beneficiosas para la salud. Poseen un efecto regulador del azúcar en sangre que interviene en el mantenimiento de los niveles, por lo que resultan aconsejables en las dietas de personas diabéticas, menores o atletas, debido a su aporte extra de energía. Proporcionan proteínas vegetales y minerales constructivos favoreciendo el desarrollo de las células, así como su renovación, siendo adecuados para los jóvenes en edades de crecimiento o las personas mayores. Otra ventaja que otorgan los guisantes hace referencia al mantenimiento adecuado de los tejidos corporales, la salud de cabello, uñas, piel o fuerza muscular. Resultan muy importantes en las dietas de aquellas personas que sean sensibles a padecer anemias, previniendo además enfermedades óseas como la osteoporosis. Su contenido en fibra, al igual que en numerosas verduras y hortalizas, le proporciona la cualidad de favorecer el tránsito intestinal aliviando el estreñimiento, evitando así el exceso de sustancias sedimentadas en las paredes del colon y previenen el cáncer de este órgano interno.

 

Pero para que el organismo asimile de forma correcta las proteínas de estas legumbres es aconsejable consumirlas junto a cereales como el arroz que aportan los aminoácidos esenciales de los que carecen los guisantes.