Bio Tienda de Alimentación

  La Huertica

 Somos tu Personal Food Shopper

Sembrando Futuro Blog

Cambio Climático: aquí y ahora

Publicado el 23 Ee enero Ee 2021 a las 6:15



Olas de calor, fenómenos meteorológicos extremos, especies invasoras o intensificación de enfermedades. Así es como se manifiesta el cambio climático.


Hoy quiero contaros un poco las consecuencias del cambio climático que más afecta a nuestro sector: la agricultura y la alimentación.


Algunas de nuestras producciones agrícolas tradicionales ya se están viendo afectadas directamente por el aumento de temperaturas. Tal es el caso, por ejemplo, del vino, y muchas bodegas están teniendo que sustituir algunas variedades por otras e incluso están viéndose obligadas a desplazar sus producciones a zonas más altas. La erosión y la aridez del suelo están reduciendo drásticamente la productividad agrícola.


Los alimentos que ingerimos pueden estar afectados por el dióxido de carbono de la atmósfera. Los niveles crecientes de dióxido de carbono están provocando que los cultivos de trigo y arroz sean menos nutritivos que antes. Muchos alimentos están aumentando su contenido de carbohidratos, disminuyendo la presencia de algunos nutrientes esenciales, como el zinc o el hierro.


Los últimos estudios, además, centran su atención en la posible relación entre estas cuestiones y el crecimiento de afecciones como la obesidad o la diabetes en todo el mundo.


El 70% de los principales cultivos en España depende de la polinización de insectos como las abejas. Pero el aumento de temperaturas, el uso de pesticidas dañinos o la expansión de depredadores como la avispa asiática y el abejaruco, ha traído el descenso de sus poblaciones. La disminución de la población de abejas y las sequías crónicas acarrean, por otra parte, una menor producción agrícola. Muchos alimentos podrían encarecerse o incluso desaparecer.


En la ganadería, los cambios climáticos en las estaciones modificarán la vegetación que es alimento de la ganadería extensiva. Cualquier cambio en la vegetación alterará considerablemente sus patrones de conducta.  


Los animales marinos también están sufriendo los efectos del cambio climático. A medida que aumente la temperatura del mar, algunas especies nativas no podrán sobrevivir y algunas otras invasoras se expandirán.


El cambio climático y la calidad del aire son dos conceptos diferentes, interrelacionados entre sí. La calidad del aire en general, y la de las ciudades en particular, se degrada si la concentración de determinados contaminantes atmosféricos supera los valores límites establecidos. Respirar este aire insano perjudica la salud de los ciudadanos.


En los últimos años está aumentando la preocupación por un contaminante muy singular, el ozono troposférico. Es el causante de 17.000 muertes prematuras en la Unión Europea al año, 1.800 de ellas en España. Dos terceras partes de los cultivos y buena parte de nuestros bosques y espacios naturales soportan niveles de ozono que dañan la vegetación.


Está claro que estos cambios climáticos y ecológicos que se están detectando ahora, cuando el planeta se ha calentado sólo 0,6 grados centígrados, probablemente tendrán un alcance mucho mayor sobre las especies y los ecosistemas en respuesta al aumento de temperatura predicho por el IPCC que puede ser hasta de seis grados centígrados más en 2100.


Echo de menos aquellas luciérnagas que por la noche iluminaban los caminos a mi huerto, las carpas del río, los gorriones picoteando el pienso de mis gallinas, las diferentes clases de charates (saltamontes) en verano, las múltiples mariposas de todos los colores que revoloteaban entre las flores.


El cambio climático está afectando a procesos esenciales de muchos organismos, como el crecimiento, la reproducción y la supervivencia de las primeras fases vitales, pudiendo llegar a comprometer la viabilidad de algunas poblaciones.


Ecosistemas como los humedales están en riesgo de desaparecer totalmente, y especies como el oso pardo o el alcornoque están en peligro de extinguirse en nuestro país.


Por otra parte, nos encontramos con una proliferación de especies invasoras, como medusas o mosquitos tigre, en detrimento de otras autóctonas, como los caracoles marinos.


Las aves, además, están cambiando sus patrones migratorios, y se quedan en latitudes más cálidas.


En nuestros mares se observa una disminución de especies de algas, como las algas rojas en el Cantábrico. Los arrecifes de coral Mediterráneo están gravemente afectados. Además, el aumento de la temperatura del agua provocado por el cambio climático ha disparado las tasas de mortalidad de la posidonia.


En España vamos a sufrir especialmente los impactos del cambio climático, y nuestra biodiversidad sufrirá una presión enorme para adaptarse a este nuevo planeta más caliente: la mitad de las especies de anfibios, reptiles, mamíferos y aves podrían ver reducido su hábitat de distribución actual en aproximadamente más de una tercera parte.

Categorías: Cultura S.O.S.tenible, La Salud es lo primero, Agricultura S.O.S.tenible

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

0 comentarios