Bio Tienda de Alimentación

  La Huertica

 Somos tu Personal Food Shopper

Sembrando Futuro Blog

Salvar el planeta está en nuestras manos

Publicado el 29 Ee agosto Ee 2020 a las 7:20

.


El sistema económico actual todo lo mide con un sólo parámetro: el crecimiento. Cuando la economía crece es señal de que todo va bien. ¿Bien para quién? Para nuestro planeta desde luego que no. Por desgracia ese crecimiento suele venir acompañado de la utilización de más recursos, la generación de más residuos y de más contaminación.

Aunque muchos economistas no quieran verlo no hay que ser muy espabilado para comprender que no se puede seguir creciendo indefinidamente. Estamos utilizando recursos que son finitos sin comprender algo tan básico como que llegará el día en el que se agoten.

Hablas de evitar el plástico y muchas veces las personas, como los gobiernos, piensan que se soluciona con evitar las bolsas de plástico y sustituir los plásticos convencionales por compostables. Es una solución fácil, buscar un material menos malo pero que va a seguir siendo malo en vez de intentar cambiar nuestra absurda cultura de usar y tirar.

Normalmente, te vas a comprar con tus bolsas reutilizables, las llenas de productos envasados en plásticos desechables y piensas que ya estás haciendo bastante, pero no es así. Puede ser un principio y está genial, pero no podemos quedarnos ahí.

Muchos de los problemas medioambientales actuales son producidos por la suma de pequeñas acciones individuales. Puede que sólo estemos utilizando una botella de plástico pero lo mismo piensa un millón de personas cada minuto, ero si ese millón pensara en reducir y reciclar, sería otro cantar. Aquí está el asunto: cuántas más acciones tomemos de forma individual, menos cambiará nuestro clima. Uno puede creer que no puede controlar el uso que se la da a la tierra, pero uno sí puede decidir qué come y eso determina el uso de la tierra. Nuestras acciones son importantes no porque tengan un efecto material sobre el cambio climático, sino por el mensaje que envían a los demás. Lo que hagas influirá en tus amigos y familiares, y ayudará a crear el espacio político para que los gobiernos y las empresas tomen medidas. Eso, a su vez, es probable que aliente a otras personas y países a hacer más.

Por suerte, mientras los que manejan el sistema económico se dan cuenta de que esto es insostenible, hay muchas cosas que podemos hacer, y lo fundamental es reducir. Antes de comprar algo preguntarnos“¿En realidad lo necesito?”. Y ante cualquier desechable: ¿Voy a aprovechar todo el trabajo y los recursos necesarios que han utilizado para su fabricación? Podemos compartir o alquilar objetos que no usamos con asiduidad, comprar generando los mínimos residuos posibles, gestionarlos de manera correcta, dejar de acumular cosas innecesarias, rechazar lo que no necesitemos, cuidar cualquier cosa como si fuera un objeto valioso, reparar, reutilizar, dar valor a las experiencias en lugar de a las cosas… ¡hay tanto por hacer! Y todo con el mismo objetivo: el de ir a menos, no a más. El de decrecer. Sólo tenemos un planeta en el que vivir, que tratamos como si fuera otro objeto más de usar y tirar.

Y ante semejante problemón vemos que la solución que plantean los gobiernos es que para el 2030 todos los envases de plástico deberán ser reutilizables o tendrán que poder reciclarse de un modo rentable, pero únicamente se habla de reciclaje y no de prohibir o reducir producción. Reducir sigue siendo una palabra tabú en la economía actual. Estamos tan acostumbrados a consumir que hasta las soluciones a los problemas de sobreconsumo pasan por consumir más.

Einstein opinaba que era una locura hacer lo mismo esperando resultados diferentes. Y no podemos estar más de acuerdo con él. Por citar a otro genio, Aristóteles dijo que “somos lo que hacemos repetidamente”. Y así es. Si queremos solucionar el problema debemos empezar por romper con los hábitos antiguos y crear unos nuevos. Con esfuerzo sí, pero no podemos seguir haciendo lo mismo aunque sea con otros materiales y esperar que todo se solucione como por arte de magia. Así que hay que pensar qué más podemos hacer y hacerlo.

Categorías: Cultura S.O.S.tenible

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

0 comentarios